Nuestros itinerarios preferidos para pedalear en familia

Con la vuelta de los días soleados, ¡nos apetece más que nunca tomar el aire! Para preparar tu próximo viaje en familia, te presentamos algunos itinerarios ciclistas accesibles para todos, tanto para principiantes como para ciclistas experimentados, que te llevarán a recorrer algunos de los lugares esenciales de Francia. A lo largo de los canales, los caminos de sirga, junto al mar o para descubrir los castillos, para un fin de semana o unas largas vacaciones, todos encontrarán el pedal adecuado a sus necesidades.

¿Te molestan los gemelos? Cuando planifiques tu viaje en bicicleta, no seas demasiado ambicioso. En familia, recorrer 50 km al día ya es una muy buena media, sobre todo si las bicicletas son un poco pesadas. No olvides dejar tiempo para las visitas, los picnics y otros descansos que serán recuerdos compartidos del viaje. Desde unas horas hasta más de una semana, he aquí una selección de itinerarios accesibles para los principiantes, siempre que se tomen su tiempo. El ciclismo es el slow life, el movimiento lento por excelencia: ¡disfrútadlo!

De Amboise a Chambord, salimos a descubrir los Castillos del Loira

Para pasar unos días en bicicleta por los Castillos del Loira, hay que elegir el punto de partida. Nuestro consejo es que te dirijas a los castillos situados al este de Tours, empezando por Amboise, donde podrás visitar el Castillo Real y el Clos Lucé, la antigua casa de Leonardo da Vinci. Un corto paseo a pedales (15 km) te llevará al castillo de Chenonceau, que salva con gracia el río Cher. A través del bosque de Amboise, llegamos a las orillas del Loira y a la ciudad de Blois, para descubrir su castillo real. 15 km más adelante, se descubre el castillo de Cheverny, que inspiró el castillo de Moulinsart en Tintín y donde los niños disfrutarán de un encuentro con la jauría de perros de caza. El punto culminante del espectáculo es el fabuloso castillo de Chambord. Inolvidable. Sólo su dominio real puede ser objeto de un día de paseo en bicicleta. Calcula una semana para el itinerario Amboise - Chambord (incluyendo los 40 km entre Chenonceau y Blois), visitas incluidas.

País de los Castillos en bicicleta (Enlace externo)
El Loira en bicicleta (Enlace externo)

Por el camino de sirga del canal de Borgoña

Conocido por los cicloturistas, el Tour de la Bourgogne à vélo (la Vuelta Ciclista a Borgoña) es un circuito de 872 km que permite descubrir la región y su rico patrimonio histórico, gastronómico y vinícola. En este largo itinerario en bucle, varios tramos merecen por sí solos un desvío: las familias pueden optar por el Canal de Bourgogne à vélo, un itinerario fácil (cuenta 4 días) totalmente seguro desde Auxerre hasta Dijon, por el camino de sirga que bordea el canal. ¡Bucólico! No faltan lugares para que los niños estiren las piernas: la abadía románica de Fontenay (fundada en 1118), el sitio histórico de Alesia donde el líder galo Vercingetorix depuso sus armas ante el César, la ciudad medieval de Châteauneuf-en-Auxois y el castillo de Commarin son pausas bienvenidas que alimentarán la imaginación de los niños.

El Canal de Borgoña en bicicleta (Enlace externo)

Un día en bicicleta alrededor de Lyon

Esta etapa de la ViaRhôna (la gran VéloRoute que une el lago Lemán con el Mediterráneo) juega hábilmente con las principales vías de la metrópoli lionesa para ofrecer a las familias un recorrido fácil y señalizado que une los grandes parques y lagos de Lyon. Entre Jons y el centro de Lyon, a lo largo del canal de Jonage, las bicicletas circulan por vías verdes seguras. Las familias pueden hacer un picnic en el Gran Parque de Miribel-Jonage: bien conocido por los lioneses, se trata de un parque de 2.200 hectáreas, de las cuales 350 son acuáticas, donde se pueden practicar todo tipo de deportes acuáticos y nadar. De vuelta a Lyon, planifica una escapada al inevitable Parque de la Tête d'Or, el auténtico pulmón de Lyon: los niños podrán descubrir los animales del gran zoo. Cuenta 1h45 por trayecto entre Lyon y Jons.

