Tronco de Navidad: La Bûche de Noël

  • © Michel Nicol

    © Michel Nicol

  • © alejandra.cs

    © alejandra.cs

  • © Dd

    © Dd

  • © Cocinandohacialospicos

    © Cocinandohacialospicos

  • © gon

    © gon

Tronco de Navidad: La Bûche de Noël

El Tronco de Navidad está simbolizado por un pastel, que debe parecerse a aquel que ardía antaño en la chimenea durante la cena. Así pues, tiene el color de la madera, cubierto de chocolate o de crema de café. Es un pastel relleno de crema de mantequilla que al cortarlo recuerda la madera. Se le añade azúcar glas espolvoreada que recuerda la escarcha y se le decora con pequeñas figuras de leñadores y champiñones de merengue. También se puede comer helado. Este postre típicamente francés nació en París a finales del siglo XIX, en los hornos del historiador y pastelero Pierre Lacam.

INGREDIENTES

  • 6 yemas de huevo
  • 6 cucharadas de azúcar
  • 5 cucharadas de harina
  • 6 claras de huevo batidas a punto de nieve
  • Crema compuesta de:
    300 g de mantequilla
    150 g de azúcar
    2 yemas de huevo
    2 cucharaditas de café
    4 barritas de chocolate derretido ya frío
    Fideos o botones de chocolate

PREPARACIÓN

Hacer el tronco:

Lo primero que tenemos que hacer es batir en un bol las yemas con el azúcar hasta que estén a punto de nieve. Sumamos entonces las claras y la harina.

En un recipiente que previamente hemos forrado con papel encerado, echamos esta mezcla y lo colocamos en el horno de 7 a 10 min.

Pasado este tiempo sacamos el recipiente del horno y con cuidado para no quemarse, tenemos que enrollar sin quitar el papel y lo dejamos reposar.

Hacer el relleno:

En un bol colocamos la mantequilla y el azúcar fina y batimos. Añadimos las yemas, el café (previamente disuelto en un poco de agua), el chocolate y lo mezclamos todo bien.

Untamos con una parte de la crema resultante el pastel, (antes se debe quitar el papel). Enrollamos de nuevo muy despacio y cortamos ambos extremos. Colocamos estas rodajas como si fueran ramas, (opcional). Lo dejamos en reposa de nuevo.

Hacer la decoración:

Con el resto de la crema decoramos el exterior. Puedes utilizar para ello una espátula y una manga pastelera. Ralla con un tenedor para realizar el dibujo que imita el tronco del árbol.

Para esta decoración, se puede añadir chocolates o bombones.

Guardamos entonces una horas en el refrigerador y es aconsejable que para servirlo lo hagamos frío ya que está mucho más rico.