Las ciudades que inspiraron a los pintores impresionistas

  • Manet en el Museo de Orsay

    Manet en el Museo de Orsay

    © © Paris Tourist Office - Fotógrafo : Daniel Thierry

Las ciudades que inspiraron a los pintores impresionistas Paris fr

 

Importante corriente pictórica nacida a finales del siglo XIX, el impresionismo constituye uno de los periodos más ricos de la pintura. Caracterizado por una profunda evolución de los estilos, la corriente impresionista dio a conocer a grandes pintores (Monet, Manet, Sisley, Gauguin, Cézanne, Bazille, Renoir...) e hizo nacer en el corazón de generaciones y generaciones de aficionados el amor por la pintura.

Francia ha sido para muchos pintores impresionistas una dulce musa inspiradora de obras maestras que cada uno de nosotros tenemos sin duda en la mente.

 

De París a Aix-en-Provence,  descubre algunas de estas ciudades francesas que hicieron vibrar a estos pintores de otro tiempo cuyos nombres y obras continúan fascinándonos más que nunca.

 

Pocos dudan que El Havre, flor de asfalto declarada patrimonio mundial de la UNESCO, es realmente la cuna del impresionismo. Efectivamente, fue en esta ciudad normanda donde Monet dio en 1873 las primeras pinceladas de «Impresión, Sol naciente», el lienzo que dio su nombre al movimiento. De este pasado de gran colorido y emociones, queda un magnífico museo y un recorrido pedestre sobre las huellas de los más grandes pintores.
Camina así hacia el corazón de las obras impresionistas, desde los malecones del puerto hasta el Quai Notre-Dame, desde la playa hasta la suave luz de Sainte-Adresse. Y para revivir esta afortunada época de la creación, en el museo Malraux podrá admirar su importante colección de cuadros impresionistas, la segunda de Francia después de la del museo de Orsay.

 

Para el pintor Claude Monet, precursor del movimiento impresionista, Ruán fue una gran fuente de inspiración. Por una serie excepcional de 18 pinturas, Monet representó particularmente la catedral de esta ciudad normanda bajo diferentes luces (al amanecer, al crepúsculo, por la noche y a pleno sol…). El resultado es grandioso: en una gama de colores que van desde el azul al naranja, y que a veces tiran a gris, Monet nos ofrece una visión múltiple fascinante de la catedral de Ruán. Al igual que su serie de pinturas sobre los nenúfares, estos lienzos emotivos y cautivadores dan testimonio del genio pictórico del artista. Y en el verano, la ciudad le ofrece la ocasión de volver a ver estos famosos lienzos a tamaño natural.
Efectivamente, de junio a septiembre, un espectáculo de luz completamente gratuito es proyectado sobre la fachada de la catedral: las obras de Monet toman vida ante sus ojos. Pequeños y mayores quedarán maravillados por la magia de este espectáculo grandioso. Y antes de dejar Ruán la bella, no olvide que el magnífico museo de Bellas Artes de la ciudad le recibe durante todo el año para presentarle su importante colección impresionista. Para conocer más obras impresionistas no te pierdas el:

Festival Normandie Impressionniste

 

París es una ciudad muy romántica. Fuente de admiración, de evasión y de fascinación, París, ciudad de la luz, posee un patrimonio cultural y artístico incomparable. Numerosos impresionistas sacaron de ella la esencia de su arte y dieron vida a grandes obras, escenificando Notre-Dame de París (Notre-Dame de París vista desde el muelle de la Tournelle, Jongkind), las calles pintorescas de la ciudad (Tiempo de lluvia, Caillebotte), los andenes de la estación (La estación Saint-Lazare, Monet), las inmediaciones del Louvre (El Quai del Louvre en París, Monet), el Trocadero (Vista de París desde el Trocadero, Morisot), el canal Saint-Martin (Canal Saint-Martin, Sisley) o también los merenderos endiablados del domingo (El Baile del Moulin de la Galette, Renoir).
Por la magia de sus pinceles, los impresionistas elaboraron un fascinante retrato de París, vivo e intemporal. En cada una de sus obras, la emoción está siempre presente y nos conduce a una dulce reminiscencia del París de antaño. Si desea descubrir estos grandes pintores impresionistas, el museo de Orsay es un lugar absolutamente ineludible.Para conocer las obras impresionistas más importantes en París no dejes de visitar los siguientes museos:

-Museo de Louvre

-Museo de Orsay

 

El hombre más célebre de Aix-en-Provence es un pintor impresionista. Se trata de Paul Cézanne, cuyo renombre ha traspasado desde hace largo tiempo las fronteras francesas. Durante toda su vida, Cézanne nunca pudo pasar mucho tiempo sin los hombres, los olores y los colores de su región. En ella se dedicó completamente a su arte.
Al pasear por la ciudad, un camino señalado por «les clous de Cézanne» (los clavos de Cézanne) le conducirá hacia los lugares favoritos del maestro. En los alrededores, 5 circuitos balizados le sumergirán en los lienzos de Cézanne: la bastida del Jas de Bouffan, las orillas del Arc, el taller de Lauves (donde todos los veranos, el espectáculo «Nuits des toiles» (Noches de los lienzos) maravilla a la multitud proyectando obras de Cézanne en las fachadas del taller), el camino de la Margarita, las canteras de Bibémus, el puente Trois-Sautets y, por supuesto, la famosa Montaña Sainte-Victoire, el paisaje más pintado por Cézanne… Déjate llevar por sus emociones para comprender las sensaciones de un genio de la pintura que llevó al firmamento los colores provenzales de su tierra natal.

 

También puede interesarte:

 

-Ceret: refugio de artistas

-El este de Francia: las artes y las técnicas

 

Qué ver

Alrededores