7 experiencias de montaña para reconectarse con la naturaleza

Superarse a si mismo, salir de la zona de confort, maravillarse con la belleza del mundo que nos rodea: este invierno, nos tomamos el tiempo de disfrutar las montañas. En los Alpes, el macizo de los Vosgos, las montañas del Jura o los Pirineos, atrévete a salir de los caminos trillados para vivir una de estas 7 experiencias inolvidables en el corazón de la naturaleza.

Vivir la montaña de noche

La noche es tranquila, ruidos apagados por la nieve. Sólo tus pasos deslizándose en la nieve rompen el silencio. A veces se puede oír un grito a lo lejos, en un árbol. ¿Una lechuza, tal vez? Sobre ti, el cielo está maravillosamente estrellado: ¡la contaminación lumínica es tan baja en las montañas! Una experiencia para ser vivida sólo por una noche, por ejemplo durante una salida nocturna con raquetas de nieve, un vivac en la nieve, o un descenso nocturno de esquí: en Courchevel, en Savoie, o en Le Grand Bornand, en Haute-Savoie, ¡las pistas se iluminan por la noche! Y para una experiencia en el corazón de la naturaleza, diríjete al refugio Fond des Fours en Val d'Isère: sólo accesible en esquí de travesía, promete una noche lo más cercana a la naturaleza.

En los Vosgos, entre bosques y crestas, el guía de montaña Valéry Poirot te llevará a dar un inolvidable paseo nocturno desde La Bresse, no lejos de Gérardmer. En las alturas de Saulxures-sur-Moselotte, cerca de las laderas de Ventron, las estrellas parpadean sobre tu cabeza. Valéry Poirot te cuenta todos los secretos del cielo, especialmente los de la constelación de Orión, ¡la estrella de invierno!

Solicita a los operadores información sobre las condiciones de recepción en relación con las medidas sanitarias.

Refugio del Fond des Fours (Enlace externo)
Rand'Astro - Valéry Poirot (Enlace externo)

Tomar un baño en el bosque

¿Conoces el Shinrin-yoku? Esta medicina forestal, muy popular en Japón, invita a acercarse a la naturaleza, a redescubrir tu capacidad de autocuración. Cercana de la silvicultura, este arte de los baños del bosque consiste en conectar con los árboles y la vegetación que nos rodea.

En medio del invierno, cuando la naturaleza hiberna, esta experiencia es particularmente rica. Entre los abetos y las hayas, nos regalamos un viaje suave y silencioso. La nieve invita a observar las huellas de los animales, los cristales brillan en las ramas, y se camina con plena conciencia: un baño forestal 100% rejuvenecedor, para ser experimentado, por ejemplo, en los grandes bosques de los Vosgos o las montañas del Jura, pero también en algunas estaciones de los Alpes como Morzine o Chamonix, donde se puede disfrutar de una salida individual de 1h30 con un profesional.

Iniciarse en la conducción de trineos de perros

Si hay un macizo asociado a los perros de trineo, ¡es el Vercors! Desde Méaudre a Autrans, los equipos se entrenan y proponen salidas. Pero ahora es posible encontrar equipos en otros lugares, ya sea en los Alpes (en el Gran Macizo a la altura de Morillon, Contamines-Montjoie, Val Cenis o Chamonix), Haut-Jura, los Vosgos pero también en los Pirineos.

Las compañías de tiro ofrecen a los viajeros la oportunidad de aprender la disciplina durante medio día o cursos más largos. Empieza por conocer a la manada, compuesta por unos diez perros por trineo. Excitados ante la perspectiva del viaje, los perros ladran, y es con una alegre cacofonía que comenzamos el día. Una vez enganchados, nos instalamos en el trineo: es un paseo por los grandes espacios nevados.

Solicita a los operadores información sobre las condiciones de recepción y las medidas sanitarias.

