Nos vamos de aventura en los Alpes con Wheeled World

Los Alpes... Ese rincón de Francia al que se puede venir en cualquier época del año y siempre quedar deslumbrado. Justo antes del verano, las cascadas brotan de las cumbres para desembocar en lagos de color turquesa. Te llevamos a descubrir estos mágicos lugares accesibles para todos, ¡incluso en silla de ruedas!

Samoëns: del puerto de Joux al Giffre

En los confines de las montañas, justo antes de la frontera suiza, el pueblo de Samoëns te abre sus puertas. No muy lejos de los campos, el río Giffre retumba cargado de agua procedente de las cumbres nevadas. El agua está fría, pero nos armamos de valor para descender los rápidos. Las aguas nos llevan por donde quieren pero nuestro timonel mantiene el rumbo. El paisaje pasa a toda velocidad, un momento estimulante.

Si el agua no es tu amiga, el bosque del puerto de Joux Plane te espera. ¡Nos embarcamos en un descenso en bicicleta de montaña y en silla de ruedas todo terreno que recordaremos! Las ramas crujen al pasar, las piedras rozan bajo el asiento. Recorres todo mientras sientes cómo pasas a formar parte del paisaje que te rodea.

De vuelta al pueblo, el tilo de seiscientos años nos da la bienvenida. Es el momento de disfrutar de una fondue a los pies del Criou. ¿En verano? Por supuesto, ¡no hay temporada para las cosas buenas! El queso, en todas sus formas, es el rey en los Alpes.

Samoens (Enlace externo)

Chamonix: a los pies del gigante

La capital del montañismo... En verano, el sonido de las botas de esquí sobre el suelo es sustituido por el de los crampones. Los bastones se cambian por piolets. En este lugar todo el mundo puede reclamar el ascenso a su propia cumbre. No hay cumbre demasiado pequeña o demasiado grande. Es a través de la fuerza de voluntad y la determinación que se consigue lo que se quiere, y los escaladores son el ejemplo perfecto. Una vez que tienen su objetivo en mente, lo estudian, se comunican con él para entenderlo mejor y abordarlo de la mejor manera posible.

Desde la Aiguille du Midi, podemos observar a estos aventureros siguiendo los pasos de sus predecesores. Atraviesan la Vallée Blanche, bajan esquiando las grandes verticales, se ponen en marcha hacia el Mont Blanc... En la cima de este pico rocoso, las terrazas revelan sorpresas a cada momento: un alpinista vuelve de las Cosmiques y se encuentran cara a cara, una cordada se pone en marcha en la cresta de abajo. Dos mundos se codean con la misma pasión: la montaña, siempre con la importancia de su preservación en el fondo de su mente. Antes de volver a descender, nos atrevemos a adentrarnos en el vacío en una jaula de cristal suspendida sobre un acantilado de 1.000 metros. Un soplo de adrenalina se apodera de nosotros... y si intentamos lo imposible la próxima vez.

Annecy: el deporte ante todo

Intentamos, en la medida de lo posible, aprovechar un modo de viajar más lento. Para llegar a Annecy desde Chamonix, sal de la autopista para descubrir las míticas estaciones de Saint-Gervais-les-Bains, Megève y La Clusaz con una nueva mirada. En invierno viven a 100 km/h, pero en verano lo hacen al ritmo de las vacas que se incorporan a los pastos de montaña. Los rebaños están cerca unos de otros y sus campanas resuenan en la montaña.

En Megève, pasea entre los chalés para llegar al lago de Javen. Rodeado de remontes mecánicos, ofrece un lugar maravilloso para hacer un picnic entre las caminatas.

Más adelante, el paso de Aravis te lleva hacia Annecy y su lago, el bullicio de la ciudad reaparece de repente. A primera hora de la mañana, cuando las terrazas de los cafés aún no están abiertas, no hay ni un gato en las callejuelas del casco antiguo y se disfruta contemplando el lago desde el Pâquier. Si eres aficionado al deporte, estás servido: ciclismo, pádel, esquí acuático, running, senderismo, esquí. Ya sea en las orillas del lago o en las alturas del Semnoz, encontrarás tu actividad preferida.

Annecy (Enlace externo)
Megève (Enlace externo)

Aix-les-Bains Riviera de los Alpes: un paréntesis de bienestar

Terminamos este descubrimiento alpino al borde del lago natural más grande de Francia, el Lac du Bourget. Este balneario es famoso por sus dos fuentes termales extraídas de una profundidad de más de 1.000 metros. Los beneficios de estos manantiales, que fueron elogiados por la reina Victoria en el siglo XIX, siguen siendo apreciados hoy en día. Las actividades suaves son esenciales para estar en consonancia con tu cuerpo y tu mente. Comienza por relajarte en las piscinas del Spa Chevalley antes de dirigirte al Jardín Vagabundo para una sesión de meditación y silvoterapia. Recupera el control de tu respiración con el sonido de las hojas que crujen en el viento. Por último, puedes hacer una parada en la orilla norte del lago para descubrir la abadía de Hautecombe, no te decepcionará.

Estos días en los Alpes nos permitieron redescubrir las alegrías de la aventura en la montaña. Un destino que parecía impracticable y que finalmente resulta ser un campo de juego sin límites a poco que se cuente con el equipo y los compañeros adecuados.

Aix-les-Bains Riviera des Alpes (Enlace externo)

Cita en los Alpes franceses