Ski Joëring, nuevo furor en los alpes franceses

  • It's a lot easier than it looks!

    © Terry Ward

    It's a lot easier than it looks!

    © Terry Ward

Ski Joëring, nuevo furor en los alpes franceses 74220 La Clusaz fr

Si eres capaz de mantener tus esquíes paralelos,
entonces estás listo para atreverte a esquiar en la nieve tras un galopante caballo
de raza Fjord. En los Alpes franceses, el
ski
joering
, de origen escandinavo, cada día gana terreno como uno de los más
entretenidos y únicos pasatiempos montañeros.

Existe una nueva modalidad de diversión en los Alpes
franceses. Pero, la verdad sea dicha, en realidad ésta actividad es muy antigua.
Ski joering, como se denomina, es
esquí tirado por caballos. Si eres capaz de imaginarte practicando esquí
acuático, halado por un caballo, en lugar de un bote, y sobre nieve en lugar de
agua, entonces tendrás una idea de en qué consiste el nuevo furor montañero.

La tradición se originó en Suecia y data de 2500 años
A.C., cuando los residentes del frío norte empezaron a usar sus caballos y
esquíes al mismo tiempo para transportar productos a través de los terrenos nevados.
En épocas más recientes, se le ha atribuido al ski joëring un enfoque más divertido e incluso competitivo. Debutó
como deporte de exhibición en las Olimpiadas de 1928 en St. Moritz, luego de
ser introducido por los suizos y otros amantes del invierno. Sin embargo, no
fue sino hasta finales de la década de los noventa, en Francia, que el ski joëring alcanzó su máximo
impulso, tanto como una destreza competitiva y como actividad de placer. De
hecho, en los dos últimos años el ski joëring
es el tema de moda en los alrededores de Haute-Savoie, como un sinónimo de pura
diversión.

Estoy casi a 50 kilómetros al sur de Ginebra, en el
maravilloso y fronterizo poblado de La Clusaz, en la Haute-Savoie. A excepción de algunos lugares
como el Alpe d’Huez y Chamonix, este es uno de los pocos lugares en Francia, y
en toda Europa, donde puedes tomar por asalto éstos territorios halado por un Fjord
escandinavo; un pequeño, pero robusto animal, reverenciado en las montañas occidentales
de Noruega.

Julian Fournier, nativo de Haute-Savoie y mi guía
personal de la compañía Aravis Passion (www.aravis-passion.com), intenta calmar
mis nervios diciendo que todo va bien, aun cuando hace varios años desde la
última vez que usé unos esquíes (los que dejé por el snowboard, y mi
experiencia  con caballos se limita a
paseos en poni con mis sobrinas. El me dice: “Solo mantén tus esquíes paralelos
y si debes frenar, levanta ambas muñecas mientras te sostienes del bastón”. Suena
aparentemente sencillo, de modo que me puse los esquíes, que deben medir menos
de un metro y medio para no tropezar al caballo, y tomé mi posición detrás de
mi noble corcel quien, como para asustarme más, se llama Quick (Veloz). 

C’est parti!”,
grita Julien, mientras lidera la marcha tras otro hermoso caballo y…  ¡arrancamos! Seguimos el sendero cubierto de
nieve recién caída, en la rocosa cordillera del Aravis, en medio de un blanco paisaje
que llega hasta donde cubre la vista. Los animales van de una caminata firme, a
un trote constante y ágil, en seguida, y sin darme cuenta, voy a toda velocidad
tomando curvas y disfrutando del aire, atrás de Quick, mientras él da brincos
sobre las irregularidades en el camino.

Llega un momento cuando la actividad se pone un tanto
técnica, en ese momento nos detenemos y Julien me explica la mejor estrategia
para enfrentar la siguiente etapa, el lento descenso. Quick y yo aprendemos el
término francés chasse-neige, o
quitanieves,  la técnica que consiste en
surcar la nieve con los esquíes. Me sorprende la velocidad y sutileza a la que
flotamos sobre la nieve, la libertad que siento y el pensar que fue suficiente
saber pararme sobre los esquíes para poder experimentar esta aventura de ser halada
por un animal al trote, en un paisaje hermoso. Finalmente, a mi regreso al
pueblo, encontré un cálido lugar donde me espera una pizza hecha en horno de leña,
cubierta con el queso local conocido como Reblochon; esto fue simplemente… ¡la
cereza del pastel!

 

Para
más información:

 

Aravis Passion : +33 (0) 4 50 02 48 51,
564 route du Ranch, 74220 La Clusaz, aravis-passion.com
La
Clusaz Tourism : laclusaz.com