El Pastel Reflorece

  • © CDT Midi Pyrénées Dominique Viet

    © CDT Midi Pyrénées Dominique Viet

  • © CDT Midi Pyrénées Dominique Viet

    © CDT Midi Pyrénées Dominique Viet

El Pastel Reflorece

Por Diane Précourt 

Esta flor amarilla produce un tinte azul, cuyo delicado tono hace que hasta los más destacados coloristas se pongan azules de envidia. Cultivada en Toulouse desde el siglo XV, el tinte pastel fue conocido por sus propiedades medicinales y cicatrizantes, desde mucho antes de ser codiciado por el colorante que se obtiene de sus hojas verdes.  

Esta hermosa flor, de la familia de las brasicáceas o crucíferas, se convirtió rápidamente en la niña mimada del triángulo de oro pastel, formado por las ciudades de Toulouse, Albi y Carcassonne. Sin embargo, el lado romántico de la hierba pastel contrasta con el potencial productivo de la valiosa pasta que se obtiene de ella. Durante su apogeo, se exportaban entre 30.000 y 40.000 toneladas de tinte; su creciente demanda comercial en toda Europa hizo que los distribuidores de pastel ganaran pequeñas fortunas.

Con su recientemente adquirida riqueza, los comerciantes de pastel empezaron a competir por las características estéticas y constructivas de sus famosas mansiones; crearon así una herencia única que aún vive en la zona de Cocagne.  Cocagne, o Cockaigne, es un territorio en la región de Midi-Pyrénées, nombrada así en honor al proceso extractivo del tinte azul pastel; este apelativo es también una expresión que, con el tiempo y de modo inesperado, se convirtió en sinónimo de Tierra de la Abundancia.

Sin embargo, las guerras santas, seguidas por una despiadada rivalidad contra el índigo Americano durante el siglo XVII, se llevaron consigo lo mejor de la floreciente industria de pastel. Éste se destiñó, sólo para luego hacer un rápido —y menos glamoroso— retorno triunfal durante el imperio de Napoleón, época en la que se lo empleó para los uniformes de los soldados.

Fue en el siglo pasado, en la década de los 90, cuando el tinte pastel reapareció y retomó su lugar en los lienzos de apasionados y curiosos artistas. Su uso se dispersó de modo tal que, en el 2004, reabrió sus puertas la Academia de Artes y Ciencias de Pastel. El fin que persigue la academia es estudiar y dar a conocer la herencia artística, científica, social, económica e histórica del pastel.

En la actualidad se investiga cómo implementar un nuevo proceso para extraer el pigmento de las hojas, sin someterlas al complejo ciclo de putrefacción que se empleaba durante el Renacimiento; en ese proceso se unen las hojas hasta obtener círculos, luego se las deja secar, para finalmente triturarlas. La recuperación y creciente reputación de ser una planta muy versátil abre las puertas a potenciales nuevos emprendimientos.  

Este tinte vegetal es 100% natural y se usa para fabricar implementos artísticos, decorativos, textiles, higiénicos y hasta cosméticos; además, sus semillas se emplean también para la elaboración de productos para dar masajes. Después de todo… ¿No se descubrieron los beneficios dermatológicos del pastel en la Edad Media?

La historia de pastel es muy colorida y ésta planta produce una variedad de tonalidades, que van desde el celeste hasta el “bleu d’enfer”, o azul infernal, que es el tono más oscuro que se logra. Con el paso de los siglos el término pastel se convirtió en parte del lenguaje diario y se usa para describir, no solo un color, sino toda una paleta de colores. El pastel es conocido como aquella pequeña rama colorida con la cual podemos crear imágenes tenues.

Hoy, resucitado en la campiña francesa, el pastel irradia sus verdaderos colores. Algunas partes del isatis tinctoria deben triturarse para extraer su gema más preciada; sin embargo, la planta en sí misma no sucumbirá al paso de la historia.

DIRECCIONES

tourisme-midi-pyrenees.com
midipyrenees.fr/Le-pastel