Jardines de Normandía

  • © Alexey_Kuznetsov

    © Alexey_Kuznetsov

  • © Andrea Sölter

    © Andrea Sölter

Jardines de Normandía fr

Por Anita Draycott

La luz de Normandía tiene algo tan especial que muchos artistas se han sentido estimulados a captar sus paisajes y plasmarlos en tela. Gracias a la proximidad del Canal de la Mancha, Normandía ha sido bendecida con un microclima templado, premiando a los horticultores con abundancia de flores.

Visité recientemente las fincas de dos apasionados jardineros. James Priest es el Jefe de Jardineros en Giverny, el amado hogar del pintor impresionista Claude Monet. Tal vez los Jardines de Brécy de Didier Wirth, escondidos en la campiña de Bayeux, sean menos conocidos pero no por eso menos espectaculares; son secretos de la vegetación esperando ser descubiertos.

La Oda a Claude Monet de James Priest

Atravesar la reja del jardín e ir hacia el puente japonés que cruza el legendario lago en Giverny es lo mismo que entrar en un mural de Nenúfares de Claude Monet; sauces llorones caen elegantemente sobre un espejo de agua verde.

Comenta el Jefe de Jardineros James Priest, que “Monet amaba la intensidad de la luz creada por la neblina que se generaba entre el río Sena y las colinas”.

Entre 1889 y hasta su muerte en 1926, Monet vivió y pintó en su amado hogar y jardines de Giverny después de lo cual la propiedad se deterioró. Actualmente, gracias a los esfuerzos de Priest y su equipo, los jardines están resplandecientes otra vez.

Durante mi visita el pasado mes de junio, clavelinas, amapolas, campanillas, rosas y más, pugnaban por atención en los canteros alineados a lo largo del Clos Normand frente al chalet color rosa con postigos color “verde Monet”.

Priest sostiene que “por ser un jardín histórico, no debería ser un jardín que se repita exactamente igual cada año. Debería progresar, probar diferentes esquemas de color, asociaciones de plantas, etc., exactamente igual como el propio Monet siempre lo hizo; todo esto dentro de los parámetros y el estilo delineado por Monet”.

Priest comenzó a pintar este verano con los artistas de Giverny. Dice que “esta introspección respecto a cómo los impresionistas usaban el color es fascinante”. Esta experiencia lo ha llevado a experimentar con nuevas paletas.

La extensa investigación que ha hecho Priest revela que Monet fue un gran trabajador. En épocas en que muchos artistas llevaban una vida bohemia, Monet pintaba con las primeras luces del amanecer hasta el anochecer, haciendo una pausa solo para almorzar. Alrededor de sus 70 años, este gran impresionista contrajo cataratas y eso lo deprimió. Pero el ex-presidente Clemenceau, su gran amigo de toda la vida, fue quien le rogó que hiciera la serie de los Nenúfares, de los cuales ocho están colgados en el Musée de l´Orangerie en París.

“Si tu no lo haces por mi, entonces por lo menos hazlo por la nación”, le suplicó Clemenceau. Afortunadamente Monet le obedeció y James Priest ha perpetuado su legado.

 

Los Jardines Secretos de Didier y Barbara Wirth

Tal vez no sea coincidencia que un gigantesco conejo de bronce presida el patio del château del siglo XVII de Didier y Barbara Wirth. Cruzar el umbral de los jardines amurallados de Brécy es como entrar en el país de la maravillas. Un escritor anónimo denominó a Brécy como “… una pequeña Versailles perdida en medio de la campiña.”.

Los Wirth han urdido su propio tapiz en un terreno ondulado a unos 15 kilómetros de Bayeux, que incluye cuatro terrazas formales, hermosos parterres, arbustos meticulosamente podados, balaustradas de piedra, urnas y fuentes. A Didier Wirth le gusta señalar las huertas de hierbas y verduras que están ingeniosamente disimuladas, adonde a sus nietos les gusta jugar, y el manzanar en el que hay 12 variedades de manzanos con los que “producimos una sidra bien equilibrada”.

Didier Wirth heredó de su padre la pasión por los jardines y es presidente del Comité des Parcs et Jardins de France. Sin embargo, rápidamente aclara que su esposa es quien tiene la verdadera fuente de conocimiento. Comenta que “ella es la jefa de todo lo que sucede de las paredes hacia adentro y yo decido sobre lo que acontece fuera de ellas”,  mientras gesticula hacia una hilera triple de árboles de haya que plantó cuando adquirieron la propiedad en 1993. Efectivamente, el súeter que luce la señora Wirth lleva la leyenda “Maestra Jardinera”, mientras que el suyo dice “Subjardinero”.

 

DIRECCIONES

fondation-monet.fr
parcsetjardins.fr/basse_normandie/calvados/jardins_du_chateau_de_brecy-84.html

 

Qué ver