En bicicleta, en globo o a caballo... 6 experiencias para descubrir los viñedos de forma diferente

¿Explorar los viñedos franceses? Sí, pero de una manera diferente, a un ritmo suave, el de la vid desde la noche de los tiempos. A caballo por el pie del macizo de las Dentelles de Montmirail alfombrado de viñedos, en bicicleta por los "grands crus" clasificados de Burdeos o en globo sobre los Climats de Borgoña, te proponemos 6 maneras de descubrir los viñedos franceses lo más cerca posible de la naturaleza.

Recorrer los viñedos de Provenza a caballo

A la sombra del Ventoux, su gran vecino, el macizo de las Dentelles de Montmirail, es una joya para los amantes de los grandes espacios. Lo descubrimos a caballo durante un paseo con los viticultores de Rhonea. Entre crestas afiladas, pueblos aferrados a la roca como La Roque Alric y viñas en apretadas hileras, el terruño revela poco a poco sus secretos, tanto salvajes como domesticados. Tres denominaciones comparten el territorio del viñedo: Gigondas, Vacqueyras y Beaumes-de-Venise. Esta última también produce moscatel, el famoso vino dulce natural que se cultiva en la vertiente sur de las Dentelles.

Llegar en Kombi a las puertas de la región de Champagne

¿Te apetece explorar los viñedos en un VW T2 kombi? En Barzy-sur-Marne, a las puertas de la región de Champagne, la finca Lévêque Duhan ofrece viajes por los viñedos en uno de estos vehículos, que en su día fueron utilizados por el abuelo del actual propietario para entregar barriles a los comerciantes de Epernay y Reims. Una hermosa reconversión para la furgoneta favorita de los setenta. A través de las ventanas panorámicas, la vista se sumerge hacia las empinadas laderas que forman el recuerdo del viñedo: ¡Thibaud IV Conde de Champaña ya cultivaba la vid allí en el siglo XII!

En bicicleta por el corazón de los viñedos de Burdeos

Con las primeras luces del día, nos subimos a las bicicletas: ¡es el momento perfecto para pedalear por los viñedos! Entre las viñas, los viticultores ya están trabajando, los caballos arando al pie de las preciosas uvas. En la finca Château Smith Haut Lafitte, las uvas se cosechan a mano y se prohíben los productos químicos. La elaboración de este grand cru classé, considerado el "más grave de los graves", es un arte en sí mismo. Puedes meditar sobre la increíble epopeya de la vid de siglos paseando por el cercano Bosque de los Sentidos: 10 hectáreas de cabañas encaramadas, esculturas y jardines de plantas utilizadas para la fitoterapia, gran arte también...

Subir las colinas de Scherwiller en Alsacia

¿Tienes curiosidad por descubrir la viticultura biodinámica? Sube a la finca de Achillée, en las laderas de Scherwiller, en Alsacia. La familia Dietrich te presentará su bodega bioclimática, que es también la mayor construcción de paja y madera de Europa. La finca también ofrece degustaciones de sus vinos acompañadas de quesos y embutidos ecológicos o pequeños platos preparados por chefs locales. Riesling Scherwiller bio o "Quetsches alors", elaborado a partir de quetsches de cultivo biodinámico y Riesling, ¡la vid resplandece de ideas en Alsacia!

Picnic en el corazón de los viñedos del Valle del Loira

A la orilla de las hileras de vides, ha surgido una mesa a la sombra de los árboles frutales. En el corazón del viñedo de Chancay, en el Valle del Loira, Myriam nos invita a un picnic totalmente gourmet. Para acompañar los vinos de Vouvray y Chinon, nos propone un festival de sabores. Rillettes de pescado del Loira con azafrán, quiche tourangelle con rillettes de Tours y rillons de Touraine, quesos de cabra y nougat (turrón) de Tours, pastel con almendras, fruta confitada y mermelada de albaricoque... ¡Es difícil resistirse a los productos de la región de Touraine!

Sobrevolar los Climats de Borgoña en globo

Para conocer todo sobre los Climats de Borgoña, nada mejor que un vuelo en globo. Al amanecer o al final del día, despegamos suavemente en el aire puro, con los ojos clavados en los ondulantes viñedos de abajo. La luz ilumina poco a poco las hojas, el relieve y las tramas se revelan. Durante siglos, la mano del hombre ha ido modelando el paisaje de Borgoña, creando microterrenos que hoy se funden con los vinos. No intentes contarlos, hay 1.247, ¡todos clasificados por la Unesco! Y todos ellos están asociados a néctares, algunos de ellos muy famosos.