Bicicleta y quesos: 7 rutas para un ciclismo gourmet

¿Qué te parece un tour de France por sus quesos? Para combinar los placeres de un paseo en bicicleta con la degustación de quesos, sólo tienes que elegir entre las 123 rutas señalizadas "Vélo
et Fromages" (bicicleta y quesos): más de 8.000 kilómetros de carreteras aptas para el ciclismo y cerca de 1.500 lugares dedicados al queso para pedalear y disfrutar. Desde las mesetas de Aubrac, donde se elabora el queso de Laguiole, hasta los Préalpes d'Azur, donde se maduran las cabritas frente al Mediterráneo, pasando por la cuna del crotín de Chavignol, en el borde del Loira, o los volcanes de Auvernia
y sus cinco DOP, ¡aquí tienes 7 hermosas escapadas al corazón del "savoir-faire" francés!

Entre manzanos y mansiones en la carretera de Livarot, en Normandía

¿Estás preparado para sentir la naturaleza? A un paso de Deauville, el Pays d'Auge despliega kilómetros de praderas donde florecen los manzanos, las casas con entramado de madera y... las vacas lecheras. Una naturaleza generosa que se puede explorar en bicicleta por los pequeños caminos hundidos que atraviesan el bocage. Desde Mézidon-Canon, una bonita ruta de 70 kilómetros por la carretera de la Basílica de Lisieux ofrece los quesos AOP de Normandía en una meseta. En Livarot, cuna del queso homónimo, la quesería Graindorge ha instalado un "pueblo del queso" donde se puede asistir a la elaboración de las estrellas de la región. El queso de Livarot está rodeado a mano con juncos naturales, el de Pont-l'Evêque se lava al principio de la maduración... En familia, no nos perdemos ni un minuto de la receta de los dos quesos del Pays d'Auge DOP. Uno es redondo y amarillo-naranja, el otro cuadrado y blanco, ¡una oportunidad para dar una lección de geometría a los más pequeños!

En el país del Laguiole, en Occitania

¿Lo sabías? Laguiole no es sólo el famoso cuchillo del Aveyron, sino también un queso. Para probarlo en todas sus formas, dirígete a las mesetas de Aubrac en bicicleta. En una versión deportiva con un itinerario de 109 kilómetros, o en una versión lenta con un bucle de 30 kilómetros alrededor de Laguiole, ¡todos los caminos llevan al queso! Para entrar en materia, empezamos en la cooperativa Jeune Montagne, donde seguimos la producción de los preciados quesos de leche cruda: Laguiole envejecido durante 24 meses o Laguiole Grand Aubrac, ¿serás capaz de reconocerlos? Para ver las famosas vacas de Aubrac con sus ojos negros, sigue hasta las granjas y cooperativas donde otros aromas a queso despiertan el apetito, Fourmette de la Viadène o Thérondels. En el mercado tradicional de Mur-de-Barrez, afina tu paladar con estas especialidades: aligot, puré de patatas con tomme fresco de Aubrac o pastel de Tome de Carladez, ¡el queso reserva muchas sorpresas en Aveyron!

En el corazón de los volcanes del Cantal y de las 5 DOP de Auvernia

Altas mesetas basálticas (las "planèzes"), circos y un extraño pinar encaramado: ¡bienvenido al macizo de Pinatelle, en el corazón de los volcanes del Cantal! Con este itinerario dedicado a las especialidades queseras, sólo se recorre una pequeña parte de la gran travesía en bicicleta de montaña del Macizo Central (100 kilómetros), pero con etapas ricas en sabor. Cantal es la cuna del ancestral queso AOP Cantal, que ya era apreciado en tiempos de los romanos, pero también se pueden degustar otros cuatro quesos AOP de Auvernia: Salers, Bleu d'Auvergne, Fourme d'Ambert y Saint-Nectaire con su buen sabor local. En la Grange de la Haute Vallée, en Murat, se puede aprender que la DOP Salers se elabora únicamente en cubas de castañas. Y en las Fromageries occitanes de Saint-Flour, podrás degustar el Fourme d'Ambert, el queso azul más suave de Auvernia, elaborado con leche de vacas alimentadas exclusivamente con pasto en la zona de la denominación.

