Un Verano en Le Havre

Hasta el fin del mundo.

El arte contemporáneo sale a la calle y a la playa en Le Havre jugando con la arquitectura de la ciudad. Del 29 de junio al 22 de septiembre de 2019, Jean Blaise, organizador de la temporada artística “Un Verano en Le Havre”, invita a grandes artistas a transformar la ciudad en un enorme terreno de juegos, a expresar su arte en el espacio público, enriqueciendo la colección existente con 9 nuevas obras e instalaciones.

Para la tercera edición de la temporada artística “Un Verano en Le Havre”, Jean Blaise, el organizador, invita a grandes artistas a provocar la arquitectura, a transformar la ciudad en un enorme terreno de juegos, a expresar su arte en el espacio público.

Este año, 9 nuevas obras e instalaciones enriquecen la colección existente de obras de arte contemporáneo monumentales de Le Havre. Entre otras, puede descubrirse la construcción inmensa de una ciudad efímera en cartón, a cargo de Olivier Grossetête, en el Muelle de Southampton, una experiencia poética, humana y artística. O un jardín colgante bautizado como “Sisyphus Casemate” por Henrique Oliveira, una obra híbrida casi viva, creada allí mismo.

Unas obras inéditas en las fachadas de los edificios construidos por Perret

Stephan Balkenhol, en el centro reconstruido tras la guerra, propone una ocupación de las fachadas para trascender la arquitectura de Le Havre: unas obras inéditas sobre las fachadas de los edificios construidos por Perret y dos exposiciones de esculturas. “Fat Car”, una obra de Narrow House, en el centro de la ciudad, está formada por una extraña casa y objetos de la vida cotidiana deformados.

La obra luminosa “Electric life”, sobre las chimeneas de la central EDF, a cargo de Antoine Schmitt, busca abrir la imaginación a unas formas de vida alternativas. “Oceangate”, de Susan Philipsz, en la iglesia de Saint-Joseph, es una obra marítima que se escucha. Por último, jóvenes artistas como Alice Baudet, Antoine Dieu y Baptiste Leroux, formados en la Escuela Superior de Arte y Diseño de Le Havre – Rouen también proponen unas instalaciones para esta nueva temporada.

“Un Verano en Le Havre” ofrece también la oportunidad de ver tres grandes exposiciones. “Le Dufy” por Raoul Dufy en el MuMa, el Museo de Arte Moderno André Malraux de Le Havre, del 18 de mayo al 3 de noviembre de 2019. Así como “Exhibit !” y la estructura “20 Windmills”.

Por último, “Un Verano en Le Havre” acoge el festival MOZ’AÏQUE, del 17 al 21 de julio, que tendrá lugar en los Jardines Colgantes y, durante un fin de semana, el festival internacional de deportes extremos, del 23 al 25 de agosto en la explanada de la playa.

La temporada artística “Un Verano en Le Havre” nació en 2017 para celebrar los 500 años de la fundación de la ciudad y su puerto. A imagen de la ciudad, este acontecimiento está fundamentado en la audacia y la modernidad. La instalación de obras de arte contemporáneo en el espacio público, la apertura de un diálogo artístico con la ciudad y sus habitantes: este es el ADN de este evento. “Un Verano en Le Havre” ha propulsado la localidad a una dimensión artística que pone el énfasis en su arquitectura y sitúa a Le Havre entre las ciudades “a la última”.

Las nuevas obras presentadas en Le Havre a partir del verano 2019:

CIUDADES OLVIDADAS, por Olivier Grossetête
El artista plástico Olivier Grossetête nos invita a participar en la construcción de un monumento efímero de cartón. A mitad de camino entre arquitectura y performance colectiva, el trabajo de Olivier Grossetête da sentido a la expresión “mover montañas” cuando los participantes reúnen juntos decenas de metros de cartón para realizar una obra colectiva.

SISYPHUS CASEMATE, por Henrique Oliveira
Henrique Oliveira, artista brasileño, utiliza materiales procedentes del contexto urbano, como la madera sacada de empalizadas de obras. El artista se inspira, entre otros, de trabajos médicos, en especial de los estudios realizados sobre las patologías físicas.

OCUPACIÓN DE LAS FACHADAS, por Stephan Balkenhol
Stephan Balkenhol privilegia temas como el cuerpo humano o animal. Cuestiona el ideal clásico de belleza representando a hombres y mujeres de hoy en unas poses sencillas de pie o en retrato. Sus estatuas figurativas de madera, bronce o cerámica, esculpidas de forma expresiva, nos remiten a nuestra propia imagen...

NARROW HOUSE y FAT CAR, por Erwin Wurm
Erwin Wurm se inspira tanto del movimiento Fluxus como de la irreverencia del dadaísmo para denunciar, con ligereza y una pizca de gravedad, un presente ilusorio y la incongruencia de nuestras existencias. Libera los objetos habituales de su contexto familiar y les da un sentido fuera de lo común, como estos coches deformados, reblandecidos, hinchados, donde lo esperpéntico trasgrede su valor simbólico de riqueza o de pertenencia social.

ELECTRIC LIFE (obra luminosa) por Antoine Schmitt
Heredero del arte cinético y del arte cibernético, alimentado por la ciencia ficción metafísica, Antoine Schmitt crea obras bajo forma de objetos e instalaciones que utiliza para abordar los procesos del movimiento y cuestionar las problemáticas intrínsecas, de naturaleza plástica, filosófica o social.

OCEANGATE (instalación sonora) por Susan Philipsz
A lo largo de las dos últimas décadas, la escultora Susan Philipsz ha explorado el potencial psicológico y escultórico del sonido. Crea principalmente instalaciones sonoras utilizando grabaciones de su propia voz, generando ambientes inmersivos que refuerzan el apego del visitante a su entorno.

Las exposiciones de la edición de 2019 de “Un Verano en Le Havre”:

  • Dufy en Le Havre, del 18 de mayo al 3 de noviembre de 2019 (MuMa, Museo de Arte Moderno André Malraux).
  • Exhibit !, del 29 de junio al 8 de septiembre (Le Tétris)
  • Stephan Balkenhol, del 29 de junio al 29 de septiembre (Le Portique, Centro Regional de Arte Contemporáneo de Le Havre-Biblioteca Oscar Niemeyer)

Para saber más:

Informaciones prácticas 

Cita en Le Havre en Normandía