ViaRhôna de Jons a Lyon (Enlace externo)
Zoo de Lyon (Enlace externo)

En calas y pinares alrededor de Sables d’Olonne

¿Conoces la Vélodyssée? Este itinerario ciclista de 1.200 km (en la ruta EuroVélo n°1) une Roscoff, en el extremo norte de Bretaña, con Hendaya, una pequeña ciudad del País Vasco. Como anticipo, las familias pueden probar un tramo de un día (3 horas de bicicleta) a lo largo de las grandes playas del País del Loira, en el Océano Atlántico. Empezando por Les Sables d'Olonne, cerca del mar, las playas y las calas rocosas. Adosado a un bosque de pinos, el itinerario te llevará a las interminables playas de arena de La Tranche sur Mer: castillos de arena, cometas y surf son tuyos.

La Vélodyssée (Enlace externo)

Playas que desembarcan en el Monte Saint-Michel

Bienvenido al corazón del Bocage (pequeños setos irregulares) normando. Aquí, las verdes praderas se codean con inmensas playas. La ruta comienza en Arromanches, lugar de la batalla de Normandía en 1944. Dando la espalda al Canal de la Mancha, se pedalea hacia el sur para llegar a Bayeux y luego a Viré, a través de los campos y los pequeños pueblos normandos. Desde Viré, una vía verde se ofrece a los ciclistas hasta el Monte Saint-Michel. Aparte de algunas carreteras que hay que cruzar, el itinerario no tiene ninguna dificultad y es muy adecuado para las familias con niños pequeños en bicicleta. Mención especial merece la llegada a la bahía del Monte Saint-Michel: desde Ducey, su silueta se revela mientras el bocage da paso a las praderas de sal. Un lugar mágico. Cuenta con una semana de ciclismo con niños, sin forzarlos.

Véloroute Playas del Desembarco - Mont Saint-Michel (Enlace externo)
Una opción, en 3 días y 2 noches alrededor del Monte Saint-Michel (Enlace externo)

A lo largo de los canales secretos de Alsacia

Para una escapada de unos días, diríjete a Saverne, la Ciudad de las Rosas y su Castillo de Rohan. Por aquí pasa la ruta EuroVélo nº 5, que recorre el canal Marne-Rhine en el valle de Zorn. Una vía verde muy agradable para llegar a Estrasburgo: ¡una de las ciudades más aptas para el uso de la bicicleta en Francia te abre sus puertas sobre dos ruedas! A continuación, la ruta sale de la capital alsaciana hacia el oeste, a lo largo de las orillas del Ill y del canal de Bruche, construido por Vauban. Esta etapa de la EuroVélo n°5 se detiene en Soultz-les-Bains, pero se puede terminar el bucle y volver a subir a Saverne, unos veinte kilómetros más adelante. Cuenta 73 km para la ruta de Saverne a Soultz-les-Bains vía Estrasburgo.

EuroVelo 5 - Mosela / Alsacia (Enlace externo)

El Finisterre, de un lado a otro

Nos encontramos en Roscoff, en el norte de Bretaña. Orientada al norte, frente a la isla de Batz, esta antigua ciudad corsaria está llena de historias de piratas y contrabandistas. Suficiente para excitar la imaginación de los niños... antes de subir a la bicicleta y dirigirte al sur de Bretaña. Un viaje por el interior hasta Concarneau, a 147 km, que puede dividirse en una semana de ciclismo con días fáciles (entre 15 y 30 km de ciclismo por día), en vías reservadas a bicicletas: a lo largo de antiguas líneas ferroviarias transformadas en vías verdes, podrás sumergirte en el Finisterre a través de sus bosques, sus ciudades tradicionales como Morlaix y Carhaix-Plouguer, y las Montagnes noires, un macizo bretón que culmina... a 318 metros de altitud. Un concentrado de Bretaña, donde se puede disfrutar todos los días de crêpes a la hora de la merienda.

