5 lunas de miel de ensueño bajo el sol en las islas francesas

Mar y sol durante la Luna de miel. Durante una escapada romántica en el trópico, sal a descubrir la exuberante vegetación y los revitalizantes paisajes de las islas francesas. Un paseo en piragua, una visita a una granja de perlas, el buceo, una excursión a una isla desierta, la exploración de túneles de lava, un alojamiento ecorresponsable en el que poder refugiarse, hay mil y una aventuras para compartir con los tuyos en estos pequeños territorios de Francia llenos de encanto. ¡Buen viaje, tortolitos!

Escapada romántica en tierra (o casi) desconocida en Guadeloupe

¿Guadeloupe ya no tiene secretos para ti? ¡Quítate esa idea! Realiza un viaje romántico para descubrir las pequeñas islas, tesoros ocultos poco visitados y accesibles en barco desde Saint-François. ¿Qué podría ser mejor que una isla desierta para una luna de miel? La tranquilidad que se respira en La Désirade es sorprendente: apenas más de mil habitantes, si se cuentan las iguanas de las Antillas Menores, herbívoras con aspecto de dragón, y los lagartos skink, dos especies en peligro de extinción. Tus nuevos compañeros de viaje también están presentes en los islotes de Petite-Terre, una reserva natural protegida deshabitada. Planifica una excursión en catamarán para admirar las aguas turquesas de la laguna...

Para acurrucarse juntos en un nido de amor ecorresponsable, sugerimos Basse-Terre y los eco-lodges de Ilot Palmiers, a la entrada del Parque Nacional de Guadeloupe. Etiquetado como Esprit Parc National y ganador del concurso de turismo Palme Verte, el establecimiento ofrece masajes fluviales, clases de cocina criolla y zumo de coco casero. El paraíso junto al mar.

L'îlot Palmiers (Enlace externo)
Visita las islas de Guadalupe (Enlace externo)

Paseo en piragua en pareja en las marismas de Kaw, en Guayana

¿Te late fuerte el corazón? Es normal, estás en la selva amazónica, el pulmón de la tierra, y más concretamente, en las marismas de Kaw, al sur de Cayena, en el centro de la mayor reserva natural y húmeda de Francia. Embarca en una piragua y escucha a la fauna en acción: garzas, martines pescadores, agachadizas. Los más aventureros esperarán a la noche para observar cebúes y cabiais. Para pasar una noche mágica en el bosque, déjate tentar por una escapada romántica en el Campamento de Cariacou en un carbet, un refugio de madera típico de la región con hamacas como cama matrimonial... ¿Más de playa que de pantano? Dirígete a la costa para observar el desove de las tortugas Luth. Un espectáculo para el que sólo la naturaleza tiene el secreto.

En cuanto a la comida, piérdete en el colorido mercado de Cayena con sus embriagadores sabores: sandías, especias, awara y miel orgánica. Para digerir la comida y bailar para dos, participa en el carnaval de Guayana. La costumbre es que las mujeres se disfracen e inviten a los hombres a la pista de baile... ¡Ya sabes lo que tienes que hacer!

Escapada de Carbet (Enlace externo)
Visitando Guyana (Enlace externo)

Practicando snorkel con tu otra mitad en la Ile des Pins, en Nueva Caledonia

No hace falta buscar en el mapa, la mayor (y más bella) laguna del mundo está en Nueva Caledonia. 24.000 km² para explorar con tu pareja. En el sur del archipiélago, la Isla de los Pinos es un buen lugar para una cita submarina, sobre todo la bahía de Kanumera y la bahía de Oro, famosas por sus corales y su acuario natural de aguas transparentes. Nos sumergimos para conocer de cerca la fauna y flora multicolor del arrecife. Miles de peces se acercan a tus pies: peces ángel, peces payaso o peces damisela... ¡además de algunos meros! De vuelta a tierra, recuperamos fuerzas degustando una buena Bougna. Un plato tradicional canaco a base de carne o pescado con batatas, mandioca y leche de coco, todo ello cocinado en hojas de plátano...

En cuanto al alojamiento, el eco-hotel Ouatchoué es uno de los favoritos de los senderistas. Este entorno verde de 400 hectáreas está idealmente situado entre Numea, la capital, el bosque de Caledonia, los ríos y senderos de montaña y el océano. Puedes probar a pescar cangrejos de río en los estanques de la propiedad.
Eco-gîte de la Ouatchoué (Enlace externo)
Visita Nueva Caledonia (Enlace externo)

Túneles de lava para declarar tu amor en La Reunión

Se la conoce como la isla de los volcanes. Y por una buena razón, La Reunión tiene tres volcanes, incluido el muy activo Piton de la Fournaise que ocupa el 40% del terreno. Un enorme terreno de juego para los amantes de la naturaleza y los senderistas. Explorar los túneles de lava con un guía es una gran experiencia para compartir. Basta con mirar hacia arriba para ver las relucientes estalactitas del techo de las galerías o las estalagmitas congeladas en el suelo. Una excursión que eleva la temperatura antes de la cena.

Para saborear la cocina criolla, puedes tomar asiento en una posada de la granja o hacer un picnic en los numerosos parques de la isla, atraído por el tentador olor del rougail y el curry cocinados al fuego de leña, antes de disfrutar del encanto de las casas rurales de Cana Suc, al pie del volcán. No es un mal lugar para declarar tu amor (o reavivarlo).

Cana Suc (Enlace externo)
Visita la Isla de la Reunión (Enlace externo)

Una perla negra Made in Tahiti para satisfacer a tu pareja

Recorrer las 118 islas de la Polinesia Francesa llevaría toda una vida. Echamos el ancla y ponemos la vista, no sin segundas intenciones, en Manihi, en el archipiélago de las Tuamotu. Un atolón famoso por su increíble biodiversidad marina y sus famosas perlas negras cultivadas localmente, que brillan tanto como los ojos de los enamorados. Entre una y otra inmersión, podrás visitar una granja de perlas para descubrir la historia de esta joya del Pacífico y poderla regalar a tu amor como recuerdo de Tahití y sus islas.

Los gourmets también encontrarán la felicidad en las roulottes, los restaurantes tradicionales polinesios donde se puede disfrutar de pescado crudo en leche de coco. Un verdadero placer.

Si buscas autenticidad e inmersión cultural, atrévete con una luna de miel fuera de lo común en un pequeño hotel familiar: bungalows privados, casas con techo de palma y exuberantes jardines. Tahití y sus islas están llenas de joyas para una escapada romántica y ecológica.

Pequeños hoteles familiares (Enlace externo)
Visita Las Islas de Tahiti (Enlace externo)