Sacré-Coeur

  • El Sagrado Corazón de París

    © OTCP/Daniel Thierry

    El Sagrado Corazón de París

    © OTCP/Daniel Thierry

  • El Sagrado Corazón de noche

    © OTCP/Amélie Dupont

    El Sagrado Corazón de noche

    © OTCP/Amélie Dupont

Sacré-Coeur Rue du Chevalier de la Barre 75018 Paris fr

Basílica de Sacré-Cœur: la devoción de Montmartre


Postrada a 130 metros en la cima de Montmartre, la Basílica de Sacré-Cœur de Montmartre no pasa desapercibida. Levanta los ojos…ahí esta, imponente y contrastante.


Imponente...


Lo es gracias a su estética y estilo romano-bizantino su blancura inmaculada, que contrasta con los otros edificios religiosos de la capital.
La Basílica de Sacré-Cœur es también un desafío a las leyes de la física ya que para mantenerse en pie necesita unos cimientos colosales. ¡A tal punto que se tienen que hacer unas bases muy profundas, 83 pozos de 38 metros bajo tierra para asegurar la solidez del edificio!
Lo que hay que decirle a algunos es que la basílica es la que sostiene la cima, llena de yeso, sinónimo de fragilidad.


El contraste… 


Encuentra su origen en la situación geográfica del monumento en el corazón de París…el célebre barrio de Montmartre. Lugar de placeres, despliega pedrería y lentejuela a los pies de este lugar sagrado, único en el mundo, que atrae cada año a miles de pelegrinos de toda Francia y el mundo entero.


Paradoja geográfica


La Basílica de Sacré-Cœur cuenta con una gran recompensa solo por su apariencia y su color blanco intacto no es el menor de sus encantos.
Desde 1914, a pesar de la contaminación y la prueba del tiempo, el edificio es todavía inmaculado. ¿El secreto? Las piedras que sirvieron para su construcción secretan una sustancia blanca (calicita) que bajo la acción de la lluvia la vuelven más blanca.
Otra paradoja: Comparada a otros edificios religiosos parisinos de los cuales la edificación se remonta a el Renacimiento, el Sagrado Corazón no muestra que un siglo en el conteo histórico.


Sin embargo, es el monumento religioso más visitado de París después de la catedral de Notre-Dame.


Decoración y…altura 


En el interior de Sacré-Cœur, la decoración te dejara estupefacto: un gigantesco mosaico, un gran órgano de Cavaillé-Coll, y tesoros también  (en una de las criptas) sabrán satisfacer tu curiosidad.


¿Te gustaría tomar más altura? Entonces dirígete al domo que culmina a 83 metros con una vista imperdible de París. Mágica, gigante, tentacular, la Capital se doblega a tus pies. Eres el promontorio más alto de París después de la Torre Eiffel por supuesto.


Ahora, lanza una mirada por encima de tu cabeza… y no llegarás al final de las sorpresas: la campana juega con la gravedad y las alturas, tiene la campana más famosa del país: « La Savoyarde », obra de 19 toneladas ofrecida por las cuatro diócesis de Saboya.