Los quesos y la montaña

  • Mont d'Or

    Mont d'Or

    © Mont d'Or

  • Raclette

    Raclette

    © RA Tourisme/F. Cavazzana

  • Fondue saboyana

    Fondue saboyana

  • Tartiflette

    Tartiflette

    © lapetraia.com

Los quesos y la montaña

La gastronomía francesa en la montaña es deliciosa y generosa. Después de un día de actividades en la nieve, se necesita recuperar fuerza con una rica cena. Los quesos forman parte importante de los platillos típicos de las regiones montañosas. Te presentamos algunas de las especialidades que tienes que probar.

 

La Raclette

De origen de Saboya, el queso Raclette se produce tanto en Francia como en Suiza. Su textura es ideal para fundir, su sabor es de intensidad media y su modo de preparación es muy sencillo y convivial. Familia y amigos se sientan alrededor del aparato para fundir la Raclette, compartiendo el delicioso queso fundido con papas y charcutería.

 

La Tartiflette

Otro queso ideal para fundir es el Reblochon. Este queso de Saboya se hizo famoso gracias al desarrollo del turismo de invierno y gracias al invento de la receta de la tartiflette que lleva papas cocidas, crema, cebolla, tocino y reblochon gratinado. El Reblochon también se puede comer frío en una ensalada o con un buen pan, de esta manera se puede disfrutar todo el año.

 

El Mont d'Or

El queso Mont d'or nace en las montañas del Franco Condado, al noreste de Francia. La región es famosa por sus vacas montbéliardes cuya leche se usa para fabricar el rey de los quesos regionales, el Comté. Pero en invierno, la producción de leche no era suficiente para hacer los grandes quesos Comté. Entonces los campesinos decidieron hacer su propio queso. El Mont d'Or es un queso de temporada, que sólo se encuentra en invierno. Se vende en una pequeña caja de madera. Una manera de prepararlo es hacer un hoyo en el medio, agregar un poco de vino blanco de Jura y poner todo y caja en el horno por unos minutos. Se degusta con papas cocidas, salchichas ahumadas de la region o pan.

 

La Fondue Saboyana

Es una especialidad de los Alpes cuyo ingrediente principal es el queso. Según la región se usan diferentes tipos de queso como el comté, cantal o emmental por ejemplo. Se suele mezclar diferentes quesos más o menos maduros para obtener un aroma más o menos intenso según los gustos. En Saboya, se usa el queso beaufort con vino blanco para preparar la fondue. Se coloca un caquelón o cazuelita sobre un pequeño hornillo, al centro de la mesa. Cada comensal con un tipo de tenedor pica un trozo de pan y lo moja en el queso fundido.

 

La Truffade 

La Truffade es un platillo típico de Auvernia que se elabora con el queso emblemático de la región, el Cantal. Se mezclan papas, tocino, ajo y queso cantal. ¡Una delicia!