Vía 7 Bretaña - Roscoff a Concarneau (Enlace externo)

Playas inmensas del Médoc y bosques de pinos hasta donde alcanza la vista

Desde Andernos-les-Bains hasta Soulac-sur-Mer, el extremo norte del Médoc, hay largas playas de arena bañadas por el océano Atlántico y bordeadas por bosques de pinos. Cuatro días de ciclismo serán suficientes para llegar de Andernos a Soulac (cuenta entre 20 y 40 km por día). En el muelle del Verdon, en la punta del Médoc, el transporte de la bicicleta es gratuito hasta Royan. Desde allí, se puede llegar fácilmente a Burdeos en tren. Para hacer un bucle desde Burdeos, puedes tomar el tren hasta Arcachon, y empezar en esta ciudad la ruta en bicicleta (Enlace externo) .

La ruta de la Gironda en bicicleta (Enlace externo)

De Versalles a Rambouillet, en el valle de Chevreuse

¿Quieres respirar aire puro a pocos kilómetros de París? Con un rápido viaje en el RER, estarás en Versalles. Además de visitar su famoso castillo, la ciudad ofrece un punto de partida para un paseo en bicicleta por el suntuoso valle de Chevreuse. Entre Versalles y Saint-Rémy-lès-Chevreuse (24 km), la ruta transcurre principalmente por carriles bici. A continuación, se llega a Rambouillet (29 km). De camino, no te pierdas el bonito Castillo de Breteuil, con su parque de 75 hectáreas. Merece la pena visitarla para los niños, ya que es el escenario de los cuentos de Perrault. Este itinerario, de un día o dos, permite salir fácilmente de París en tren, con tu bicicleta bajo el brazo. Sigue un tramo de la ruta de la Véloscénie, una ruta ciclista que une París con el Monte Saint-Michel.

La Véloscénie (Enlace externo)

Entre Cannes y Niza, el punto culminante de la Costa Azul

Cannes, Juan les Pins, Antibes, Cagnes-sur-Mer, Niza: desde el Golfo de la Napoule hasta la Bahía de los Ángeles, es un tramo del Mediterráneo cuya fama ha dado la vuelta al mundo. Se sale de Cannes por la Croisette en la carretera de la costa: el itinerario alterna entre carriles bici y tramos compartidos, a veces con coches pero más a menudo con otros usuarios de movimiento lento (peatones, patinadores...). En Antibes, las familias pueden hacer una parada en el parque Marineland: el gran parque zoológico marino de la Costa Azul, con varios acuarios, un delfinario y un parque acuático infantil. La Promenade des Anglais es la vía de entrada a Niza, tras un recorrido de 35 km en bicicleta accesible para todos.

El Mediterráneo en bicicleta (Enlace externo)

El vuelta del Cabo de Córcega

Si el Cabo de Córcega es una delicia para los senderistas, sobre todo gracias a las impresionantes vistas que sus cumbres ofrecen sobre el Mediterráneo, también es una meca para el cicloturismo. Aunque no es muy difícil, no se recomienda para familias con niños pequeños que pedaleen solos, ya que las carreteras están compartidas con los coches: el ciclismo en Córcega está mejor reservado para quienes viajan con adolescentes, o con niños pequeños en un carrito detrás de la bicicleta de sus padres. Elige hacer esta ruta en dirección de Bastia a Saint-Florent: ¡así siempre irás por el lado del mar! Cuenta con unos 120 km para todo el recorrido del Cap Corse.

Ciclismo en Córcega (Enlace externo)

Maravillas naturales en la Bahía de Somme

Perfectamente llana, salvaje y poblada por miles de animales, como las focas, la Bahía de Somme ofrece un magnífico entorno para los ciclistas principiantes. Un tramo de la ruta EuroVélo n°4 (que recorre toda la costa norte francesa, de Roscoff a Dunkerque) pasa justo por sus orillas. Por ejemplo, puedes comenzar una ruta en Cayeux-sur-Mer. En la orilla del mar, la bicicleta llega hasta la Punta de Hourdel. A continuación, se recorre la Bahía del Somme hasta Saint-Valéry-sur-Somme y luego Le Crotoy. Es el momento de entrar en el Parque del Marquenterre: paraíso de los observadores de aves, sus 200 hectáreas de dunas, bosques y marismas lo convierten en un lugar inolvidable para un paseo en plena naturaleza. Cuenta con una jornada de ciclismo para ir de Cayeux-sur-Mer al Parque del Marquenterre (algo más de 30 km).

El Somme en bicicleta (Enlace externo)
La Vélomaritime - EuroVélo 4 (Enlace externo)
Parque de Marquenterre (Enlace externo)