Canal du Midi

Published on 13 Mayo 2015
Canal du Midi Midi- Pyrenees fr

Un patrimonio excepcional y preservado

Alrededor de los grandes parajes, castillos, pueblos encantadores ,bastidas, ciudades templarias, grutas con pinturas, iglesias catedrales y abadías, se ofrecen a su curiosidad: Midi-Pyrénées alberga  un patrimonio con una infinita diversidad, preservada, mimada,sacada en particular  de la Prehistoria, de la Edad Media y del Renacimiento.

La región, atravesada por los 3 principales caminos de Santiago de Compostela , está además marcada por los rastros de la cruzada contra  los cátaros, el castillo de Montségur en Ariège sigue siendo el símbolo.

Un destino naturaleza

En Midi-Pyrénées apreciará, con 4 parques naturales regionales, el espectáculo permanente de paisajes: montañas pastorales, campos jalonados de vallecitos, lagos y ríos límpidos, sitios notables como las gargantas del Tarn o el valle de la Dordogne.

En el sur, la región se apoya en la cadena de los Pirineos cuyos picos, que alcanzan 3000m de altitud, trazan la frontera con España.

He aquí un destino dedicado hacia  el senderismo
pedestre
, el cicloturismo, los deportes de aguas vivas, el esquí en los Pirineos en invierno. El turismo fluvial se desarrolla con los ríos y los canales del Midi, como el Canal du Midi, que forman una de las redes fluviales más vastas del sur de Europa.

Midi-Pyrénées es además la cuarta región termal de Francia. Sus 17 estaciones termales han abierto espacios fabulosos de descanso y de bienestar en agua termal. A este título Midi-Pyrénées posee la  colección más importante de centros termolúdicos en Europa.

Canal du Midi

Construido bajo el reinado de Luis XIV, de 1666 a 1681, el canal del Mediodía incluye 328 construcciones (esclusas, acueductos, túneles, puentes, etc.) y es una de las principales obras de ingeniería hidráulica de la era moderna. Su diseñador supo combinar la proeza técnica con
la visión estética arquitectónica y paisajística.
 

El Canal du Midi lo introduce en un viaje maravilloso a través del corazón del campo gastronómico del Languedoc, una de las más ricas regiones vitivinícolas francesas. Navegue plácidamente bajo la sombra de los plátanos a través de ciudades antiguas y modernas, pase junto a hermosas aldeas junto al agua y a viñas meticulosamente cuidadas. Atravesando esclusas de forma oval de gran belleza, sobre puentes de arcos y antiguos acueductos y, cerca de Béziers, por la magnífica escalinata de siete esclusas de Fonsérannes, una verdadero obra de ingeniería y del ingenio del siglo XIX.

El Canal du Midi serpentea en el valle que conecta Toulouse al Mar Mediterraneo, al lado de laderas de viñas a lo largo de su trazado. Como igualmente conecta El Languedoc y El Frontonnais, el Canal du Midi desempeña el papel de lazo entre las diferentes regiones tanto por su producción como en el transporte de sus vinos. Desde Gaillac hasta Coteaux du Languedoc pasando por Limoux, Saint Chinian, Corbières y Minervois, descubrirá a lo largo de su crucero fluvial sobre el Canal du Midi varias bodegas y varios viñedos que se encuentran entre el relieve escarpado y el sol del Midi con todos sus aromas y sabores. Navegue por el Canal del Midi a partir de las bases de salida siguientes : Castelnaudary, Narbonne, Trèbes, Homps, Port Cassafières.

 

Unir el Atlántico con el Mediterráneo

Desde la Antigüedad han existido numerosos proyectos de canal para unir el Mediterráneo con el Atlántico. En 1662, la propuesta de Pierre-Paul Riquet, perceptor de la gabela enLanguedoc , llama la atención de Luis XIV, quien lo ve como una oportunidad para marcar su reinado con una obra imperecedera.

El edicto real de octubre de 1666 autorizaba la construcción del canal. La contratación de un gran número de obreros (hasta 12.000) y una organización específica del trabajo permitieron su apertura para la navegación el 15 de mayo de 1682, y un año más tarde, al tráfico comercial.

 

Una obra de arte excepcional, un desafío técnico

El gran desafío técnico del canal del Mediodía que logró Pierre-Paul Riquet era conducir el agua de la Montaña negra hasta la cresta de Naurouze (189 m), el punto más elevado del recorrido. Para tener en cuenta lo mejor posible los caudales y los volúmenes, Riquet construyó una maqueta con esclusas, túneles y compuertas antes de definir el trazado definitivo del canal.

 

La participación de Vauban

A partir de 1686, para evitar riesgos de inundación, el gran arquitecto Vauban perforó el túnel de Cammazes para prolongar el canal de la Montaña negra. También reforzó la presa de Saint Férréol, demasiado pequeña en caso de crecida y construyó numerosas obras para regular el nivel del agua y edificó 49 acueductos y puentes canales.

El dispositivo se completó más tarde con una serie de obras: canal lateral del Garona que permite llegar a Burdeos sin sufrir las fuertes crecidas del Garona, el canal de la Robine de Narbonne que enlaza Aude con el mar Mediterráneo (y el canal de la Jonction que enlaza el Aude con el canal del Mediodía), canal de Brienne que enlaza el Garona con el canal del Mediodía.

 

42.000 plataneros bordean el canal

En su origen, los 42.000 plataneros que bordean el canal del Mediodía se plantaron para reducir el desmoronamiento de las orillas del canal y estabilizarlas. La alineación de estos árboles, con una separación de 7 a 8 metros, produce un efecto de columnata creando un "magnífico monumento del paisaje". Los plataneros filtran la luz y protegen a los navegantes del calor durante los cálidos meses de verano del Sur de Francia.