Dijon: qué ver, qué hacer, qué comer, qué comprar

Dijon, la capital de los Duques de Borgoña, es una ciudad de arte e historia en la que la gastronomía y el art de vivre juegan un papel importante. El recorrido «Parcours de la Chouette» revela al visitante el patrimonio de la ciudad vieja, mientras que la ruta Grands Crus es perfecta para explorar los viñedos y catar los vinos más prestigiosos de la zona. Por su parte, los iconos gastronómicos de la ciudad: desde las grosellas al jamón y pasando por los caracoles o la emblemática mostaza, abarrotan mercados y restaurantes.
QUE VER

• El Museo de Bellas Artes, el único museo de Francia además del Louvre que se encuentra en un palacio principesco
• La amplia e histórica zona peatonal del centro de la ciudad
• El mercado Les Halles, diseñado por Eiffel, que cuenta con más de 250 puestos
• El Pozo de Moisés, una de las grandes obras maestras de la Borgoña medieval
• Los hôtels (mansiones) particulares con sus tejados policromados

QUE HACER

• Recorrer el sendero de la lechuza siguiendo las placas de latón situadas en el suelo
• Subir los 316 escalones hasta la terraza de la Torre Philippe Le Bon para disfrutar de sus impresionantes vistas de 360º
• Conducir un Segway para visitar el centro histórico de una manera original y divertida
• Comprar en el barrio antiguo, donde conviven lo estético y lo mercantil
• Visitar un viñedo a lo largo de la ruta Côte de Nuits Grand Cru para descubrir los vinos de Borgoña

QUE COMER

• Un Kir tradicional: 1/3 de crème de cassis de Dijon y 2/3 de vino blanco Aligoté
• Huevos «en Meurette», servidos sobre pan de ajo tostado con una salsa de vino tinto, beicon, cebolla y chalota
• Jambon persillé, jamón cortado en dados y hervido en vino blanco de Borgoña con mostaza y vinagre blanco
• Nonnettes: pequeños pasteles de pan de jengibre rellenos de mermelada
• Caracoles de Borgoña, servidos simplemente con una mezcla de mantequilla, perejil y ajo cortado muy fino

QUE COMPRAR

• Vino de Borgoña Côtes de Nuits: tinto, blanco o ambos
• Mostaza de Dijon, la tradicional o las variedades creativas
• Crème de cassis de Dijon, realizada exclusivamente con grosellas de Hautes-Côtes-de-Nuits
• Cassissines: pastas de fruta con licor de grosella
• Un recuerdo de «La Chouette» (la lechuza)

Para llegar más lejos: