GR20 Maravillosa Adrenalina

  • © Alessandri Vizzavona

GR20 Maravillosa Adrenalina fr

Por Julien Bisson

Intentarlo requiere coraje y hasta una pizca de locura, sin dejar de mencionar unas piernas de acero y fortaleza inalterable. La sigla GR significa Grand Randonnée, o gran senderismo. La GR20 se extiende a lo largo de 200 kilómetros ofreciendo un paisaje más bello que el otro; posibilitando que los senderistas recorran desde las frescas sombras de los castaños hasta los calores sofocantes de las canteras de granito. Los aventureros, con un poco de suerte, quizás puedan encontrarse con alguna de las excepcionales especies de fauna silvestre del Mediterráneo: jabalíes, muflones, salamandras y aves rapaces vigilando su presa… 

El GR20 fue creado al mismo tiempo que el Parque Natural Regional de Córcega en 1972, e integra la lista de los imprescindibles turísticos desde hace poco tiempo. Anteriormente estaba reservado solamente para aquellos atletas con gran determinación, capaces de soportar pesadas mochilas y mínimo confort. Las áreas de descanso eran poco comunes y estaban escasamente equipadas; ¡el mero hecho de tener que traer tu propia cocinilla era suficiente para ahuyentar al más intrépido de los senderistas!

Debido a que durante los últimos 15 años este deporte ha comenzado a atraer más y más adeptos de todas partes del mundo, esto ha conducido a invertir más en infraestructura. Los campamentos ahora están bien provistos y pueden suministrar comidas completas y diversas bebidas. Hay también en el lugar guías y mulas para contribuir a que la aventura sea más asequible.

Si bien el nivel de comodidad entre cada estación ha mejorado enormemente, la caminata en si misma es muy exigida. El trayecto, con una variable de altura de hasta 13 kilómetros, recorre Córcega de norte a sur, atravesando la cadena montañosa justo en el corazón de la isla y siguiendo por las praderas las huellas de los antiguos pastores. Aunque se puede acceder por ambos extremos, a menudo se recomienda comenzar por el lado sur, por dos razones. La primera, porque la mitad sur es más fácil y permite a los senderistas habituarse a las dificultades que tiene el camino. Y más importante aún, es mejor caminar con el sol de espaldas para poder observar todo el espectro del paisaje del Mediterráneo a plena luz del sol.

La mejor época del año para hacer este recorrido es de junio a setiembre. La nieve y el mal tiempo pueden convertir este trayecto en una experiencia desagradable y los puntos de referencia marcados en el camino en rojo y blanco, son más difíciles de seguir. A un ritmo de seis o siete horas diarias, hay que tomarse por lo menos unos buenos 15 días para completar el trayecto. Si se dispone de menos tiempo, también es posible parar a mitad de camino en la estación de tren de Vizzanova. Hay algunos atletas muy expertos a quienes se los ha visto acortar las etapas a la mitad o a un tercio del tiempo. El record actual lo tiene un corredor español que completó el camino ¡en menos de 33 horas! Aunque para apreciar verdaderamente este trayecto legendario no hay necesidad de apurarse. Cada pequeño paso que se de en esta isla tan agreste tiene su propia recompensa.

le-gr20.com
corso.fr
corsica-made.es