Recorremos Francia por el agua: 8 viajes entre ríos y cañones

Con 8.500 km de vías navegables, Francia cuenta con la mayor red fluvial de Europa. Lo suficiente como para querer descubrirlo por el agua. Admirar el Pont du Gard desde una canoa, remontar el río Dordoña para acercarse a los castillos, pasar bajo los arcos del Castillo de Chenonceau, o recorrer el río Ill en Alsacia en una barca de fondo plano como los barqueros de antaño, te mostramos 8 excursiones en canoa, barca de remo o de fondo plano...

Soñar por los meandros del río Sena en Normandía

La naturaleza y el agua inspiraron a los impresionistas... ¡y a los reyes! Viajando por el Sena, se puede retroceder en el tiempo. En Les Andelys, la bandera de Normandía sigue ondeando, pero la ciudadela ha perdido parte de su esplendor. Al pie del Château-Gaillard, la fortaleza de Ricardo Corazón de León, podrás soñar con el extraordinario destino de este rey caballero que reinó sobre la corona de Inglaterra y el ducado de Normandía. Construido en 1198 sobre un acantilado en el recodo del río, su castillo resistió al rey francés sólo seis años. No es tan fiero, pero qué porte cuando se descubre tras un recodo del Sena.

Normandie Tourisme (Enlace externo)

Cambio de perspectiva desde una canoa del Castillo de Chenonceau

¿Ribera derecha o izquierda? Ni lo uno ni lo otro. A bordo de una canoa, podrás dirigirse a las arcadas del Castillo de Chenonceau, el más acuático de los castillos del Valle del Loira, construido sobre el Cher. Una forma inusual de admirar la galería de 60 metros de largo que salva el río con sus cinco arcos. Salón de baile para las fiestas de Catalina de Médicis, también sirvió de punto de paso para la Resistencia durante la Segunda Guerra Mundial. La orilla derecha estaba en la zona ocupada y la izquierda en la zona libre. El recuerdo de estos años oscuros parece lejano bajo el sol que dora las fachadas renacentistas del castillo de Catalina de Médicis.

Castillo de Chenonceau (Enlace externo)

Remar por las Gargantas del Verdon

¿Estás preparado para un viaje al estilo occidental? Sólo tienes que embarcarse en un minicrucero en canoa por las gargantas del Verdon. A medida que se rema, el paisaje va tomando forma, se avanza suavemente entre altos acantilados coronados de vegetación donde revolotean buitres, aguiluchos e incluso águilas reales. En las paredes, las cavidades se abren de vez en cuando en misteriosos laberintos, las cuevas de las gargantas de Baudinard han servido de refugio desde la prehistoria. Al llegar al lago de Sainte-Croix, las paredes están cubiertas de musgo y helechos, como para resaltar mejor la luminosidad del lugar: ¡un océano turquesa nos espera!

Gorges du Verdon (Enlace externo)

Atravesar el Pont du Gard en canoa

Desde lo alto de este puente-acueducto, casi 2.000 años nos contemplan. Desde una canoa, se aprecia el tamaño gigantesco del Pont du Gard: con 49 metros de altura, es el puente-acueducto romano más alto del mundo. Y también es un modelo de robustez: este antiguo puente es el único de tres pisos que sigue en pie. En la época romana, el agua fluía desde la cima para abastecer fuentes, termas y hogares ricos. Hoy en día sólo desemboca en el río, un punto de vista ideal para admirar la elegancia de esta estructura que desafía los años.

Pont du Gard (Enlace externo)

Descenso a tu ritmo por el río Dordoña

¿Y si exploramos los castillos de Dordoña por la ribera del río? A lo largo del río, el excepcional patrimonio de la región se revela con calma, pueblos de piedra dorada coronados por grandes tejados de lauze, castillos sacados de los libros de cuentos como los de Beynac o Castelnaud, que alberga el museo de la guerra en la Edad Media... En La Roque Gageac, las casas de los "gabariers", los marineros de los barcos de antaño, adquieren brillo, y un increíble jardín tropical plantado de plátanos, palmeras y papiros florece al pie del acantilado. Ponemos el pie en el suelo para subir los 140 escalones que conducen al fuerte troglodita. ¡También es hermosa la Dordoña vista desde el cielo!

Turismo Dordoña Périgord

Prueba el piragüismo y el vivac a orillas del Loira

¿El Loira? Es el río más largo de Francia (1.020 km de los cuales 900 son navegables) y el último río salvaje de Europa. En otras palabras, es el terreno de aventuras ideal para probar una combinación de canoa y vivac. En verano, hay que esperar al final del día para navegar por el agua, cuando el río se convierte en un espejo y capta la última luz del día. En la orilla, una franja de arena se extiende bajo los árboles: ¡aquí es donde instalaremos nuestro tipi para pasar la noche! La cena se está cocinando a fuego lento mientras contemplamos el cielo estrellado. Mañana prometemos despertarnos al amanecer para observar los pájaros.

Turismo de Loira (Enlace externo)

Iniciación al remo cerca de Fontainebleau

Remar, palada, virar... En Fontainebleau, entre la visita al castillo y al bosque, aprendemos el vocabulario del remo y su práctica. Solo o en pareja, primero se practica en una máquina de remo antes de embarcarse en una sesión en vivo por el río. Estira los brazos, apoya las piernas, concéntrate antes de dejarte llevar por el agua: entre las casas de vacaciones de 1900 y las verdes orillas, ¡el río es más real que nunca a las puertas de París!

Turismo de Fontainebleau (Enlace externo)

Jugando a los barqueros en un barco de fondo plano en Alsacia

Se utilizaban para el transporte de mercancías en la época en que los ríos eran más seguros que las carreteras. Hoy en día, las embarcaciones de fondo plano se utilizan para pescar o pasear. Con el guía Patrick, el barquero del Ried, puedes pasear por las orillas del Ill, bordeadas de juncos donde retozan zarapitos, aguiluchos laguneros y búhos de orejas cortas. En Muttersholtz, cerca de Sélestat, revive la tradición de los calafates que antaño fabricaban estas largas embarcaciones. A partir de abeto y pino de los bosques de los Vosgos o de Haguenau, juntas de caña y musgo de pantano para la impermeabilización, nos sumergimos en los misterios de una artesanía única.

Turismo de Alsacia (Enlace externo)