5 buenas razones para visitar Borgoña-Franco Condado en otoño

El otoño está a la vuelta de la esquina. Te ofrecemos 5 buenas razones para visitar la región de Borgoña-Franco Condado en esta época del año. Disfruta del vino, los eventos, la gastronomía o admira la naturaleza con sus hermosos colores otoñales y su ambiente único.

Cicloturismo por las viñas o por las montañas

Vendimia, encubado, maceración y poda, ¡en otoño la temporada de viñedos está en pleno apogeo! ¿Qué mejor manera que un paseo en bicicleta para descubrir la época de la cosecha? La "Voie des vignes" (Vía de Viñas) de Dijon a Santenay permite atravesar los hermosos viñedos de Borgoña en 2 o 3 días. Visita numerosos pueblos con encanto y degusta los mejores vinos de la región: Meursault, Aloxe-Corton, Gevrey Chambertin, Pommard.

Disfruta también de los más bellos paisajes otoñales a lo largo de la ruta de los lagos del Jura: con una bicicleta con asistencia eléctrica, recorre uno de los 50 itinerarios temáticos propuestos por Jurassic Vélo Tour (Enlace externo) .

Las celebraciones

El otoño es también la estación de las fiestas en Borgoña-Franco Condado. Deportes, gastronomía, música: hay para todos los gustos. El medio maratón de la Venta del Vino de Beaune es una cita obligada para los corredores. Para los amantes de la música, el Festival D'Jazz Nevers (Enlace externo) suena durante toda una semana en noviembre. La venta de vinos de los Hospices de Beaune, evento clave del otoño, permite descubrir el excepcional terruño de Borgoña.

Senderismo y colores otoñales

¿Qué mejor manera de disfrutar de los bellos colores del otoño que practicando senderismo por los bosques de Borgoña o las montañas del Jura? Los paisajes de la región son especialmente bellos en esta época del año, es la estación ideal para los amantes de la naturaleza.

La gran travesía del Jura (Enlace externo) recorre más de 400 km de senderos entre lagos, cascadas, valles y montañas. Estos senderos permiten descubrir el macizo del Jura en su totalidad: sus pueblos, su patrimonio, su naturaleza y, por supuesto, sus habitantes, que compartirán contigo su saber hacer y su saber vivir. Entre los lugares más bellos del Jura (Enlace externo) que hay que ver en otoño están los Bassins du Saut du Doubs, las cascadas de Hérisson o el Crêt de Chalam.

El parque regional del Morvan (Enlace externo) es también un destino ideal en otoño para practicar todo tipo de actividades deportivas en el campo, como el senderismo, la bicicleta de montaña o la equitación, pero también por su patrimonio cultural y natural.

La gastronomía

El otoño es el momento ideal para descubrir los productos y especialidades de la temporada: entre otros, las castañas del Morvan, las trufas de Borgoña y, por supuesto, el Mont d'Or del Jura. Según tus preferencias, podrás degustar estos productos en un restaurante con estrella (Enlace externo) , en una posada agrícola (Enlace externo) o en un restaurante tradicional.

Los buenos productos de temporada van inevitablemente acompañados de un buen vino de Borgoña. Recorre las rutas del vino y haz una parada en una de las numerosas bodegas (Enlace externo) de la región para realizar una cata o participa en un curso de vino y enología (Enlace externo) . También puedes realizar un curso de cocina (Enlace externo) para aprender a maridar la comida con el vino.

La región no sólo es conocida por su vino, la absenta es una especialidad de las montañas del Jura. Descubre la historia, las buenas direcciones y los secretos de esta bebida en la Route de l'Absinthe (Enlace externo) que se extiende a lo largo de 48 km entre Francia y Suiza.

Descubrir el patrimonio bajo una luz diferente

Visitar Borgoña-Franco Condado en otoño es una oportunidad para descubrir su rico patrimonio cultural bajo una luz diferente: cuando la luz es más baja, las sombras dan un relieve diferente a los monumentos.

Además de sus bellos paisajes y su gastronomía mundialmente conocida, Borgoña-Franco-Condado es también una región rica en historia con numerosos lugares culturales. Museos, edificios históricos, grandes construcciones religiosas, el pasado está presente en todas partes.

Entre los lugares culturales ineludibles (Enlace externo) se encuentran la Basílica de Sainte Marie-Madeleine en Vézelay, una joya del arte románico, el Hôtel Dieu en Beaune, un hospital medieval de magnífica arquitectura gótica o la Basílica del Sagrado Corazón en Paray-Le-Monial, uno de los más bellos monumentos del arte románico de Borgoña.

Cita en Borgoña-Franco-Condado