7 consejos para una estancia ecorresponsable en los Alpes

¿Una bocanada de aire puro? Cuando se preparan las vacaciones en una estación de deportes de invierno, soñamos con amplios espacios abiertos y naturaleza: pero este ecosistema es tan frágil... Lo mejor es poder preservarlos disfrutando de la estancia más agradable. Sigue nuestros siete consejos para minimizar el impacto ambiental de tus vacaciones en los Alpes.

1 - Elegir una estación comprometida

Emitida según 20 criterios, la etiqueta "Flocon Vert" es la referencia cuando se trata de calificar las estaciones de montaña. Valida los compromisos sociales y culturales, pero también los relacionados con el medio ambiente y la gestión de los recursos naturales. La etiqueta "Flocon Vert" ha sido otorgada a 12 estaciones francesas, entre ellas Les Angles (Neiges Catalanes), Valberg (Alpes Marítimos), Megève, Chamrousse, el Valle de Chamonix-Mont-Blanc (que incluye Vallorcine, Chamonix, Les Houches y Servoz), Chatel, en el dominio de Portes du Soleil y Saint-François-Longchamps, la última en recibirla en Saboya.

2 - Optar por un alojamiento ecorresponsable

En la hostelería de montaña, aún más que en otros lugares, la atención que se presta a los recursos naturales y la integración de los edificios en su entorno es fundamental. En todos los macizos de Francia, los nuevos alojamientos están imaginando el turismo de montaña del mañana. Granjas-albergues (como Le Toî du Monde en Val d'Arly), lujosos refugios de montaña (Le Refuge de la Traye en Méribel, o La Halle des Cascades en Les Arcs), un hotel bioclimático (Hôtel La Croix de Savoie en Les Carroz), casas en árboles (Entre Terre et Ciel, en Val d'Arly)... ¡hay algo para cada uno! Quienes buscan un alojamiento más clásico pueden recurrir a la etiqueta Clef verte (por ejemplo, disponible en algunas residencias de Pierre & Vacances) o a la certificación de Green Globe (en particular en la mayoría de los Club Med de montaña).
Los hoteles 5 estrellas también innovan en verde. En Val Thorens, el hotel-refugio de 5* Pashmina ha instalado una veranda-logia retráctil de 70 m² en su terraza panorámica. Cuando hace mal tiempo o mucho frío, se puede abrir en 2 minutos. Y para calentar el interior, sin que la calefacción se dispare, los ventanales autocalentables, gracias a una tecnología de bajo consumo, aseguran una temperatura ideal para una comida o cena con vistas. ¿Qué podría ser mejor?

3 - Equiparse con material fabricado localmente

Primer destino mundial de esquí, Francia ha visto nacer las marcas más grandes de esquí... antes de trasladar la mayoría de sus fábricas al extranjero. ¡Pero las cosas cambian! Desde hace unos años, las fábricas se han trasladado a los Alpes. La más conocida de ellas: La Fabrique du Ski, situada en Villards-de-Lans en el Vercors. Otras dos marcas con nombres ingleses son también francesas: Blacksmith, con sede en Flachère-en-Isère, y Rabbit on the roof, que fabrica esquís de freeride en Chamonix. En cuanto a la gama alta, los esquís de madera se siguen fabricando en Francia, sobre todo en Tardy en Saint-Gervais-Mont-Blanc o Marcel Livet en Annecy. Muy chic.

4 - Privilegiar los productos locales

Ahora más que nunca, de un valle a otro, las cooperativas y granjas te invitan a descubrir y saborear los buenos productos de los Alpes, en un corto circuito. ¿Una dirección entre otras? En Saboya, en Valloire, La Ferme des Etroits (también posada y casa de huéspedes) es famosa por su queso "persillé", un queso típico de la región de Maurienne, elaborado según un método ancestral.
En Haute-Savoie, en Grand Bornand, los embutidos y quesos de Saboya, los crozets ecológicos, las cervezas de las microcervecerías locales y los grifos de miel de la zona han encontrado un lugar privilegiado en Comptoirs des Alpes, un edificio histórico transformado en una acogedora tienda de comestibles.
Para estar en sintonía con los tiempos, La Grande Casse Vrac, en Pralognan la Vanoise, es una nueva alternativa ética a los minimercados de montaña. Directamente de los productores y a granel, para favorecer el desperdicio cero, los embutidos y quesos locales, los tés e infusiones naturales, las cervezas elaboradas en el valle, la harina de montaña del Vercors renuevan la tarea de comprar en altura. Apostamos por ello.

