Insólito: 6 refugios naturales para jugar a los Robinsones modernos

¿Te apetece pasar algunos días al aire libre y largas noches bajo las estrellas? En verano, en Francia, la hostelería al aire libre despliega su alfombra verde para los amantes de la naturaleza. Al pie de las montañas o en plena campiña, en el corazón de un bosque o con los pies en el agua, te mostramos seis direcciones para jugar a ser trampero en pareja, en familia o con la tribu, desde Bretaña hasta la Costa Azul.

Entre el bosque de pinos y el mar en Provenza

¿Relajar los pies en el Mediterráneo a la sombra de los pinos de Alep, alcornoques y eucaliptos? Dirígete a las tiendas de lona y madera, caravanas y chalés del camping Huttopia "La forêt de Janas", entre Toulon y Bandol. En tierra, hay kilómetros de senderos señalizados para caminar, desde las 1.600 hectáreas del macizo de Cap Sicie hasta el sendero costero de Six-Fours. En el mar, puedes probar una serie de deportes acuáticos -el windsurf, el surf de remo, el kayak de mar- antes de dirigirte a las islas. La isla de Gaou, en el corazón de una reserva natural, o las islas de Embiez y Bendor, ¡tú eliges!

Camping Huttopia La forêt de Janas (Enlace externo)

Como un trampero en los bosques de Alsacia

¿Quién no ha soñado con jugar a ser trampero en el bosque? Entre "cahuttes", medio cabañas, medio tiendas de campaña, caravanas y chalets, ¡despertamos nuestra alma de pioneros en las 17 hectáreas de bosque alsaciano del camping Huttopia en Watwiller. Caminatas, búsquedas del tesoro, cursos de supervivencia con desafíos en la naturaleza y concursos de cabañas o iniciación al tiro con arco... En familia, grandes y pequeños podrán llenarse de aire puro antes de salir a descubrir Alsacia entre los pueblos en flor, rutas del vino y el parque natural regional de Ballons des Vosges. ¿Quién será el primero en divisar el Grand Ballon (1.427 metros)?

Camping Huttopia de Watwiller (Enlace externo)

En modo slow a orillas del río Loira

¿Y si aprovechamos las suaves orillas del Loira en modo Robinson? En el Slow Village Loire Vallée, en la Ile du Château, se vive junto al río de la mañana a la noche. Tiendas "vivac", refufios de lona y cabañas de madera se reparten por las tres hectáreas de la finca con una gran piscina laguna, para noches tan suaves como el clima. Cuando llega el día, todo está previsto para disfrutar del Río de los Reyes. Puedes recorrer las orillas en bicicleta para descubrir los castillos y los viñedos, pasear por el agua en canoa/kayak y sentarse bajo los robles de la guinguette "En Rouge & Loire" para contemplar el juego de luces sobre el río. ¡Royal!

Slow Village Loire Vallée (Enlace externo)

Con los pies en el gran Azul en la Costa Azul

¿Bungalows o cabañas de lujo sobre pilotes? En el Ecolodge L'Etoile d'Argens, en Fréjus-Saint Aygulf, el cámping es de 5 estrellas conservando su alma natural: su dominio arbolado se extiende en 11 hectáreas entre playas de arena fina, discretas calas y una laguna poblada por más de 200 especies de aves. Suaves paseos en kayak por el río Argens o excursiones en barco desde el puerto deportivo hasta Porquerolles o las islas de Lérins: entre los macizos de Maures y Esterel, ¡podrás disfrutar de toda la gama de colores de la Costa Azul!

Ecolodge L'Etoile d'Argens (Enlace externo)

Encaramado a un menhir en Bretaña

Una caravana encaramada a un menhir o tiendas de campaña una encima de la otra (superpausée) como extravagante oda al camping... ¡La Belle Folie hace honor a su nombre! En plena naturaleza, a un paso del golfo de Morbihan, este espacio alternativo ecológico nació de la imaginación de los bretones epicúreos amantes de la naturaleza. ¿Buscas actividades? Picoteamos en la agenda: conciertos, exposiciones, bailes, circo o clases de yoga antes de reunirse bajo el invernadero para disfrutar de la gastronomía del mercado. Y para recargar las pilas durante la noche estrellada, puedes chapotear en el baño nórdico, un gran barril con agua calentada a 39º ¡Este es el lugar perfecto para tener dulces sueños en el corazón del bosque!

La Belle Folie (Enlace externo)

Asomando la cabeza en la cima del Macizo de la Chartreuse

¿Buscas un soplo de aire fresco y vistas a la montaña? A 900 metros de altitud, en el corazón del Parque Natural Regional de la Chartreuse, podrás disfrutar de unas vacaciones en la naturaleza en el cámping de la Martinière. O mejor dicho, en casa de Céline y Brice, los propietarios de esta antigua granja que se empeñan en mantener un ambiente familiar. Talleres de escultura de jabón para niños, paseos por el jardín botánico en busca de las plantas del macizo o una visita al cercano museo de arte sacro de Arcabas: entre dos excursiones por las praderas de la montaña, podrás divertirse, aprender algo nuevo y disfrutar de los exquisitos platos del restaurante, ¡con sabores locales, por supuesto!

Camping de Martinière (Enlace externo)