Las maravillas del Mercantour, de refugio en refugio

En el último tramo del GR5, que atraviesa los Alpes, la ruta Larche - Saint-Dalmas-Valdeblore te guía hacia el corazón del Parque del Mercantour. Una zona de senderismo idílica, para descubrir uno de los espacios naturales más bellos de Francia y la cultura del arrière-pays niçois, la tierra interior de Niza.

El GR5 tiene una longitud de 2.500 km, desde el Mar del Norte hasta el Mediterráneo, y en su tramo alpino ofrece una gama de paisajes sin precedentes. Desde el lago de Ginebra, el relieve de la Alta Saboya va dejando paso a una paleta de colores mediterráneos en el interior de Niza. Para los amantes del senderismo, hay muchos itinerarios únicos que explorar. De Larche a Saint-Dalmas-Valdeblore (Enlace externo) , los senderos se adentran en el corazón del Parque del Mercantour (Enlace externo) , para hacerte descubrir su patrimonio y su excepcional biodiversidad.

De Larche a Bousieyas, de vuelta al futuro

Con la mochila a la espalda y las botas de senderismo en los pies, estás listo para salir del pequeño pueblo de Larche, situado cerca de la frontera italiana, para llegar a la aldea de Bousiéyas. En el camino, te encontrarás con una obra maestra moderna. Con su estructura en forma de carpa y sus líneas que recuerdan el estilo de Le Corbusier, la iglesia de Notre-Dame-des-Neiges, construida para los Juegos Olímpicos de 1968, da testimonio de la voluntad de la época: sustituir la pequeña capilla de madera de Alpe d'Huez, pero también ofrecer una vista del Meije y de sus emblemáticas cumbres de los Alpes. Esto está muy lejos de las tradicionales iglesias de montaña con sus toscas piedras.

En el hermoso valle de Lauzanier, vuelve a lo básico con las cabañas tradicionales y el parque de ovejas de Eyssalps. Después de haber conocido a estos cuadrúpedos, el lago de Lauzanier te acogerá para un merecido descanso, con un suplemento de "panorama impresionante".

La opción para pasar la noche: el gîte d'étape de Bousiéyas (Enlace externo) , típico con sus piedras y persianas de madera, para relajarse en la terraza.

De Bousieyas a Saint-Étienne-de-Tinée, domar el paso del tiempo

Las ovejas no son los únicos señores de los Alpes, como descubrirás de camino a Saint-Étienne-de-Tinée. En el Col de la Colombière, los íbices reinan y dan la bienvenida a los excursionistas. Un poco más allá, encajonado entre dos cumbres, Saint-Dalmas-le-Selvage te sumerge en sus típicas callejuelas de pueblo de montaña, con sus sombrías fachadas de esquisto. Después de un paseo para admirar la notable decoración pintada de la capilla de Sainte-Marguerite, que data de finales de la Edad Media, te espera una búsqueda del tesoro en el corazón del pueblo. ¿Los tesoros en cuestión? Los numerosos relojes de sol antiguos repartidos en las fachadas de las casas.

La opción para pasar la noche: el refuge aux murs de pierre de Rabuons (Enlace externo) , para disfrutar de la impresionante vista del lago del mismo nombre y del valle de Tinée.

De Saint-Étienne-de-Tinée a Roya, mira a lo lejos, en un entorno grandioso

Otra comuna, otra capilla, pero igual de ineludible. En Saint-Étienne-de-Tinée, punto de partida del sendero que te llevará a Roya, la capilla de Saint-Sébastien posee una de las raras decoraciones exteriores del condado de Niza, magníficamente conservada desde el siglo XV. Después de la cultura, el resto del recorrido está dedicado a la naturaleza de esta región de los Alpes. Bosques de coníferas densos y misteriosos en el camino hacia Auron, vistas panorámicas de las cumbres desde el mirador de Chamois a 3.000 metros de altitud, cañones vertiginosos en el valle de Lugière... Distintas atmósferas se suceden en un rudo paisaje, hasta la aldea de Roya.

La opción para pasar la noche: la casa rural de Roya (Enlace externo) , situada en el corazón de este tradicional pueblo pastoril.

De Roya al refugio de Longon, caminar por un paisaje lunar

Tras dejar Roya y atravesar su salvaje valle, se entra en el corazón del Parque Nacional del Mercantour. Al menos, en teoría, porque cuando llegues al Mont Mounier, te sentirás como si estuvieras caminando por la luna. Sube a la cima de la llamada Montagne Noire para obtener una vista panorámica de este paisaje intemporal y disfrutar de uno de los más bellos miradores de los Alpes del Sur, encaramado a 2.585 m de altitud. El cambio de escenario continúa en el Monte Démant, rodeado de un alto cinturón de crestas de piedra caliza, donde aún se conservan las ruinas de un pequeño observatorio creado en 1893.

La opción para pasar la noche: la vacherie-refuge de Longon (Enlace externo) , regentada por una familia de ganaderos que produce in situ quesos de leche de vaca y de oveja.

Del refugio de Longon a Saint-Sauveur-sur-Tinée, descubre la flora local

Después de un copioso desayuno en la vaquería de Roure, a base de productos de la granja, podrás emprender un descubrimiento privilegiado de la flora local. Desde el majestuoso bosque de La Fracha hasta el pueblo de Saint-Sauveur-sur-Tinée, pasando por el arboreto de Roure, las rutas de senderismo invitan a pasear entre las numerosas especies de árboles, pino silvestre, olmo blanco, castaño, nogal real o incluso abeto blanco. Por último, tras la vegetación, el patrimonio de la región se revela en el pueblo medieval de Roure, donde las casas de color púrpura son un vibrante testimonio de la arquitectura agro-pastoral típica de los Alpes.

La opción para pasar la noche: la flamante y hermosa gîte d'étape de Saint-Sauveur-sur-Tinée (Enlace externo) , inaugurada en 2018 en el corazón del pueblo.

De Saint-Sauveur-sur-Tinée a Saint-Dalmas-Valdeblore, sumérgete en la cultura del interior de Niza

Desde la capilla de Saint-Roch, en las alturas de Saint-Sauveur-sur-Tinée, se puede tomar la antigua carretera que unía el municipio con los pueblos altos de Valdeblore para dar un salto a la historia de la región y sus particularidades. Empieza por las "roubines", los característicos pequeños canales que te permitirán sortear el valle de Roubinastre. En el pueblo de Rimplas, revive la epopeya del primer fuerte de la línea Maginot construido en el municipio, o empápate del folclore local abriendo la puerta del Petit musée des Traditions populaires.

La opción para pasar la noche: el gîte Les Marmottes (Enlace externo) para poner los pies bajo la mesa, frente a la gran chimenea.

Cita en el Mercantour, en los Alpes