Calvi

  • Calvi

    Calvi

    © OMT Corse

  • Calvi

    Calvi

    © OMT Corse

Calvi calvi fr

¿Te gustan las playas y las actividades al aire libre? Calvi da la bienvenida a todos los enamorados de la naturaleza, los epicúreos o deportistas, bajo el sol de Balagne.

De un día de compras al descubrimiento de los pueblos en moto, del pequeño tren de las playas al senderismo, de la vela al bautismo de buceo, de la degustación de productos locales a la destreza de nuestros artesanos, desde los cantos polifónicos a los numerosos festivales, existe todo un abanico de posibilidades. Balagne es generoso y festivo, para unas vacaciones nunca olvidarás.

La pureza de sus aguas y la riqueza de su patrimonio arquitectónico presentan Calvi como un lugar de gran belleza, situado en el noroeste de Córcega.

Lo que no debes perderte en Calvi

  • Visita de la Ciudadela de Calvi con Christophe Colomb: visita interactiva de uno de los sitios más bellos de Córcega.
  • Los barcos amarran al pie de una costa llena de color, prolongada por una playa de 5 km y de un pinar de 32 hectáreas, formando uno de los más bellos golfos de Córcega.
  • La península de Revellata, sobre la costa oeste en dirección a Porto, rodeada de 300 hectáreas de lo esencial de la fauna y de la flora locales, a semejanza de sus fondos marinos que hacen la felicidad de los aficionados al submarinismo.
  • El santuario Nuestra Señora de Serra, patrona de la ciudad, ofrece las vistas más bellas de Calvi.
  • El Valle de Fango y su río del mismo nombre: este territorio es hoy un vasto dominio de naturaleza preservada, designada Reserva de la Biosfera por la UNESCO, donde coexisten sus habitantes, turistas y gerentes del medio ambiente. El Fango recoge la vertiente occidental de una de las partes más elevadas del gran dorsal montañoso corso (Punta Minuta- 2.556 m). Sus gargantas y sus zonas naturales atraen a muchos bañistas y curiosos cada verano.
  • El Bosque de Bonifato y su río el Figarella: aproximadamente a 20 km de Calvi, a lo largo del camino forestal, serpentea el Figarella, pequeño río con piscinas naturales más o menos grandes donde uno se puede refrescar.

Related videos

 
 

Sponsored videos