El Loira a lo largo del crottin de Chavignol

¿Y si bajamos el curso del Loira, siguiendo la ruta del crottin de Chavignol? Desde el Cher hasta el Loiret, puede recorrer parte de la EuroVélo 6 (135 kilómetros) a ritmo tranquilo en busca de las cabras alpinas que han sustituido a las cabras comunes de la región de Sancerrois, ya extinguidas. Una buena manera de concienciar a los niños de la necesidad de respetar la biodiversidad. Cabras, pero también ovejas, burros, pollos, vacas, conejos... En la granja de cabras de Guenetin, en Thauvenay, se descubren en una meseta: conocerás a los animales de la granja antes de probar los diferentes grados de maduración del rey de los crotones, semiseco, azulado, azulado o planchado... Y como en Francia el queso, gastronomía y buenos vinos van de la mano, te recomendamos una parada en la casa de la familia Bourgeois en Chavignol, donde Jean-Marc Bourgeois reinterpreta los clásicos de la región de Sancerre. Tallarines gigantes de Chavignol con mantequilla de nuez moscada o "salade des Damnés" con cromesquis de Chavignol empanados con avellanas tostadas. Un plato que suele ir acompañado de un vino de Sancerre.

Una vuelta al Jura en bicicleta por las queserías del Comté

Oler la paja recién cortada, distinguir el trébol blanco, la hierba azul y otras hierbas de los pastos, visitar una "catedral del queso" donde se maduran las ruedas de queso... En el corazón del Jura, embarcamos en un gran viaje sensorial en la tierra del Comté con un recorrido de 155 kilómetros accesible a todos. Por una vez, empezamos con el plato fuerte, la flamante Maison du Comté en Poligny. En siete secuencias, la visita inmersiva revela los entresijos de este queso eco-responsable antes de tiempo: desde hace 700 años, los ganaderos reúnen su leche en queserías cooperativas, las "fruitières". La quesería Val de Loue, en Grange de Vaivre, tiene una producción 100% ecológica: Comté, pero también Morbier, Tome, Raclette, mantequilla... ¡en los caminos del Comté la monotonía! Por último, iremos a probar algunos productos gourmet como las rillettes de ternera Angus en la Ferme du Vieux Chemin de Marnoz.

El queso Munster y su metamorfosis en los Vosgos

Con salida desde Sélestat, es un recorrido en bicicleta muy pequeño (15,7 kilómetros) en el valle de un gran queso. En los bosques del Val d'Argent, a medio camino entre Colmar y Estrasburgo, el mineral no se extrae desde hace varias décadas, pero el queso Munster se sigue elaborando con leche cruda de los Vosgos, madurada en tablas de abeto de los Vosgos. ¡Un queso DOP con delicioso olor a su tierra! Podrás pasear de un mercado de agricultores a otro antes de subir a las posadas de las granjas y sus rebaños de vacas. En la mesa, el queso Munster se presenta en todas sus formas, solo, con semillas de alcaravea o incluso como postre. Servido como un queso blanco fresco, se acompaña de nata fresca, azúcar y kirsch (alcohol de cereza blanca), ¡un buen resumen gastronómico de Alsacia!

Alrededor del Col de Vence, el queso de cabra y los aromas de Provenza

Alrededor del col de Vence, es mejor tener buenas piernas para subir por el camino de cabras entre mesetas desérticas, pueblos encaramados y baous, estos acantilados con cimas planas. Podrás elegir entre dos itinerarios, uno de 55 kilómetros con un desnivel positivo de 1.034 metros, y otro más deportivo de 86 kilómetros y 1.737 metros de desnivel: ¡la ruta del queso merece el esfuerzo en la tierras del interior de Niza! Antes de iniciar uno de los caminos, no dejes de admirar el entorno medieval de Vence y sus vistas panorámicas sobre el mar. En la granja de Courmettes, en Tourrettes-sur-Loup, 80 cabras gamuzas alpinas pastan frente al Mediterráneo en el corazón del parque natural regional de los Préalpes d'Azur. Entre febrero y noviembre, su leche se procesa a diario bajo la dirección de Bruno Gabelier, un pastor-poeta: quesos frescos o madurados, con pistou, cebollino o pasta de aceitunas, ¡elige el sabor de Provenza que más te gusta! En Saint-Jeannet, vacas, cabras y ovejas comparten los pastos del GAEC Eleveurs du Baou. Queso de cabra con arándanos o queso de oveja con pimienta, ¡para unos quesos con muchos colores!