5 - Optar por un ocio sin remontes mecánicos y no motorizado

En invierno, la montaña entra espontáneamente en silencio. Los animales hibernan, están debilitados por el frío y la falta de comida. Si el esquí alpino sigue siendo la estrella de las estaciones de deportes de invierno, trae consigo toda una serie de instalaciones (remontes, máquinas de nieve...) que tienen un impacto nada despreciable en el ecosistema de la montaña, generando ruido y emisiones de CO2. Así que de vez en cuando, es mejor dejar los esquís en el armario para practicar una actividad sostenible y descubrir la suave movilidad de las montañas: senderismo con raquetas de nieve, esquí de travesía con pieles de foca, esquí de fondo... Nos olvidamos de los vehículos motorizados como motos de nieve, 4x4 y helicópteros de descenso que están prohibidos en Francia. Porque los motores debilitan los ambientes naturales, perturban y ponen en peligro la vida silvestre. La asociación para la preservación de la montaña Moutain Wilderness lleva a cabo regularmente campañas de concienciación tituladas "¡Silencio!".

6 - Aprovechar para comprender la fauna y la flora que te rodea

¿Y si este año nos tomamos el tiempo para maravillarnos con la fauna y la flora? De los 11 parques nacionales franceses, 4 están situados en zonas de montaña: Vanoise, Pirineos, Ecrins y Mercantour. Se trata de zonas protegidas, en las que se realizan actividades de sensibilización e información durante todo el año. Más allá de los Parques Nacionales, también buscamos las Reservas Naturales: en el corazón del Macizo del Mont Blanc se encuentra la Reserva Natural más alta de Francia, la de Contamines-Montjoie. Es la única zona protegida del macizo.
En Peisey-Vallandry, la cita es a 2.138 m, en el Museo de Animales de Montaña, en la zona de esquí de Paradiski. En 6 minutos, con el nuevo teleférico de Vallandry, los peatones y esquiadores tendrán acceso gratuito a este espacio panorámico diseñado en colaboración con el Parque Nacional de la Vanoise.
En Sallanches, el Observatorio de los Alpes se instala en un castillo de Rubins completamente renovado. En más de 500 m², instalaciones y módulos interactivos cuentan la historia de la montaña, de las especies que la habitan y de su fragilidad.

7. Favorecer la movilidad sostenible

Llegar en tren o al menos no utilizar el coche durante la estancia es posible en todas las estaciones de los Alpes. Sí, pero ¿cómo organizarse? Para combinar el tren, el autobús y el coche compartido en un mismo viaje, Valloire, Pralognan-la-Vanoise, Saint François-Longchamp, Sainte Foy Tarentaise, La Toussuire y Morzine-Avoriaz se han asociado con Tictactrip.

La Clusaz se ha unido a la plataforma Mov'ici, que pone en contacto a los viajeros con conductores que tienen plazas libres. Lanzaderas gratuitas en Brides-les-Bains, una aplicación para encontrar el próximo autobús o tren en el valle de Chamonix-Mont-Blanc, bicicletas eléctricas de autoservicio, vehículos eléctricos/híbridos/de biocarbono y lanzaderas en Auron, Les 2 Alpes, La Plagne y Saint-Gervais Mont-Blanc, las iniciativas abundan

En cuanto a los equipamientos, algunas inauguraciones prometen ser noticia este invierno: las telecabinas Vallandry, de 10 plazas, es un modelo de diseño ecorresponsable con paneles fotovoltaicos en el techo, recuperación de calor de la maquinaria y agua de lluvia. La instalada entre Orelle y Val Thorens por la Cime Caron permitirá, a partir de diciembre, acceder al corazón de la estación más alta de Europa en 45 minutos sin tener que utilizar la carretera. ¡Menos tráfico por carretera y una subida panorámica a la vista!

Cita en los Alpes, en Alpes-Mont Blanc