11 buenos planes para que los niños adoren la ciudad

Cómo convencer a tus hijos para que te sigan alegremente en tus paseos urbanos por Francia. Sólo tienes que elegir entre los increíbles lugares y actividades que imaginan las ciudades cada vez más verdes. Soñar frente a las extraordinarias máquinas de Nantes, sumergirse en el arte en Marsella, izar una vela en Lorient o conducir por el planeta Marte en Toulouse... Nuestros 11 favoritos para recargar las pilas en familia, al ritmo de la cultura y la naturaleza.

En Lorient, iniciarse en las regatas oceánicas en la Cité de La Voile Eric Tabarly

¡Uuuuua, qué grandes son estos multicascos! En Lorient, La Base, puerto base de los grandes equipos de regatas oceánicas, podrás ponerte la marinera y navegar al ritmo de la Cité de la Voile Eric Tabarly. Prepara tu barco, surfea virtualmente las olas a bordo de un trimarán o pilota modelos a escala de veleros: ¡hay mucho para entusiasmar a tus pequeños marineros! ¿Aún quieres izar la vela? Podrás repasar tus habilidades durante un paseo por el puerto en un velero en compañía de un patrón, y si el suelo aún se balancea bajo tus pies, puedes afrontar un último reto: subir a la Tour des Vents, de 38 metros de altura, ¡y volver descendiendo en tirolina sobre las olas a 60 km/h.! Como bonus, en la cima, un panorama impresionante sobre Belle-Ile y la isla de Groix.

Cité de la Voile Eric Tabarly (Enlace externo)
Visita Lorient, en Bretaña (Enlace externo)

En Marsella, nadar en el arte con una inmersión total en el Museo Cosquer

Rumbo a Marsella en primavera para que los niños se enamoren tanto de la ciudad como de la cultura. Para ello, marcamos todas las casillas de los grandes eventos que inundan la capital foceana. A partir de junio, nos sumergimos bajo el mar con el museo Cosquer que restituye la famosa cueva decorada submarina descubierta frente a la costa de las calanques con unas 500 obras de arte rupestre. Y a partir de marzo, podrás intentar desvelar el misterio de la sonrisa de la Mona Lisa con una exposición interactiva organizada en el Palacio de la Bolsa. Siempre que puedas nadar 200 metros, tanto los jóvenes como los mayores pueden ponerse las aletas para explorar el Museo Subacuático, donde diez esculturas que forman un arrecife artificial nos invitan a reflexionar sobre la protección del medio ambiente.

Museo Subaquatique (Enlace externo)
Museo de la Cueva de Cosquer en la Villa Méditérrannée (Enlace externo)
Visita Marsella (Enlace externo)

En Lille, jugar a ser marinero de agua dulce en el río Deûle

Caminar por una ciudad puede resultar agotador para sus piernecitas. Así que en Lille, mezclaremos visitas a pie y paseos tranquilos por el agua. Al pie de la Ciudadela Vauban, la base "Marin d'Eau Douce" te anima a realizar un crucero con barcos eléctricos de alquiler sin licencia. ¡Felices estarán tus atrevidos y audaces marineros! Después de visitar el Parque de la Ciudadela, el Zoológico de Lille o Cita Parc y sus atracciones temáticas de naturaleza, podrás relajarte a lo largo del Canal de Deûle y sus jardines. En el puerto de Wambrechies, un capitán de la asociación náutica lleva a los pasajeros en un viaje entre auténticos pueblos y rincones encantadores del campo. ¡No olvides probar el antiguo tranvía de los años 20 que ha vuelto a funcionar en el camino de sirga!

Marin d'Eau Douce (barcos eléctricos) (Enlace externo)
Paseo por Wambrechies (Enlace externo)
Visita Lille (Enlace externo)

En Toulouse, explorar el planeta Marte en La Cité de l'Espace

Está todo: el color del ladrillo, el cráter de arena y las rocas. Con el nuevo "Terrain martien" (Terreno marciano) de la Cité de l'Espace de Toulouse, los aprendices de astrónomos pueden sumergirse en el universo del planeta Marte y seguir las aventuras de los rovers Perserverance y Zhurong como si estuvieran allí. Una razón más para visitar la capital de la aeronáutica con tus hijos. Entre experimentos interactivos en la Cité de l'Espace, viajes simulados a bordo de aviones históricos en el museo Aeroscopia y misiones dignas de los pioneros de Aéropostale en el Envol des pionniers, las nuevas generaciones tienen muchos retos que afrontar para la ciencia. Y ¿serás capaz de lanzar un cohete o pilotar un Super Guppy?

Cité de l'Espace (Enlace externo)
Aeroscopia (Ancient Wings) (Enlace externo)
Envol des pionniers (Enlace externo)
Visita Toulouse (Enlace externo)

En Burdeos, embarcar entre mar y tierra en el MMM

En Burdeos, uno de los principales puertos del siglo XVIII, el océano te invita a hacer grandes descubrimientos en el corazón de la ciudad en el MMM, el Museo Mer Marine. A orillas del Garona, es el mayor museo marítimo privado, con unos 10.000 objetos marinos, entre los que se encuentran barcos de tamaño natural y un recorrido lúdico. ¡Subamos a bordo! Tus marineritos se turnarán para navegar con exploradores, con el comandante de un portaaviones o incluso con piratas. Y como tienen espíritu marinero, podrán subir inmediatamente a un Bat3, el transbordador fluvial con aspecto de catamarán, para navegar hacia la orilla derecha. En Lormont, en la granja Iris, de vuelta al suelo de las vacas entre burros, ponis, ovejas, cabras, gallinas y cobayas.

