Destinos de talasoterapia al servicio del bienestar

  • © ATOUT FRANCE/Pascal Gréboval

Destinos de talasoterapia al servicio del bienestar Brest fr

El océano posee talentos naturales y aporta generosamente sus efectos benéficos para los cuidados del cuerpo.

La talasoterapia es una técnica demostrada para vivir unas vacaciones reparadoras.

Basada en la hidroterapia con recorridos en alberca y uso de aguas yodadas –junto a aplicaciones de barros del mar o de algas cuidadosamente seleccionadas–, la talasoterapia demuestra desde hace mucho tiempo sus virtudes benéficas.

Los centros especializados completan ahora su gama con métodos que integran masajes y otros métodos procedentes de la balneoterapia y del universo del “spa”, como el hammam, el sauna y los cuidados polisensoriales. Incluyen incluso consejos dietéticos para un acción coherente y global en beneficio del cliente (un enfoque “holístico”).

Desde el País Vasco (Anglet , San Juan de Luz...) hasta Bretaña (Perros-Guirec, La Baule, Bénodet...), los espacios de talasoterapia instauran un ambiente propicio para una estancia colmada de serenidad, ofreciendo simultáneamente una gran tonicidad al cuerpo y a la mente.

Por si fuera poco, el programa de una estancia de talasoterapia “todo incluido” puede integrar actividades y animaciones anexas, deportivas o culturales.

Entre momentos “zen” y programas “activos”, la talasoterapia aporta sus efectos benéficos en el Mediterráneo –por ejemplo, en Sainte-Maxime– para hombres y mujeres.

Entre momentos de indolencia y otros de sensaciones intensas, la talasoterapia de las estaciones balnearias se impone como una auténtica evidencia.