Exposición "el Modelo Negro, de Géricault a Picasso", en Pointe-à-Pitre

Hasta el 29 de diciembre, un centenar de obras maestras y elementos de archivo del final del siglo XVIII hasta nuestros días, están reunidos en el Memorial ACTe em Pointe-à-Pitre, Guadalupe, para una exposición histórica que cuestiona el papel fundador del modelo negro en la historia del arte moderno.

Después de Nueva York y París, la gran exposición consagrada al modelo negro en las artes visuales europeas se estrena en el Memorial ACTe en Pointe-à-Pitre, una primicia histórica.

120 pinturas, esculturas, gravados, fotografías y documentos firmados por grandes artistas como Delacroix o Picassos, están reunidos en los 700 m² de galerias temporales de esta exposición traida gracias a la colaboración con los museos de Orsay y de l´Orangerie en París y un acuerdo con la Ira D.Wallach Art Gallery de Nueva York, sin olvidar al apoyo de la región de Guadalupe y de museos de provincia e internacionales, instituciones públicas y coleccionistas privados.

El modelo, sujeto observado y representado por el artista

¿Como se construyeron, deconstruyeron y resconstruyeron las imágenes de hombre y mujeres "de color" a través del tiempo" Lejos de dar cabida a una refelxión sobre la representación de los Negros en términos de grupo social, la exposición se pregunta sobre el "modelo" quién es a su vez un sujeto observado y representado por el artista y como un ejemplo, portador de valores.

El "Negro Jospeph", personaje fetiche de las obras de Géricault, Laure, la criada del célebre cuadro "Olympia" de Edouard Manet o la Guadalupana Ady Fidelin compañera de Man Ray... de la ignoracia al reconocimiento, estas figura salen del olvido para dar testimonio del rol fundador del modelo negro en la historia del arte moderno, nutriendo a su vez el debate societal.

Un espacio para la memoria

La decisión de intalarse en el Memorial ACTe, concebido como un faro de la memoria de los territorios de ultra mar franceses, la exposición entra en resonancia con la vocación en este recinto. Construído sobre 7124m² sobre los terrenos de una antigua fábrica de azúcar, el Centro Caribeño de expresión y de memoria de trata y la esclavitud de las islas de Guadalupe, quiere ser a su vez un espacio de memoiro y un museo innovador, mezclando arte contemporáneo e innovacciones tecnológicas.