Restaurante Cote Saint Jacques en Joigny, Borgoña

  • Chef Jean-Michel Lorain

    Chef Jean-Michel Lorain

    © Facebook La Cote Saint Jacques

  • isla flotante con caviar

    isla flotante con caviar

Restaurante Cote Saint Jacques en Joigny, Borgoña 14 faubourg de Paris joigny fr

El restaurante Côte Saint Jacques

A 1:15 de París y 1:30 horas de Dijon, la Côte Saint Jacques abre sus puertas de Borgoña a Joigny, ciudad de arte y de historia, con sus casas de entramados de madera unas tras otras, dominando el valle del Yonne.

A Jean-Michel Lorain le gusta comparar a su grupo de trabajo con un equipo de Fórmula 1. Es gracias a hombres y mujeres particularmente capacitados y supermotivados que un piloto está en condiciones de ganar carreras. A Joigny, puede contar con 75 colaboradores de gran calidad en particular a Claude Leblanc - Chef de cocina, Pascal Bondoux - Director de sala y Arnaud Laplanche - Chef sommelier, que reina en una cava de más de 25 000 botellas distribuidas en 800 referencias. 


La historia del restaurante 

Es en 1945 cuando Marie Lorain, modista y también muy buena cocinera, decide abrir una pequeña casa de huéspedes familiar en una gran casa burguesa de Joigny. La llama la Côte Saint Jacques, por el nombre de la colina situada detrás del establecimiento. Michel, nacido en 1934, comienza su aprendizaje con un repostero, luego se dedica a la cocina.En 1958, con Jacqueline su mujer, retoma el negocio familiar que la construcción de la autopista obliga a transformar. El modesto albergue se convierte poco a poco en un lujoso restaurante con una cocina muy elaborada.En 1971, una primera estrella viene a recompensar los esfuerzos de la pareja y cinco años más tarde, Michelin duplica el reconocimiento. Jacqueline, su mujer, se convierte en una sommelier confirmada y respetada por el conjunto de una profesión hasta entonces reservada a los hombres.En 1983 Jean-Michel Lorain se une a su padre en la cocina.


Platillos emblemáticos del restaurante

Para recordar que la Côte Saint Jacques es una casa familiar, algunos grandes clásicos originados de la imaginación y los conocimientos así como la experiencia de Michel Lorain, se encuentran en la carta: la “Poularde de Bresse” al vapor de Champaña, el famoso “Boudin Noir” o morcilla negra acompañada con un espléndido puré muselina a la antigua o el Milhojas a las tres cremas ligeras.
A Jean-Michel le gusta proponer platillos de una aparente sencillez, que ocultan sabores escondidos que se descubren a medida que avanza la degustación. La carta del restaurante es una verdadera incitación al viaje con sabores de aquí y allá. Muchas hierbas, verduras, flores y algunas especias para una tonalidad caliente y soleada.

Una carta ecléctica, alegre e iluminada de sabores variados, “creo que la cocina debe seguir siendo una cosa sencilla y sabrosa para compartir, y no una vista del espíritu abstraída y conceptual” afirma.

 

Related videos

 
 

Sponsored videos