Marsella

  • Notre-Dame de la Garde

    © Mélanie Belin

    Notre-Dame de la Garde

    © Mélanie Belin

  • Calles de MArsella

    © Atout France / Phovoir

    Calles de MArsella

    © Atout France / Phovoir

  • Vista desde Notre-Dame de la Garde

    © Melanie Belin

    Vista desde Notre-Dame de la Garde

    © Melanie Belin

  • Estadio de Marsella

    © Atout France / Phovoir

    Estadio de Marsella

    © Atout France / Phovoir

Marsella Marseille

Marsella, la puerta de Provenza

Fundada hace 2,600 años por griegos procedentes de Focea, Marsella es la decana de las ciudades francesas y la segunda en tamaño después de París. Cerca de 900,000 habitantes viven en sus 16 barrios que, en su mayoría, han sabido conservar un carácter auténtico de pueblo.

Marsella tiene la suerte de ofrecer a sus habitantes y a los turistas una fachada litoral extraordinaria, una ensenada envidiada por todos los marineros del mundo y una cantidad de días de sol insolente: ¡más de 300 días al año!

 

El patrimonio natural de Marsella es excepcional: numerosos parques, verdaderos pulmones verdes, están situados en pleno centro y se convierten en unos oasis de frescor cuando el sol pega demasiado fuerte. A unos kilómetros del Viejo Puerto, se encuentra el macizo de las Calanques, declarado Parque Natural Nacional y que permite durante todo el año practicar deportes al aire libe. A lo largo de más de 20 kilómetros se suceden las célebres calanques, unas calas a veces habitadas y otras todavía salvajes donde el agua turquesa invita al descanso.

Una docena de museos presentan colecciones variadas, de la Antigüedad al arte contemporáneo, y numerosas galerías exponen artistas de reconocido talento o jóvenes en ascenso.

Descubre el sorprendente patrimonio de esta ciudad mediterránea, del barrio histórico del Panier a los edificios del Segundo Imperio pasando por las iglesias románicas, Marsella tiene más de un secreto a revelar a quien sabe observar.

Marsella se impone también gracias a su dinamismo económico, en especial a través del proyecto Euroméditerranée en el que los más importantes arquitectos como Zaha Hadid, Kengo Kuma o Stefano Boeri, entre otros, se reparten los encargos. Por su parte, el Viejo Puerto está siendo totalmente rediseñado por los arquitectos del estudio de Norman Foster para devolver el espacio a los peatones. 

¿Estás listo para realizar un paseo en la historia?

 

Lo que no debes perderte en Marsella

  • Admirar las vistas desde la basílica Notre-Dame-de-la-Garde.
  • Descubrir los puertecitos pesqueros, las calanques, el Castillo de If y el archipiélago del Frioul.
  • Visitar los mercados de Marsella.
  • Tomarse un pastis (anisete) al atardecer en el Viejo Puerto.
  • Ver una exposición en la Vieille-Charité y pasearse por el barrio del Panier.
  • Ver un partido de fútbol en el Estadio Vélodrome.
  • Practicar el jogging en la cornisa que bordea el litoral.
  • Probar las especialidades gastronómicas: la bullabesa, los pieds y paquets (receta a base de cordero), las navettes (panecillos)…
  • Visitar el MuCEM, el museo de las civilizaciones del mediterráneo

 

Gastronomía marsellesa y vinos

En Marsella, abundan las tradiciones culinarias. En primer lugar, citemos la imprescindible bullabesa: la especialidad a base de pescado más célebre del mundo, es indisociable de la imagen de Marsella.

Algunas sugerencias para los gastrónomos: la pasta al pistou, los mariscos, el arroz con favouilles (pez de roca), las alouettes “sans tête”, la daube provenzal, los pieds y paquets, el alioli, la tapenade, la anchoïade, los rellenos de verduras, los calamares rellenos, las panisses y los chichi freggi, la sopa de pescado de roca y por supuesto la lubina, la dorada o el sargo a la parrilla acompañados con salsa “rouille” son tan sólo unos ejemplos. 

La viticultura es también una importante actividad de la zona pues Marsella conserva los restos más antiguos de la viticultura de Francia introducidos en el siglo IV a. C.

El pastis, el más popular de los aperitivos franceses, es típico de la ciudad de Marsella.

 

Visitar la ciudad con el Marseille City Pass

¡El pasaporte indispensable para tu estancia!

Válido durante 24 o 48 horas, este abono da acceso a numerosas prestaciones turísticas y culturales.

  • Transportes ilimitados en toda la red de autobús, metro y tranvía, válido durante la validez del abono elegido.
  • Libre acceso a los museos de la ciudad y tarifa reducida para los grandes eventos.
  • Visitas comentadas de la ciudad.
  • Trenecitos turísticos, traslado en barco al Castillo de If y visita del Castillo.
  • Descuentos en la tienda de la Oficina de Turismo y Congresos y en algunos comercios.
  • Precios reducidos en excursiones, espectáculos y actividades.
  • Degustaciones, muestras gratuitas en algunos comercios: pastelería, ultramarinos, recuerdos.

Este abono está a la venta en la Oficina de Turismo y Congresos.

 

Visitas guiadas en Marsella

Visitas en francés e inglés organizadas por la Oficina de Turismo para los clientes individuales. Hora de salida: 14hrs (salvo indicación contraria)
Ejemplos:

  • La basílica Notre-Dame de la Garde - Circuito a pie de 2 horas. 
    Fortaleza y santuario, Notre-Dame de la Garde es una referencia esencial de la ciudad. Oriente y Occidente se unen bajo los pies de la estatua monumental en una basílica que es una de las obras maestras de la arquitectura del Segundo Imperio. No hay que perderse los exvotos, conmovedor testimonio de la historia cultural.
  • El barrio del Panier – Circuito a pie de 2 horas.
    Recorrido a través de las calles del barrio más viejo de Marsella para conocer sus monumentos emblemáticos y sus artesanos tradicionales y atípicos.
  • El barrio de Malmousque – Circuito a pie de 2 horas.
    Visita del Mareógrafo, el puertecito pesquero de Malmousque, recorrido por el camino de los aduaneros y vistas de la isla des Pendus y el fuerte Degaby.

 


¿Cómo llegar a Marsella?

- En tren: a 3hrs de París (un tren cada hora).
- En avión: Aeropuerto Marsella-Provenza (a 30 min del centro, autobús Air France cada media hora, terminal MP2 vuelos low cost), conexiones con el ferrocarril entre la estación de Vitrolles y el aeropuerto de Marsella-Provenza y Marsella Saint Charles (20 autobuses diarios, duración 30 minutos).
- En coche: Autopistas A55, A7 y A52 (a 765 km de París).

Related videos

 
 

Sponsored videos