Tratamientos de bienestar en Francia

  • © Atout France / Jean François Tripelon−Jarry

Tratamientos de bienestar en Francia Biarritz fr

Las envolturas

Aplicación de barro: la aplicación de una gruesa capa de barro en las zonas sensibles tiene un efecto antálgico y antiinflamatorio, mientras que la piel se impregna de la riqueza de sus elementos activos.

Envolturas de alga: todo el cuerpo se cubre con una capa de algas calientes que optimizan la penetración de los oligoelementos. Según la especie de alga utilizada, la acción es remineralizante, revitalizante o adelgazante.

Envolturas refrigerantes: una loción a base de algas aplicada a los miembros inferiores activa la circulación procurando una sensación inmediata y duradera de ligereza y de frescor.

Los tratamientos por agua

Ducha de afusión: bajo una lluvia fina de agua caliente, el cuerpo recibe todos los beneficios y la tranquilidad de su efecto sedante y relajante.

Ducha de chorro: el hidroterapeuta dirige un chorro de intensidad regulable sobre todo el cuerpo y sobre zonas de tratamiento específicas. El tratamiento relaja los músculos y estimula la circulación sanguínea.

Ducha submarina: este tratamiento en bañera asocia los beneficios de un baño caliente y de un masaje. Estimula la circulación y tiene un efecto antálgico y relajante.

Baño burbujeante: este tratamiento en bañera es una emulsión de aire en agua caliente. Favorece la oxigenación de los tejidos y proporciona una sensación de relajación general.

Baño de hidromasaje: este baño consiste en un drenaje evolutivo realizado por numerosos chorros programados sobre diferentes partes del cuerpo. El tratamiento relaja los músculos y las articulaciones y favorece la circulación.

Hidropiernas: las piernas se sumergen sucesivamente en recipientes llenos de agua. La diferencia de temperatura de 10° tiene como principal efecto aliviar los problemas de circulación y la sensación de piernas pesadas.

Chorro submarino: el masaje del chorro submarino –completado por ejercicios sencillos– garantiza la flexibilidad del cuerpo y la tonificación de los tejidos.

Los masajes manuales

Masaje distensión: como complemento al trabajo respiratorio, este tratamiento procura una relajación máxima optimizando el efecto de relajación del cuerpo.

Masaje bajo afusión: realizado a dos o a cuatro manos, el masaje ve reforzado su efecto calmante y flexibilizante por una fina lluvia de agua caliente. Este tratamiento libera el cuerpo de cualquier tensión y mejora la calidad del sueño.

Drenaje linfático: este célebre masaje afecta a la red linfática. Las presiones lentas, suaves y regulares tienen un efecto circulatorio desinfiltrante y eficaz –principalmente en casos de edema y de celulitis.

Reflexología: este masaje de las zonas reflejas de los pies permite equilibrar las energías. La técnica tiene virtudes terapéuticas sobre cierto número de males, como la migraña o el dolor de espalda.

Shiatsu: este masaje de origen japonés que actúa sobre centenares de puntos está destinado a estimular el flujo de energía vital. Según los puntos activados, puede ser estimulante o relajante.

Los tratamientos específicos

Reeducación en alberca: los ejercicios en alberca permiten recuperar la flexibilidad y la movilidad en los músculos, tendones y articulaciones. Evita y reduce las disfunciones físicas; el cuerpo recupera entonces los movimientos flexibles, eficaces y sin dolor.

Presoterapia: las piernas se benefician de presiones y relajaciones sucesivas para mejorar el retorno venoso y hacer que se sientan más ligeras.

Depresoterapia: este tratamiento asocia el principio del masaje “palpar y rodar” con una técnica de aspiración. Es particularmente eficaz en el tratamiento de la celulitis y también se utiliza para el tratamiento de la piel y de las cicatrices.