Una experiencia burbujeante

  • © Restaurant Pauliles

Una experiencia burbujeante

Por Matthew Wexler

Con frecuencia se le atribuye a Dom Pérignon la creación del método champenoise o la hoy por hoy legendaria segunda fermentación que se produce en las botellas. En 1531 Dom Pérignon llega a la abadía en Hautvillers; en éste lugar hacía casi 150 años que los monjes de Saint-Hilaire ya describían el proceso del blanquette de Limoux, que era vino espumante enbotellado. Es probable que Pérignon tomara ésta técnica, desarrollada por los monjes, en su paso por la abadía durante una peregrinación y la perfeccionara en la región de Champagne. La verdad nunca la sabremos a ciencia cierta; sin embargo, en la región de Languedoc-Rousillon aún se emplea la técnica tradicional para la producción del vino espumante.

Las tres variedades de vino espumante de la región de Languedoc le ofrecen al turista una selección de vinos al alcance de su bolsillo.

La Blanquette de Limoux contiene un mínimo de 90 por ciento de Mauzac (variedad de uvas indígenas del suroeste de Francia), que en vendimias actuales le proporcionan una cualidad robusta, un acento a levadura y un hermoso color dorado.

Le Crémant de Limoux, un vino espumante brut o demi-sec característico por el clima fresca de su denominación de origen, se obtiene con las variedades Chardonnay y Chenin Blanc, el mismo que debe tomarse en un periodo máximo de embotellamiento de dos años.

La Blanquette de Limoux Methode Ancestrale emplea un proceso de elaboración en que el sedimento de la segunda fermentación se mantiene en la botella, lo que crea un vino espumante más dulce, ligeramente turbio y cuyas notas florales y afrutadas confitadas quedan en el paladar.

El modo más genuino para catar éstos vinos es viajar a la región de Languedoc-Rousillon, donde lo burbujeante no solo está en el vino, sino en la exuberante campiña francesa, en sus entregados vinicultores, en las típicas salas de cata y hasta en la cultura local. De hecho, nunca entenderás porqué Dom Pérignon se fue de esta mágica región.

LOS FAVORITOS

Antech Blanquette de Limoux, Reserva Brut - Una bodega familiar, con más de seis generaciones. Este vino espumante exhibe aromas florales, con tonos dorados y toques finales con delicadas burbujas.

Gilles Louvet Esprit du Sud - Produce vinos de gama orgánica desde 1993. Este Blanquette de Limoux te permitirá percibir notas a miel y mentol.

Gerard Bertrand Crémant de Limoux - Bertrand, el otrora capitán del equipo de rugby Stade Français, en la actualidad es propietario de siete bodegas y ganó el premio a la mejor Bodega Europea del Año 2011, otorgado por la revista Wine Enthusiast. ElCrémant de Bertrand tiene la efervescencia de las avellanas tostadas y toques finales minerales. 

DÓNDE IR, QUÉ VER, QUÉ HACER

El Couvent d’Hérépian, originalmente construido como convento de las hermanas de la Iglesia de Saint Martial, ha sido restaurado y convertido en una encantadora hostería. En este lugar disfrutarás de una cava de vinos subterránea y el bar “Honesty”, donde podrás catar productos de las vendimias locales, con mucha calma y tomándote tu tiempo.

En Vinécole, el centro para la enseñanza vinícola de la región de Languedoc-Rousillon, podrás diseñar tu propia experiencia con el "Master of Wine" Matthew Stubbs. Aquí serás libre de elegir entre un taller de dos horas, una visita guiada de fin de semana o incluso algo más formal como un curso profesional en el WSET (Fundación para la enseñanza de Vinos & Espirituosas).

Pero no todo está en las botellas, deléitate en el Carnaval de Limoux, patrimonio histórico de la ciudad desde el siglo XVI, que se lleva a cabo durante los fines de semana de enero a marzo en la Place de la République.

¿Y QUÉ DE LA PERRIER?

El primer registro histórico data de las épocas en las que el afamado comandante Aníbal llevara a sus tropas a este lugar para vigorizar a sus hombres. Perrier, el agua mineral más famosa del mundo, tiene su origen en la localidad de Vergèze en Languedoc-Rousillon. Esta propiedad adquiere su nombre en 1898 cuando Louis-Eugène Perrier la compra y se propone diseñar una botella de vidrio sellada en la que se pueda transportar el agua mineral de manantial, la misma que con el gas triplica su volumen.

En la actualidad Perrier está presente en 150 países alrededor del mundo; pero nada como vivir una experiencia familiar al visitar la manantial y museo Perrier.

DIRECCIONES

antech-limoux.fr
vignobles-gilleslouvet.com
gerard-bertrand.com
garrigae-resorts.com
vinecole.com
Les Bouillens, Vergèze
+33 4.66.87.61.01