Islas de Guadalupe

  • © Atout France / Phovoir

    © Atout France / Phovoir

  • © Atout France / Phovoir

    © Atout France / Phovoir

  • © Atout France / Phovoir

    © Atout France / Phovoir

  • © Atout France / Aquashot

    © Atout France / Aquashot

  • © Atout France / Phovoir

    © Atout France / Phovoir

Islas de Guadalupe fr

3 razones para visitar las islas de Guadalupe

  • Un destino variado y con carácter: 5 islas únicas, 5 destinos por descubrir: Basse-Terre, Grande-Terre, La Désirade, Les Saintes y Marie-Galante. Cada isla alberga una naturaleza increíblemente variada: playas de arena blanca, negra y ocre, naturaleza generosa donde practicar muchas actividades, cultura, patrimonio y gastronomía. En todas las islas disfrutarás una cultura mestizada a través de la música, la literatura, la artesanía y la gastronomía. Alojamiento desde casa rural hasta hoteles 4 estrellas. El transporte entre las islas es muy fácil.
  • Un destino para todos los gustos: temperaturas ideales (tanto en el aire como en el mar) y sol garantizados durante todo el año. Es un destino para disfrutar en familia, en pareja, sólo, para jóvenes o gente mayor, para cruceros, etc. Las distancias siempre son muy cortas entre dos puntos y los sitios de interés son fáciles de acceso. Pasarás del bosque tropical a las aguas templadas del mar o a las aguas refrescantes de los ríos y cataratas en un abrir y cerrar de ojos (¡menos de 3 km!). Un destino con encanto, auténtico y exótico que te hará difrutar de un destino diferente..
  • Un entorno natural de excepción de fácil acceso, como las Reservas naturales marítimas reconocidas (Reserva Cousteau) y el Parque Nacional (300 km de senderos) que traducen la voluntad de preservar el patrimonio natural de las islas.

Las islas de Guadalupe

Situadas a 7.000km al oeste del litoral francés, entre el mar Caribe y el océano Atlántico, las Islas de Guadalupe forman un maravilloso archipiélago en el corazón de las Pequeñas Antillas.

Cada una de las islas posee su propia historia, cultura, tradiciones, fuentes inagotables de descubrimientos, sorpresas y placer.

Un viaje para disfrutar de...

Turismo Balneario
Tumbarse sobre la arena con los pies en el agua, cabalgar a lomos de una moto acuática por el gran azul, bucear entre corales y esponjas, sentir el soplo del viento bajo un cielo despejado, conocer la Reserva Natural de Grand-Cul-de-Sac marin, salir en catamarán a la búsqueda de bancos de arena blanca... Las Islas de Guadalupe son un sueño azul.
Con sus islas tropicales, el archipiélago guadalupeño es, sin lugar a dudas, la provincia francesa con mayor número de playas paradisíacas con una mezcla de calas, ensenadas y bahías a lo largo del litoral, besando en unas ocasiones las aguas salvajes de la Côte-sous-le-Vent, en otras el exuberante oleaje del océano.

Naturaleza / Turismo Rural

Las Islas de Guadalupe poseen un rico y variado patrimonio de tesoros naturales que te fascinarán. El agradable frescor del bosque tropical tellevará hasta la cumbre del volcán de la Soufrière por senderos repartidos por toda la isla de Basse-Terre. La exuberante vegetación, con su amplia gama de verdes, hace honor al poético sobrenombre de la isla, la Isla Esmeralda.
Séptimo Parque Nacional francés, segunda reserva de la biosfera de las Pequeñas Antillas, el Parque Nacional de Guadalupe se extiende por la isla más montañosa del archipiélago guadalupeño, la Basse-Terre. Este espacio está formado por una rica fauna y una flora muy original, cuyo interés ha sido reconocido en todo el mundo.

Cultura Mestizada

Fruto del mestizaje, la cultura guadalupeña se experiementa en la vida diaria, a través de la lengua criolla, la arquitectura, la artesanía, la literatura y la música.
Los guadalupeños celebran un gran número de fiestas. Las fiestas patronales de sus pueblos, la fiesta de las cocineras y las festividades tradicionales son algunas de las posibilidades ofertadas a los visitantes para disfrutar de la vitalidad cultural de las islas.

Gastronomía antillana
La cocina antillana es una combinación de distintas civilizaciones, con aromas europeos, africanos e indios. La cocina criolla se mezcla con la cocina francesa, ingredientes africanos, sabores orientales y productos caribeños. Es frecuente encontrar platos con bacalao o salazones como ingrediente principal, herencia de una época en la que Guadalupe se abastecía mediante grandes barcos procedentes de La Rochelle, Burdeos o Nantes. Estos platos iban acompañados de tubérculos (taro, ñame, patata dulce, mandioca) importados por los esclavos africanos, y de gran variedad de especias y legumbres secas (garbanzos) traídas desde la India y África.