Museo Mer Marine (Enlace externo)
Visita Burdeos (Enlace externo)

En Bayona, hundir los dedos en un tarro de chocolate

¿Les gustó a tus hijos la película "Charlie y la fábrica de chocolate"? Les encantará visitar Bayona con el tema del chocolate. Empezando por el museo Taller del Chocolate en Bayona y su divertido recorrido para descubrir el grano de cacao. ¿Sabías que se utilizaba para elaborar la bebida favorita de los aztecas? ¿Y que los primeros "chocolateros" de Francia, iniciados en los secretos de la elaboración del cacao, se instalaron en Bayona en el siglo XVII? Mientras observamos a los chocolateros preparar ganaches y pralinés, nos morimos de ganas de que llegue la sesión de cata: ¿podrán sus pequeñas bocas distinguir un grand cru de Madagascar de un Kiretsa extra con 97% de cacao?

Atelier du Chocolat (Enlace externo)
Visita Bayona (Enlace externo)

En Lyon, disfruta de una película en el Museo Cinéma et Miniature

¿Te estás haciendo una película en la capital de la Galia? Pues claro, ¡el cine ha nacido en Lyon! Siguiendo los pasos de los hermanos Lumière, los pioneros, podrás descubrir lo que se esconde tras los bastidores con el Museo del Cine y de la Miniatura, único en Francia. Alojado en el bello edificio de la Maison de l'Avocat, clasificado por la Unesco, podrás pasearte entre más de 400 objetos utilizados en los rodajes, algunos de los cuales han sido restaurados en los talleres de la empresa: el traje de Superman, los triceratropos de Parque Jurásico o incluso una maqueta de la Reina Alien oculta tras una cortina para evitar las almas sensibles. Pero los curiosos tanto jóvenes como mayores no se perderán ni un detalle de la colección de escenas en miniatura más realistas, desde el teatro hasta el desván de Nueva York y los esqueletos del Museo de Historia Natural. ¡A comparar con los del ineludible Museo de las Confluencias!

Museo del Cine y de la Miniatura (Enlace externo)
Visite Lyon (Enlace externo)

En Estrasburgo, despierta tu alma investigadora en el Vaisseau

En Estrasburgo, entre dos paseos en barco por el Ill, ¿por qué no echar el ancla en el Vaisseau? Atracada en la península André Malraux, esta miniciudad de la ciencia (¡4.200 m²!) lo tiene todo para cautivar a las tribus con sus espacios interactivos dedicados a los niños de 3 a 15 años. Después de todos estos experimentos, hay un momento de tranquilidad en el gran jardín educativo de 5.000 m² para seguir observando entre la colmena de abejas y el refugio de los erizos.

Le Vaisseau (Enlace externo)
Visita Estrasburgo (Enlace externo)

En París, soñando como príncipes y princesas en el Palacio de la Marina

¡Cuánto oro! Los pequeños príncipes y princesas se divertirán en la fabulosa decoración del siglo XVIII del Palacio de la Marina de París, recientemente abierto al público. Desde los salones de ceremonias hasta los pisos del mayordomo, escucha los auriculares interactivos: el "confidente" te susurra los secretos del antiguo almacén de muebles reales que se convirtió en el Ministerio de la Marina durante la Revolución Francesa: una mesa voladora que se puede ocultar, habitaciones que se esconden para espiar o servir, o frescos ocultos. En la logia, frente a la plaza de la Concordia, ¿podrás encontrar las huellas del robo del milenio? En 1792, las joyas de la corona desaparecieron en una noche: más de 10.000 piedras preciosas, entre ellas el famosísimo diamante blanco "Régent", hoy expuesto en el Louvre. ¿Por qué no cruzamos el jardín de las Tullerías para admirarlo?

Palacio de la Marina (Enlace externo)
Visita París (Enlace externo)

En Ruán, retrocede en la historia tras la pista de Juana de Arco

¿Visitar una mitoteca? No, no se trata de una broma, sino de una buena manera de animar a los niños a visitar Rouen tras las huellas de Juana de Arco. En el Historial Jeanne d'Arc, un espacio multimedia está dedicado al mito de la heroína, ¡una oportunidad para enseñar a los más jóvenes a buscar la información! Proyecciones, pantallas, mapeos en 3D... Durante un espectáculo en las salas del Palacio Arzobispal, grandes y pequeños también podrán dar su propio giro al juicio histórico que llevó a la rehabilitación de la heroína en 1456, 25 años después de su muerte en la hoguera. ¡Qué emociones! Nos consolamos con unas "lágrimas de Juana de Arco", una delicia típica de Ruán a base de almendras tostadas y caramelizadas recubiertas de chocolate.

Historial Jeanne d'Arc (Enlace externo)
Visite Rouen (Enlace externo)

En Nantes, realizar viaje(s) imaginario(s)

¿Preparado para el despegue? En Nantes, ¡todas las oportunidades son buenas para viajar virtualmente con niños! En el Museo Julio Verne, los más pequeños serán felices imaginándose a bordo de la cápsula habitada descrita por el escritor... un siglo antes de la conquista del espacio. Visiones premonitorias para reflexionar en el cercano Planetario, en una butaca con vistas al universo, antes de explorar el mundo onírico de las Machines de l'Ile. Súbete a lomos de un gigantesco elefante de 12 metros de altura que se mueve al ritmo de un motor híbrido eco-responsable, monta en una araña que teje su tela u observa a un colibrí libando... Yuuujuu, después de este viaje futurista, tómate un descanso en el Hangar à bananes.

El Viaje a Nantes (Enlace externo)
Visita Nantes (Enlace externo)