La montaña, ¡en forma!

  • © ATOUT FRANCE/Jean François Tripelon-Jarry

  • © ATOUT FRANCE/Jean François Tripelon-Jarry

  • © ATOUT FRANCE/Stéphane Frances

  • © ATOUT FRANCE/Jean François Tripelon-Jarry

La montaña, ¡en forma! 05000 Gap fr

Con el nuevo espacio balneolúdico (baños divertidos) de Serre-Chevalier las estaciones de deportes de invierno confirman que la calidad y la diversidad de una oferta de spa y bienestar es un elemento clave de una estancia en la nieve.

Disfrutar de una sesión de spa, de un jacuzzi o de un masaje se convierte en el complemento natural después de una agotadora sesión de esquí. En efecto, un momento zen en un centro balneoacuático es el acompañamiento perfecto tras un día en altitud al aire libre. Además, el momento puede ahora compartirse con toda la familia.

Entre los clásicos para ponerse en forma siguen figurando las Termas de Saint-Gervais (en las tierras del Mont-Blanc) o Brides-les-Bains (al pie de Méribel / 3 Vallées). También hay que contar con el hotel y centro termal Radiana, en la Léchère (al pie de Valmorel, en Tarentaise), en la estación de Orcières 1850 (en los Altos Alpes).

Los Pirineos coleccionan los centros de balneospas por vocación histórica y por la abundancia de fuentes termales con virtudes reconocidas. Luz-Ardiden, Saint-Lary, Cauterets y Luchon son prueba de ello.

Los Grands Bains de Serre-Chevalier

Este centro balneoacuático del grupo ValVital cuenta con 4.500 metros cuadrados con dos albercas –una exterior y una interior– de 300 metros cuadrados cada una. Ofrecen recorridos lúdicos originales (con ambiente de cueva, jacuzzis, y demás), espacios de cuidados corporales clásicos e incluso aquagym y fitness.

Aquí existen numerosas fórmulas, como sesiones por hora o mediante abonos y paquetes. Este conjunto completo, también adaptado a los niños, se encuentra en Monêtier-les-Bains, en una fuente termal ancestral situada a su vez en uno de los tres otros polos de esta gran estación del Briançonnais, también conocido como el Grand Serre-Che.

Saint-Gervais, en la tierra del Mont-Blanc

El manantial del Fayet, situado al oeste del Mont-Blanc, promete un agua azufrada ideal para cuidar el cuerpo después de un largo día de esquí en el Prarion (conectado con Les Houches) o el del Mont d'Arbois (compartido con Mégève).

Entre las fórmulas del centro balneotermal hay paquetes todo incluido (según las fechas). El balneoesquí incluye ocho días con entradas a las pistas y tres sesiones de spa y el balneoraquetas seis días de senderismo con tres sesiones de spa.

Brides-les-Bains, Saboya / 3 Vallées

Junto al Parque Nacional de la Vanoise justo bajo el área de esquí de 3 Vallées, el pueblo de Brides-les-Bains está conectado directamente con la perestigiosa estación de Méribel mediante un teleférico.

El centro termal dispone de un recientemente inaugurado spa que honra la tradición local de estancias de belleza para mujeres elegantes. ¿Qué podría ser más placentero que terminar con un masaje relajante después de atacar las pistas?

Los paquetes incluyen una fórmula spa de dos días/dos noches con cuatro cuidados o una fórmula spa y esquí  con seis días de esquí y dos días de cuidados.

Luz Ardiden, Alto-Pirineo

Situado en la intersección de los accesos a dos importantes sitios naturales (Pico del Midi de Bigorre y Circo de Gavarnie), el pueblo de Luz desarrolló el alto territorio esquiable de Ardiden manteniendo su vocación termal en el valle. Esta actividad remonta al siglo XIX, cuando la emperatriz Eugenia se hospedaba ahí, y ha sido reinventada con las últimas tendencias, como el peeling con chocolate.

Recuerda que un autobús gratuito conecta el spa con el centro de la localidad, ya que el Espacio Luzéa está situado en al borde del cañón.

Orcières 1850, Altos Alpes

Esta estación soleada de los Alpes del Sur, ubicada al borde del Parque Nacional de Ecrins, cuenta con un complejo de deportes de tres mil metros cuadrados 3.000 que incluyen albercas e incluso una pista de patinaje cubierta.

Junto con un espacio de puesta en forma y relajación, el conjunto de la Grande Ourse propone, entre otros, una estancia de relajación en pareja que combina la puesta en forma con el alojamiento tres estrellas.

Radiana Hotel, en la Léchère

Situado a 15 minutos de la estación de Valmorel, en el corazón del Valle del Tarentaise, este gran complejo hotelero y termal –recientemente restaurado y de estilo art déco– cuenta con un spa de 500 metros cuadrados y varias albercas.

El establecimiento tres estrellas propone asimismo un paquete “estancia balneo y esquí” con las estaciones vecinas, incluyendo un minibús y, según las fórmulas, estancias breves en mitad o fin de semana.

 

Related videos

 
 

Sponsored videos