Lo que no debes perderte en las Islas de Guadalupe

  • Basse-Terre, la resplandeciente: ¿Listo para vivir sensaciones fuertes? Desde el centro de la isla de Basse-Terre, cerca del volcán de la Soufrière y del Parque Nacional de las Islas de Guadalupe, descubrirás una flora y vegetación exuberante con variedades de especies de árboles y pájaros. El Parque cuenta con varios senderos y alberga gigantescas cataratas. ¡No te pierdas las espectaculares Cataratas del Carbet! El panorama que se abre sobre las islas Saintes desde La Soufrière, los recorridos en los árboles, el Parque Nacional de Guadalupe, la Reserva Natural de Grand-Cul-de-Sac Marin, el Templo hindú de Changuy, la magnífica playa de Grande-Anse, la reserva marina Cousteau, el Jardín botánico con su parque floral y de animales y el Museo del Ron son algunas actividades que disfrutarás en las islas.
  • Grande-Terre, la acogedora: La mayoría de la isla está cubierta de cultivos de cañas de azúcar y podrás seguir tu camino hasta la fábrica azucarera de Gardel. Si tienes ganas de descansar, te esperan magníficas playas de arena blanca: ¡bronceado garantizado! Pero Grande-Terre también ofrece tranquilas lagunas de agua turquesa e increíbles spots para la práctica del surf. En los hoteles y restaurantes descubrirás el arte culinario criollo. No te pierdas la Basílica Saint-Pierre y Saint-Paul, el Museo Schoelcher, las vistas desde la Punta de la Grande Vigie y desde la cala Porte d´Enfer, el islote de Gosier, saltar en paracaídas o practicar golf en Saint-François, la visita al País de la caña de azúcar en Beauport y la Punta des Châteaux.
  • La Désirade, la secreta. También apodada “la olvidada”, es el lugar idóneo para desconectar del mundo cotidiano. Esta isla vive fuera de las épocas. Calma y simplicidad son las características de este remanso de paz y nada puede perturbar la autenticidad y la calurosa acogida de la gente. Con 11 km de longitud, te recomendamos descubrir la isla a pie, en bici o en scooter. Alberga hermosas playas de arena blanca protegidas por largas barreras de coral tanto para satisfacer los bañistas como los aficionadas al buceo. Desde La Désirade, podrás ir de excursión a las islas de Petite-Terre, clasificadas reserva natural. No te pierdas el sendero hacia el cerro Morne du Souffleur (1:15hrs de caminata) que ofrece increíbles vistas; la encantadora playa de Petite-Rivière (ideal para el submarinismo); la Punta de Grand-Abaque (por la sensación de estar al “fin del mundo”); los vestigios de la ex-leprosería y de la ex-algodonera; la excursión a las islas Petite-Terre (verdadero paraíso).
  • Las Saintes, las paradisíacas: Ideales para los enamorados, los encantos de las islas Saintes hechizan a los visitantes. No puedes irte de las islas Saintes sin probar la especialidad “Tourment d'amour” (tormento de amor): un sabroso pastelito relleno de coco. De este archipiélago compuesto de 9 islotes (sólo dos son habitados), Terre-de-Haut es el más famoso (por su maravillosa bahía de agua turquesa clasificada por la UNESCO) y Terre-de-Bas donde merece ir para su magnífica playa de Grande-Anse. No te pierdas la Fortaleza Napoleón que alberga un museo de historia de las Saintes y desde donde tendrás increíbles vistas a la bahía de las Saintes; la playa de Anse Crawen muy íntima para los enamorados de la naturaleza; la playa de Pompierre, verdadero paisaje de postal con sus zonas de picnic.
  • Marie-Galante, la auténtica: En esta isla redonda desde donde se desprende el olor a azúcar, la gula te volverá loco. Encontrarás en Marie-Galante carreteras tranquilas, vegetación variada y unas de las playas de arena blanca más hermosas del Caribe pero estarás ante todo en la isla de la caña de azúcar. Marie-Galante, también conocida como “isla de los cien molinos” es muy famosa por su ron. En el camino, te encontrarás también con carretas tiradas por bueyes ya que siguen siendo utilizadas como medio de transporte. Se dice que Marie-Galante es la tierra de los mejores rones del mundo y la isla conserva celosamente el secreto de sus especialidades culinaria que podrás saborear en acogedores restaurantes. No te pierdas el popular castillo Murat; la magnífica playa de la Feuillère; la Iglesia Notre-Dame; la degustación de la especialidad de la isla (“bébélé”, a base de vegetales, callos y salsa); el molino de Bézard (aún funciona); la destilería de Bellevue.

Datos prácticos

  • Océano: Atlántico
  • Superficie: 1.709 km2
  • Capital: Basse-Terre
  • Aeropuerto principal: Aeropuerto Internacional Guadeloupe Pôle Caraïbes
  • Air France, Corsair y Air Caraïbes vuelan todo el año a Pointe-à-Pitre desde París Orly (unas 8 horas de vuelo).
  • Diferencia horaria con Francia: -5 horas en invierno / -6 horas en verano.
  • Moneda: Euro