Poitou-Charentes

  • © CRTPC/C. Poitou-Charentes

  • Puerto de La Rochelle

    Puerto de La Rochelle

    © CRTPC/M. GARNIER

  • Futuroscope

    Futuroscope

    © CRTPC

  • © Pascal BAUDRY

  • Marisma

    Marisma

    © CRTPC/C. Poitou-Charentes

  • © CRTPC/M. GARNIER

  • Angulema

    Angulema

    © CRTPC/M. GARNIER

  • © Pascal BAUDRY

  • © Pascal BAUDRY

  • © Pascal BAUDRY

Poitou-Charentes 86000 Poitiers fr

De la marisma poitevina a las bodegas de Cognac, de la costa Atlántica a Futuroscope, del viejo puerto de la Rochelle a Royan, Poitou-Charentes ofrece unos destinos variados para unas vacaciones a la medida.

 

Un decorado de postal

Tras las huellas de Gargantúa, admira las nutrias, anguilas, garzas y aves zancudas que pueblan las marismas de Charente-Maritime. De la “Venecia verde” a la Bahía de Aiguillon, la marisma poitevina, declarada “Lugar Destacado de Francia”, se explora a través de canales a bordo de una “plate” o de una “batais”, lanchas típicas de la zona. Para los más deportistas, se puede visitar la marisma por los caminos y carriles especiales para bicicleta.
La isla de Oléron, la isla de Ré o la isla de Aix combinan la diversión de la playa con el placer de los paseos en bicicleta. El litoral, con su costa securizada y fortificada y sus localidades con un rico patrimonio como Royan, declarada “Ciudad de Arte y de Historia”, seduce a los aficionados a la arquitectura. La ciudad de La Rochelle, con sus torres y su Viejo Puerto, ofrece un decorado de postal.

 

Joyas del arte románico

Poitou-Charentes, en el Camino de Santiago, cuenta con abundantes joyas del arte románico: la Abadía de Saint-Savin-sur-Gartempe, la Abadía de Les Dames de Saintes, la Abadía de Fontdouce, la Iglesia de Notre-Dame-la-Grande o la Iglesia de Saint- Pierre d'Aulnay-de-Saintonge.

 

Especialidades de Poitou-Charentes

El océano Atlántico abastece a Poitou-Charentes en mariscos, conchas y crustáceos, ostras Marennes-Oléron y mejillones de vivero, entre otros. El cordero, el farci poitevin, el melón de Alto Poitou, las mojettes (judías blancas) o las patatas de la Isla de Ré, que pueden acompañarse con mantequilla de Poitou-Charentes, encantan a los gourmets. Después del queso (prueba el chabichou del Poitou), los dulces como el tourteau fromagé, el broyé de Poitou, la galette charentaise o la galette de Niort perfumada con angélica terminan las comidas en grande.
Y para mejor apreciar todos estos platillos, acompáñalos con alcoholes regionales: Pineau des Charentes, Cognac y vinos de Alto Poitou. Aprenderás que el de Cognac es el segundo viñedo con denominación de origen de Francia en superficie.

 

Salir en Poitou-Charentes

Dentro de la oferta de eventos, el Festival de las Noches Románicas destaca el patrimonio religioso excepcional. La Rochelle también ve sus calles y su puerto llenarse de animación, en especial con el Festival Internacional de Cine y las Francofolies. Angulema está especializada en el noveno arte con la Ciudad Internacional del Cómic y de la Imagen y el Festival Internacional del Cómic. El Grand Pavois y la Semana Internacional de la Vela afirman los lazos que unen a Poitou-Charentes con el océano, lazos encarnados también por el proyecto de reconstrucción del Hermione y el Faro de las ballenas. El Museo de los Tumulus de Bougon, el Museo del Donjon, el Castillo de Oiron y el Castillo de la Rochefoucauld cuentan la historia de Poitou-Charentes.

Poitou-Charentes te reserva numerosas sorpresas. Vive decenas de aventuras en Futuroscope, de la 4D de Arthur de Luc Besson a la destrucción de los residuos contaminantes. Diviértete con las cucamonas de los habitantes del Valle de los Monos o los del Parque Zoológico de la Palmyre. Admira el ballet silencioso de los peces del Acuario de La Rochelle.
 
Y si todo esto termina por cansarte, podrás disfrutar de la talasoterapia y de los alojamientos con encanto: Poitou-Charentes revela un entorno con múltiples facetas.


Related videos

 
 

Sponsored videos