6 hoteles ecológicos para cuidarse en la naturaleza

¿Y si hacemos una pausa para llenarnos de naturaleza? Te ofrecemos estas direcciones para que descubras los lugares donde se vive en armonía con la naturaleza, donde se alaba la lentitud y la sostenibilidad.

Alojarse en estos hoteles ecológicos, diseñados para minimizar su impacto en el entorno, ¡es genial! Alojamientos Zen, coherentes, centrados en el bienestar del ser humano y la biodiversidad que los rodea: estas seis direcciones prometen una experiencia de inmersión en la naturaleza, ideal para reconectar con los elementos.

Les Echasses, en el bosque de las Landas

No muy lejos de las inmensas playas del País Vasco, en el corazón de un típico bosque de pinos de las Landas, Les Echasses es un hotel atípico y de diseño ecológico, planteado alrededor de un gran lago. Aquí hay siete "modges", ecolodges sobre pilotes, que forman una suite de 50 m2 equipada con su propia estufa de leña. En la terraza privada, sentado en una mecedora, podrás contemplar el lago. Decididamente locavore, el restaurante da prioridad a los productores locales, a los productos de la huerta y del huerto de Echasses, así como a los vinos naturales de Nouvelle-Aquitaine, y ofrece platos de aperitivo para degustar in situ o en la terraza de tu "modge". Al final del día, podrás disfrutar de los placeres del baño noruego calentado en un fuego de leña, mientras contemplas el lago. Ideal incluso para relajar a los más reacios.

Les Echasses (Enlace externo)

La Grée des Landes, en Bretaña

En el pueblo de La Gacilly, se ve su nombre por todas partes: Yves Rocher, la marca francesa de cosméticos, nació aquí. En la actualidad, la empresa está dirigida por el hijo del fundador, Jacques, y sigue siendo fiel a La Gacilly. Así que fue aquí, en el corazón de Morbihan, donde Jacques Rocher hizo realidad el sueño de su padre en 2009: un hotel de construcción ecológica, en completa armonía con su entorno. La Grée des Landes ofrece 33 habitaciones (incluidas tres suites y una casa en el árbol) que vibran al unísono con la naturaleza. Techos verdes, recuperación de aguas pluviales, cajas nido para murciélagos... Todo ha sido diseñado para minimizar el impacto del lugar. Pero si vienes a la Grée des Landes, es también para disfrutar del spa Yves Rocher, de una piscina cubierta, de una piscina de relajación que se abre a la llanura, del jardín botánico o incluso de paseos por el pantano de Glénac. El restaurante gastronómico es orgánico y locavore, y ofrece opciones vegetarianas. En cuanto a las 10 hectáreas de páramos y bosques que rodean el lugar, ¡ofrecen infinidad de paseos!

La Grée des Landes (Enlace externo)

Le Bruit de l’eau, en la Bahía de Somme

A pocos kilómetros del Parque del Marquenterre, lugar favorito de los observadores de aves de todo el mundo, y muy cerca de la Reserva Natural de la Bahía de Somme, Le Bruit de l'eau es una dirección confidencial, nacida de una historia de amor. El propietario, un fotógrafo, se enamoró del lugar: una hectárea de pastos, estanques y un bosque secreto. En la actualidad, Le Bruit de l'Eau cuenta con cuatro alojamientos atípicos de una sobriedad apacible: una habitación delicadamente situada en el río, a la que se puede acceder en barco; una cúpula geodésica (eco-construida en Altos de Francia) para observar las estrellas; una habitación japonesa, con su hammam privado en plena naturaleza; y, por último, un dojo para el verano, totalmente abierto al bosque, que se convierte en sala de meditación con los primeros fríos. La comida es vegetariana, de inspiración japonesa. Y en el corazón del bosque, en una isla, se esconde un Furô-Oké: un baño japonés, calentado a 40°C por un fuego de leña, para una experiencia inolvidable, ¡solo o en pareja!

Le Bruit de l'eau (Enlace externo)

Instants d’absolu, en Auvernia

¿Cómo revivir la naturaleza en torno a un lago sedimentado, a 1.150 metros de altitud, en el corazón del Cantal? Este fue el reto que asumieron Laurence Costa y su marido cuando dejaron los Alpes para instalarse aquí, en el Parque Natural Regional de los Volcanes de Auvernia. Habiendo caído bajo el hechizo de este precioso ecosistema, trataron de protegerlo poniendo en marcha un proyecto anclado en su territorio y respetuoso con el medio ambiente. Aquí encontrarás 12 habitaciones (incluyendo una suite y una junior suite) y un spa, en el corazón de una naturaleza salvaje y virgen, y también te seducirá la oferta de actividades: reiki, arteterapia, constelaciones familiares... Cada huésped puede crear la estancia de sus sueños, gracias a un servicio totalmente hecho a medida. Las cenas, ofrecidas in situ, se enriquecerán pronto con la producción propia del lugar, gracias a la instalación de un invernadero. En cuanto al spa, ahora se completa con una bañera de cromoterapia. Mágico.

Instants d'absolu (Enlace externo)

L’Ostalas, en el Tarn

Al principio, Brigitte y François buscaban una casa familiar para su numerosa familia mixta. En pocos meses, el proyecto creció: el amor a primera vista por el Domaine L'Ostalas, una antigua granja ecológica en el Tarn, ¡les cambió la vida! Hoy en día, L'Ostalas es un hotel ecológico centrado en el bienestar y la naturaleza, situado en las estribaciones del Quercy. Aquí se viene a tomar un respiro, a tomarse el tiempo de reconectar con uno mismo mientras se escucha el viento que sopla entre las hojas. El hotel está reservado a los adultos mayores de 16 años, para ofrecerles un momento fuera del tiempo. Cada día se ofrecen tres actividades de bienestar gratuitas a los huéspedes de las 8 habitaciones (pronto serán 12): yoga, Tui Shou (una variante del Taï Chi Chuan), relajación, sofrología, qi jong, paseos por el bosque... En la cocina, François se inspira en el Ayurveda para elaborar platos vegetarianos y ecológicos. Para una estancia de bienestar al 100%.

L'Ostalas (Enlace externo)

Loire Valley Lodges, en el valle del Loira

Nos encontramos en el Valle del Loira, en el corazón de un bosque de Touraine, cerca de Tours y de los castillos del Loira. Bien escondidos en su bosque, 18 alojamientos de madera, sobre pilotes, acaban de abrir sus puertas a 4 metros de altura. Una gran masía renovada sirve de espacio de convivencia: alberga un bar, un restaurante y una biblioteca, pero también sesiones de yoga y sofrología. En cuanto a los alojamientos, construidos íntegramente en madera, se da mucha importancia a la luz y la inmersión en el bosque gracias a los enormes ventanales. En cada terraza hay un jacuzzi. En este lugar, no vamos al spa: ¡los masajistas vienen a nosotros para un momento de relajación dentro del propio alojamiento! Anne-Caroline Frey, la creadora del lugar, ha trabajado durante años en el mundo del arte contemporáneo: es por tanto muy natural que haya hecho de Loire Valley Lodges un lugar de exposición permanente para artistas, cuyas obras ocupan su lugar entre los árboles.

Loire Valley Lodges (Enlace externo)