Bares con vista

  • © Dominique Milherou

    © Dominique Milherou

  • © Christian Tetedoie

    © Christian Tetedoie

Bares con vista

Por Ilona Kauremszky

Muy al estilo inquisidor francés, todos juntos decimos… “Ahhh santé”, mirándonos a los ojos. Con una gran copa de Beaujolais en la mano y un espectacular paisaje, me siento tan dichosamente feliz como Amélie, mi personaje favorito de las películas francesas; quien de un modo contagioso sonríe constantemente cada vez que alguno de sus más remotos sueños se hacen realidad. Brindemos a la salud de los bares con vistas panorámicas.

París

BAR DE CHAMPÁN

ÉPHÉRE

En lo más alto de la icónica creación de Gustave Eiffel para la Feria Mundial de 1889, aflora este singular y pequeño bar de champán—no más grande que un closet, diseñado en llamativos tonos naranja y blanco, que le dan un aspecto más bien de cantina. No encontrarás asiento, pero igual será entretenido caminar por los alrededores con una copa de tu preferido espumante blanco o rosado, ambos seleccionados por el extraordinario chef Alain Ducasse. La vista: Reserva suficiente espacio libre en la memoria de tu cámara fotográfica para aprovechar el punto más alto de la ciudad y prepárate para una vista aérea de 360 grados de la hermosa París. Desde aquí observarás el Sena, el Trocadero, con su siempre verde Jardin du Trocadero, y el inmenso Jardin du Champ de Mars, que rodea la Torre Eiffel.

Lyon

VINOTECA

LE PHOSPHORE

En el lugar donde antiguamente se encontraba el hospital Antiquaille, uno de los chefs maestros de Lyon, Christian Têtedoie, se embarcó en una fantasía vinícola, que se desarrolla en un escenario cuya fachada exterior de roca te hará sentir que caminas en una cava. El sonido de música ligera le da calidez al ambiente, mientras que el menú estilo “tapeo” está acompañado de una considerable lista de vinos, seleccionada de vinícolas de renombre en la región. La vista: Con una gloriosa vista del río Saône, en la cima del Fourvière, la vinoteca y su restaurant el Têtedoie, se están convirtiendo rápidamente en un lugar de visita obligada en este sublime escenario. Desde este enclave podrás disfrutar de vistas exquisitamente deliciosas de la ciudad.  

Cagnes-sur-Mer

LA RIVIERA FRANCESA

ART BEACH BAR

Renoir, y un sinnúmero de figuras literarias, pasaron en este pequeño pueblo costero de la Riviera Francesa, inspiradoras temporadas. En la actualidad, quienes buscan ostentación y lujo van al nuevo bar costero, en busca de su musa creativa. Este provocativo y nuevo sitio cuenta son salas artísticas, donde se exhiben obras de artistas colombianos, franceses y coreanos. El enfant terrible de Francia en el diseño de muebles, el vanguardista Paul Silvera, junto con Moroso, son los diseñadores invitados quienes han hecho de éste un ambiente lúdico, instalando paredes prefabricadas con acabados en sombras psicodélicas, que semejan un caja gigante de ceras para pintar, y sillas en colores brillantes. Si sientes la necesidad de estirarte, reserva un masaje en la playa con uno de los masajistas locales. La vista: Grandiosas vistas del Mediterráneo.

La Isla de Martinica

TI SABLE

Después de caminatas y escaladas por el dosel selvático, en el espectacular volcán del Mount Pelée, es sin duda momento para una bebida fría. Dirígete al malecón en Fort-de-France, que te ofrece una variedad de bares; aquí encontrarás un mirador desde donde observarás el Mar Caribe, con los yates trasatlánticos balanceándose junto al puerto. Este fabuloso lugar es el favorito de los Foyalais (originarios de Fort-de-France) y es conocido por su clásica bebida “Ti-Punch”. Ya que estás en la playa, cena en chozas balinesas y absorbe el espíritu tropical. Los domingos por la noche podrás disfrutar de las bandas criollas que tocan en ese sitio. Con justa razón los lugareños lo llaman“Les pieds dans l’eau” (“La pequeña París del Caribe”). La vista: Gente contemplando y capturando radiantes atardeceres, mientras descansas junto al mar.

DIRECCIONES

tour-eiffel.fr
tetedoie.com/phosphore.html
artbeach.fr
tisablemartinique.com/page.html