10 bahías francesas para contemplar sin moderación

Nada supera el placer de contemplar paisajes impresionantes. Y Francia tiene mucho para sorprenderte en este sentido: desde el océano Atlántico hasta el mar Mediterráneo, desde el mar Tirreno al sur de Córcega hasta el mar Caribe en las Antillas francesas, pasando por el océano Pacífico en Nueva Caledonia... ¡Hay mucho para quedarse con la boca abierta! Descubre nuestra selección de los más bellos golfos y bahías para admirar sin freno, con el pelo al viento.

La bahía de Somme en Altos de Francia, la más natural

Dunas, bancos de arena, marismas y praderas salinas.... Y además focas que se bañan a pocos metros de la orilla y más de 360 especies de aves migratorias que pasan cada año... La bahía de Somme, en Altos de Francia, es un lugar excepcional para el paseo y la observación, clasificado como reserva natural. Aquí, el río se une al Canal de la Mancha a través de un largo estuario de más de 70 kilómetros que se puede recorrer a pie, en bicicleta o en canoa-kayak, como si estuvieras inmerso en un gran paisaje en movimiento.

Bahía de Somme (Enlace externo)

La bahía del Mont Saint-Michel, entre Normandía y Bretaña, la más extraordinaria

¡Una maravilla! Entre Normandía y Bretaña, el Monte Saint-Michel se alza, como un espejismo, en el corazón de una inmensa bahía invadida por las mareas más altas de Europa. Cuando, por unas horas, el Mont y su abadía se convierten en isla, el espectáculo es grandioso. Incluso con la marea alta, se puede llegar al lugar por una pasarela. Y con la marea baja, cruzar la bahía es una experiencia inolvidable. La oportunidad de que te cuenten, descalzo en la arena, las leyendas de este lugar único en el mundo.

Bahía del Monte Saint-Michel en el lado de Normandía (Enlace externo)
Bahía del Monte Saint-Michel lado Bretaña (Enlace externo)

La bahía de Quiberon, en Bretaña, la más vigorizante

El olor yodado de las algas, el gorjeo de las gaviotas y, frente a la extensa península de Quiberon, las islas lanzadas al mar como coronas de flores... Belle-Ile, Houat y Hoëdic son las tres joyas de la bahía de Quiberon, que junto con el golfo de Morbihan y sus encantadores islotes forman un lugar de fama mundial en el sur de Bretaña. Yendo hacia el norte, la más marítima de las regiones francesas atesora bahías, cada una más bella que la otra: Audierne, Douarnenez, Morlaix, Saint Brieuc o Saint-Malo... Y para ti, ¿cuál será la favorita?

Bahía de Quiberon (Enlace externo)
Golfo de Morbihan (Enlace externo)

La bahóa de Pouliguen o bahía de la Baule en Loira Atlántico, la más náutica

Entre Pornichet y Le Pouliguen, la Baule extiende su larga playa de arena a lo largo de 9 kilómetros al final de una bahía perfectamente circular. Clubes de playa y las coloridas cabinas, actividades deportivas acuáticas y restaurantes ofrecen entretenimiento con los pies en el agua, mientras que en el terraplén se puede pasear o ir en bicicleta con la isla des Evens a la vista. Enclavadas en las calles detrás del paseo marítimo, las hermosas villas Art Decó o Belle Epoque nos hacen retroceder en el tiempo, a la sombra de altos pinos.

Bahía de La Baule (Enlace externo)

La bahía de San Juan de Luz en el País vasco, la más resguardada

Desde la cima de la Rhune, el punto más alto del País Vasco, al que se puede llegar en un pequeño tren de cremallera, el panorama se abre a 360° sobre las landas y el Atlántico. La bahía de San Juan de Luz forma parte del paisaje, tranquilo y bien protegido de las olas del mar por el gran espigón de Socoa y los diques de Sainte-Barbe y Artha. Recomendamos un paseo, no necesariamente en zapatillas, por la gran playa hasta el Fuerte pasando por el pequeño puerto de Ciboure. Combínalo con un viaje en el Passeur, el barco de paseo de la bahía.

Bahía de San Juan de Luz (Enlace externo)

La bahía de la Ciotat en Provenza, la más destacada

Entre Marsella y Toulon, la Provenza ofrece una de las bahías más bellas del mundo, la última de Francia en unirse al selecto club que las distingue. La bahía de La Ciotat, apodada golfo del Amor, solo merece superlativos. Desde el Bec de l'Aigle hasta la Pointe du Défens, es un desfile de calas situadas al pie de acantilados dorados, de caletas bañadas por aguas turquesas. Frente a la Ile Verte, las calas del Grand y Petit Mugel son muy populares para hacer picnic, con unas vistas impresionantes.

Bahía de la Ciotat (Enlace externo)

La bahía des Anges en la Costa Azul, la más balnearia

¿Quiénes son estos ángeles? Tal vez, si creemos en la leyenda, fueron ellos los que pusieron allí a Adán y Eva, expulsados del paraíso, cuidando de elegir para ellos el más dulce de los lugares... Desde el Cap d'Antibes hasta Niza y su mítico paseo de los Ingleses, la bahía de los Ángeles no podría encontrar un nombre más hermoso, a lo largo de la Costa Azul bañada por el gran azul. Desde los montaña desde donde contemplar el Mediterráneo">pueblos encaramados del interior de Niza, Saint-Paul de Vence o Eze, se puede abarcarlo en todo su esplendor e incluso se puede ver hasta el golfo de Saint-Tropez.

Turismo de Niza (Enlace externo)

El golfo de Porto en Córcega, el más ardiente

Acantilados de granito rojo que se sumergen en un mar Mediterráneo de un azul intenso con los embriagadores aromas de una vegetación bañada por el sol... Catalogado como patrimonio de la Unesco, el golfo de Porto, en el sur de Córcega, es aún más impresionante al atardecer. Desde las caletas de Piana hasta la península de Girolata y la reserva natural de Scandola, la carretera costera que serpentea por la ladera de la montaña ofrece una multitud de picos vertiginosos y miradores con mágníficas vistas.

Visita Córcega (Enlace externo)

La bahía de Fort-de-France en Martinica, la más exótica

Esta bahía, también llamada de los Flamencos, se descubre mejor desde el mar, embarcando por ejemplo en la lanzadera que une varias veces al día el vibrante Fort-de-France con el tranquilo pueblo de Trois-Ilets. Al norte, los Pitons du Carbet, populares entre los senderistas experimentados, atrapan el cielo azul. Al sur, el cabo Salomón revela las playas de Anses d'Arlet, un paraíso para el buceo y la observación de tortugas. No sabrás qué elegir...

Bahía de Fort-de-France (Enlace externo)

La bahía de los Saintes en Guadeloupe, la más paradisiaca

No hay nada más hermoso que una llegada junto al mar turquesa del Caribe en la bahía de Les Saintes, esta cadena de islas en miniatura frente a la costa de Guadalupe. A la vista de Terre-de-Haut, a un lado está la punta Coquelet, al otro el Pain de Sucre. Entre ambos, una franja de ensenadas de arena se asienta al pie de verdes colinas salpicadas de casas de muñecas multicolores. No hay coches en la isla. Así que, en bicicleta o en scooter, subirás al Fuerte Napoleón para disfrutar de otra impresionante vista de la bahía.

Les Saintes (Enlace externo)