Descubre con nosotros el universo Giacometti

Alberto Giacometti pasó 40 años formando siluetas y cabezas en su taller del distrito de Montparnasse. Con la apertura del Instituto Giacometti, este lugar mítico obtiene una segunda vida. Sé uno de los primeros en descubrir este escenario donde la inspiración y creatividad de uno de los más grandes escultores del siglo XX sigue aún impregnada en sus paredes. Te desvelamos los grandes secretos de este renacimiento.
Un taller en el taller

El taller original desapareció en 1972, por lo tanto fue necesario levantar un nuevo edificio para recrear el genio del lugar. La Fundación Giacometti ha elegido una mansión clasificada Art Deco, situada en Montparnasse, y que fue el antiguo estudio del artistas decorador Paul Follot.

Decorado con hermosos mosaicos en la planta baja, la mansión construida entre 1912 y 1914 en la 5 rue Victor Schoelcher, fue diseñada por el diseñador Paul Follot en colaboración con el arquitecto Pierre Selmersheim. De 1913 a 1916, Pablo Picasso tuvo su estudio en el número 5 bis, justo al lado. Por su parte, la escritora Simone de Beauvoir residió en los números 11 y 11 bis desde 1955 hasta su muerte en 1986.

Tras la reconstitución, llevada a cabo por la Fundación Giacometti , el estudio ofrece al publico una espectacular puesta en escena imaginada por el equipo de arquitectos. El vidrio y las gradas transparentes cumplen una doble función: proteger al tiempo que garantizan una proximidad real con las obras.

Dibujante compulsivo, Alberto Giacometti garabateó sobre todos los soportes, incluso en las paredes. Conservados y restaurados meticulosamente, están expuestos al público, como tantos testimonios de un proceso creativo inagotable. Sus cuadernos se guardan en el gabinete de arte gráfico, una colección excepcional de casi 5,000 dibujos y litografías.

Obras inéditas

En medio de una colección de muebles y objetos, diversa y conmovedora -la viuda de Alberto Giacometti había conservado todo- más de 70 esculturas en bronce y yeso de las cuales 40 han sido cuidadosamente restauradas acentúan el espacio. Muchas obras nunca se habían mostrado al público debido a su fragilidad.

Obras inéditas

En medio de una colección de muebles y objetos, diversa y conmovedora -la viuda de Alberto Giacometti había conservado todo- más de 70 esculturas en bronce y yeso de las cuales 40 han sido cuidadosamente restauradas acentúan el espacio. Muchas obras nunca se habían mostrado al público debido a su fragilidad.

La renovación de la planta baja y de las entreplantas se realizó con la idea de conservar los motivos decorativos originales, símbolos de una transición entre Art Nouveau y Art Deco. El objetivo: enfocar las marcas del tiempo, incluso sumando de elementos contemporáneos...

El busto del hombre sentado (también llamado "Lotar III") es una de las últimas esculturas del artista, un símbolo de su incansable trabajo sobre el material así como de la atmósfera de su taller oscuro, lugar de vida y creación. "Su personalidad es del color gris de su estudio", dijo el escritor Jean Genet, acostumbrado al lugar y cuyos lazos de amistad con Giacometti son el tema de la primera exposición temporal.

Jugar a sorprender

Falsos techos, distintos niveles y pequeñas y laberínticas habitaciones. El arquitecto Pascal Grasso imaginó un viaje escenográfico "salpicado de sorpresas y eventos". Las obras florecen allí, en toda intimidad. El grupo escultórico Mujeres de Venecia fue presentado por primera vez en Francia en estas instalaciones.