Viejo Lyon, testigo del Renacimiento

  • Plaza de la Trinité

    © OnlyLyon - Maire Perrin

    Plaza de la Trinité

    © OnlyLyon - Maire Perrin

  • Catedral Saint-Jean

    © www.b-rob.com 2017

    Catedral Saint-Jean

    © www.b-rob.com 2017

  • Plaza du Change

    © OnlyLyon - Brice Robert

    Plaza du Change

    © OnlyLyon - Brice Robert

  • Los traboules

    © ONLYLYON Tourisme et Congrès -Marie Perrin

    Los traboules

    © ONLYLYON Tourisme et Congrès -Marie Perrin

Viejo Lyon, testigo del Renacimiento Saint-Jean 69005 Lyon fr

¡Desde lo alto de más de mil años de historia, el Viejo Lyon le contempla! Pasear por este lugar histórico de la 3ª ciudad de Francia es pasear a través de las épocas, particularmente del Renacimiento (siglo XV) de la que ha conservado su innegable huella arquitectónica.
Desde esta época, gracias a la instauración de las ferias de Lyon por el rey de Francia, Lyon se convierte en un lugar ineludible en el corazón del gran comercio europeo y aporta un nuevo soplo económico a la ciudad.
Actualmente clasificado en el patrimonio mundial de la UNESCO, este barrio histórico de estilo renacentista es un testimonio vivo de esta época tan próspera. Se divide en tres barrios distintos, apenas marcados por el paso del tiempo: Saint-Jean, Saint Georges y Saint-Paul.

Saint-Jean, pulmón de la vieja ciudad

En Saint-Jean es donde late el corazón de la vieja ciudad de Lyon. Bordeado de edificios renacentistas de color rosa con reflejos pastel, este antiguo barrio de la burguesía lionesa acoge el principal edificio del lugar: la catedral Saint-Jean, de estilo gótico, construida entre los siglos XII y XV.
Cerca de aquí, es imposible no visitar una de las casas señoriales más prestigiosas del barrio que alberga los museos Gadagne, a la vez museo de historia de la ciudad y museo internacional de marionetas del mundo.
Saint-Jean también es una sucesión de callejuelas adoquinadas que descubren galerías que dan a un patio de tipo toscano, testimonio vibrante del vínculo comercial establecido, a lo largo del tiempo, entre Francia e Italia.

Saint-Georges, lugar destacado de la seda

Situado al pie de la colina de Fourvière, este barrio se desvela por pequeños detalles. A la vuelta de una esquina, su mirada se desliza inevitablemente por las famosas traboules, pasajes ocultos que comunican dos calles a través de los edificios, muy utilizados por los comerciantes de la época. ¡Pasando por ellos se sumergirá en la plena magia del Lyon medieval y comercial!

Cabe destacar que Saint-Georges es la cuna de la industria de la seda que confirió a Lyon su fama y su riqueza. No hay que dejar de ver la place de la Trinité y la casa del sol que servían de decorado para las primeras representaciones de Guiñol. Desde aquí, puede seguir por la Montée du Gourguillon que lleva a los barrios de Saint-Just y de Fourvière. Y como recompensa a sus esfuerzos, admire las vistas más hermosas de Lyon y la cordillera de los Alpes...

Saint-Paul, festivo

El barrio Saint-Paul es conocido por sus numerosos cafés y teatros. La plaza du Change ocupa un lugar central, Allí, negociantes y banqueros contribuyeron a convertir la Capital de la Galia en la primera plaza financiera de Europa (finales del siglo XV).

Related videos

 
 

Sponsored videos