Hotel du Palais - Biarritz

  • Hotel du Palais al atardecer

    Hotel du Palais al atardecer

    © Hotel du Palais

  • Desayuno en el Hotel du Palais

    Desayuno en el Hotel du Palais

    © Gustavo Guerrero

  • © Hotel du Palais

  • © Hotel du Palais

Hotel du Palais - Biarritz 1 avenue de l'Emperatrice 64200 Biarritz fr

Cuando lujo e historia se encuentran en Biarritz…


El Hotel du Palais forma parte del circulo exclusivo de hoteles 5* en haber recibido el distintivo “Palace”. Podría parecer natural para un hotel cuyo nombre significa Palacio, pero fue después de varios meses de inspecciones que se reconoció el carácter único, histórico y excepcional de lo que fue la residencia de Napoleón III y su esposa Eugenia. Biarritz debe su fama a la Emperatriz Eugenia, quien desde su infancia se enamoró de las playas, del clima y de la tranquilidad de este antiguo pueblo de pescadores. Los encantos de este pedazo de paraíso son tantos que Napoleón III no pudo resistir y decidió instalar su corte de verano en Biarritz. En 1854 empieza la construcción de la Villa Eugenia, símbolo del amor de Eugenia por Biarritz y del amor de Napoleón por su esposa.

Todo el edificio es una historia de amor en sí. Su forma en E para recordar el nombre de la mujer amada o la decoración al estilo “Second Empire” o Segundo Imperio, todo recuerda el pasado lujoso e invita a los huéspedes a un viaje en el tiempo. Desde entonces, las fiestas, las cenas de gala, los fuegos artificiales y los bailes nunca pararon. En 1893 la Villa Eugenia se convierte en el Hotel du Palais para seguir la tradición y ofrecer a la realeza y los famosos del mundo entero lo mejor del “art de vivre” francés en la costa vasca.

Pero más allá del lujo y la fiesta, el Hotel du Palais es un verdadero hogar. Todo el equipo del hotel hará todo lo posible para convertir la estancia de sus clientes en un recuerdo inolvidable. Todos viven su propia historia de amor con el hotel y la ciudad, al igual que Eugenia y Napoleón.

En su búsqueda de autenticidad, el Hotel du Palais, decidió abrir un taller de decoración donde se conserva la práctica de técnicas ancestrales. Restauran muebles y habitaciones con la precisión y el arte que la historia del lugar merece. Cada detalle del hotel nos transporta a otra época y no podemos dejar de imaginar la pareja imperial bajando la gran escalera vestidos de gala o escuchar la voz de Edith Piaf y los pasos de Hemingway en los pasillos del hotel.

El edificio es considerado monumento nacional, y está ubicado a sólo pasos del centro de la ciudad y a 10 minutos caminando del golf más cercano. El hotel cuenta con dos grandes albercas, un centro de spa y gimnasio con baño de vapor, bañera de hidromasaje y gran variedad de tratamientos para relajación y belleza. Además cuenta con pitch & putt para ir practicando su swing. 

Lo mejor del hotel es sin duda su maravillosa vista al Océano Atlántico que se puede disfrutar desde su restaurante La Rotonde.

 

Contacto y Reservas