La Rochelle

  • © Marc Houliez

  • © Vlad Loteanu

  • © Daniel Gallan-Dangal

La Rochelle Avenue de la Porte Dauphine 17000 La Rochelle fr

La Rochelle es una ciudad situada en la costa oeste de Francia, es uno de los centros más atractivos entre las costas de Bretaña y el Golfo de Gascuña. Con su amplia superficie acuática tiene una gran ventaja para su desarrollo económico, turístico y cultural.

Para descubrir La Rochelle debe vivirla a través de sus distintos puertos: Vieux Port en el centro, des Minimes el puerto para barco privados más importante del país, puerto comercial de la Pallice y el puerto pesquero de Chef de Baie.

Aunque actualmente supera los 80.00 habitantes, es una ciudad tranquila muy propicia para trabajo de pintores y a su vez permite a los viajeros vivir intensamente al ritmo de las grandes manifestaciones culturales como las Francofolies, el Festival Internacional du Film, el Grand Pavois, el Festival de Fiction TV, el festival " Jazz entre les deux tours", y muchos más.

Torres medievales que enmarcan su puerto

Como primer punto de interés, se pueden visitar las Torres de San Nicolás y la Cadena, situadas una frente a la otra, las cuales protegían la entrada al Puerto Viejo que está ubicado aquí desde el siglo XIII.

La primera con 42 metros de altura y con forma octagonal, es un pequeño laberinto de escaleras y pasillos. La segunda debe su nombre a la cadena que la unía a la de San Nicolás y servía de protección.

La interesante Torre de la Linterna, es otra de las atracciones de la ciudad, construida en el siglo XV, sirvió como cárcel durante los siglos XVII y XVIII. En sus paredes se pueden contemplar cerca de 600 inscripciones que dejaron los prisioneros y también se puede disfrutar de la fascinante vista de sus islas.

Maravillosos muros góticos

En el ayuntamiento se pueden encontrar sus muros góticos del siglo XV, que protegen un  maravilloso edificio de fachada renacentista soportada por gruesas columnas, en la cual se pueden contemplar las estatuas de mujeres que representan las virtudes cardinales ( Justicia, Prudencia, Fortaleza y Templanza), destacando en la fachada interior. El edificio ha funcionado como casa del gobernador civil durante los últimos 800 años.

La Iglesia de San Salvador de estilo gótico flamígero del que solo queda el campanario y una parte del pórtico ya que sufrió dos incendios y ha sido reconstruida, este es un edificio simple pero con mucho encanto cuyo interior muestra bóvedas de aristas y de ojivas.

Otro de los sitios de interés son:

La Catedral, que comenzó su construcción en 1742 y bendecida por el obispo hasta el año 1784.

La Bolsa, edificio del siglo XVIII con dos alas unidad por una galería de columnas. Fue sede de la Cámara de  comercio desde 1760 hasta 2002. Toda su belleza reside en la perfecta exactitud de sus proporciones, en la simplicidad armoniosa de líneas que la convierten en uno de los monumentos más acabados de la ciudad.

El Palacio de Justicia, fue reconstruido en el siglo XVIII, presenta una fachada de estilo corintio delicadamente ornamentada con poderosas columnas que suben directamente hasta el entablamento. En el interior, un corredor de ladrillos, piedras y algunas puertas con frontones subsisten de la primera construcción en 1604. Tiene un lugar predominante gracias a sus porches originales y además se puede observar la inscripción que el rey Enrique IV escribió en la fachada que dice "Templo de Justicia bajo el reinado de la Libertad y la Igualdad, año II de la República Francesa"

Casas medievales y arcadas

La riqueza arquitectural de La Rochelle, se ilustra por una fuerte concentración en el conjunto de las calles del casco histórico y casas datadas de los siglos XV y XVIII, con fachadas de piedra que fueron las mansiones de los ricos armadores y comerciantes.

Estas calles con soportales y arcadas que en conjunto alcanzan los 3 kilómetros, son uno de los mayores atractivos de La Rochelle.

La Rochelle un sitio imperdible

La ciudad tiene grandes historias para cautivar a los visitantes, ya que ha sido centro de batallas como la guerra de los cien años y  la II Guerra Mundial, además, se convirtió en un sitio de muchas intrigas y acciones en la obra del gran escritor Alexandre Dumas "Los tres mosqueteros".

Es por ello que, sin lugar a dudas La Rochelle es un lugar muy interesante y bello al que debe ir cuando este de visita por Francia.