Salir para un discreto safari invernal

¡Chist: la naturaleza está dormida! Paciencia, observación, silencio y asombro están en el programa de las excursiones naturalistas de invierno. En el corazón del Parque Nacional de la Vanoise, desde la estación de Pralognan-la-Vanoise, el guía de montaña y fotógrafo Pierre Descotes te lleva a conocer las especies emblemáticas del parque. Pasas la noche en una vieja cabaña de pastor a 2.000 metros de altitud, y por la mañana temprano, cuando el bosque se despierta, sacamos los teleobjetivos. Una caza fotográfica lo más cerca posible del ecosistema alpino.

Para excursiones naturalistas más clásicas, nos dirigimos a los Parques Nacionales: cuatro de ellos se encuentran en territorios de montaña. La Vanoise, el Parque Nacional de los Pirineos, el Parque Nacional de Ecrins y Mercantour. Por último, en todas las estaciones de Francia, se pueden encontrar guías naturalistas que estarán encantados de compartir la riqueza de su territorio, incluso en los Vosgos y el Jura donde hay Parques Naturales Regionales.

Contacta con los operadores para conocer las condiciones de acogida en relación con las medidas sanitarias.

Safari con el guía y fotógrafo Pierre Descotes (Enlace externo)

Ponerse a prueba en un curso de supervivencia en la montaña

¿Y si viviéramos una loca experiencia de supervivencia en la naturaleza? ¡En invierno es aún más increíble! Aprendes a construir un refugio, a hacer fuego, a encontrar tu camino en las montañas, a cruzar ríos con cuerdas, a aprender las técnicas básicas de primeros auxilios y a conocer las plantas silvestres que te rodean. Y aprendemos tanto de la naturaleza como de nosotros mismos. Intenso.

Los cursos son accesibles para todos los niveles, algunos se ofrecen a principiantes y otros a supervivientes experimentados. En los Alpes, probar en el valle del Giffre, en Morillon, en la meseta de Glières en Le Petit Bornand, en la Alta Saboya, en Courchevel o en Lans-en-Vercors. También puedes acudir a las estaciones de los Pirineos, que albergan cursos de supervivencia en la montaña, en particular en los alrededores de Font-Romeu: allí, puedes incluso vivir una experiencia de supervivencia "de gran frío". ¡Reservado para los más temerarios!

Contacta con los operadores para conocer las condiciones de recepción en relación con las medidas sanitarias.

Bucear bajo hielo

¿Tienes ganas de bucear bajo el hielo? Tienes que tomar altura para encontrar un lago helado. En los Alpes, diríjete al lago Tignes, al lago Montriond o al lago Sollières en Val Cenis. En los Pirineos, ve al lago de Balcère, en la estación de Les Angles au Capcir. Equipado con un traje de buceo, puedes sumergirte en agua helada gracias a un orificio excavado en el hielo. Unidos por una cuerda a un instructor durante toda la inmersión, disfrutamos de una inmersión mágica de unos veinte minutos: ¡no más, sería demasiado agotador para el cuerpo! Suficiente para experimentar el inmenso silencio que reina bajo el hielo, para soñar mientras se contempla el ballet de burbujas de aire, y para vibrar con la fauna acuática. Encantador.

Una variación: si el lago de Sollières no está congelado, puedes probar la ice floating (flotación en hielo): equipado con un traje de buceo grueso e impermeable, puedes flotar en el agua helada. ¡Dicen que relaja el cuerpo y la mente!

Contacta con los operadores para conocer las condiciones de recepción en relación con las medidas sanitarias.

Ice floating en Val Cenis (Enlace externo)

Superarse a sí mismo en una travesía de esquí con pulka

Para imaginarse en el Ártico, los aprendices de aventureros pueden embarcarse en una travesía de esquí-pulka. Con esquís de travesía, los valientes tiran detrás de ellos su pulka, un trineo que sirve de maleta y les permite llevar el equipo necesario para hacer vivac. Una actividad a practicar por ejemplo en las mesetas de Vercors, o en el valle de Clarée, en los Altos Alpes, pero todas las estaciones donde se puede hacer esquí de travesía se prestan a ello: ¡sólo hay que alquilar un pulka! En el Jura, una de las mayores zonas nórdicas de Europa, se puede incluso planear una travesía completa del macizo mediante el esquí-pulka desde la estación de Les Rousses.

Contacta con los operadores para conocer las condiciones de recepción en relación con las medidas sanitarias.