Una mirada distinta y artística sobre los viñedos de Burdeos

Y de repente el rojo en medio de las viñas... La artista plástica Nathalie Rodach dio un nuevo color al dominio de Château Palmer, cerca de Burdeos, durante una instalación artística el pasado invierno. La seguimos hasta estas tierras legendarias de Margaux.
Savia efímera

El pasado mes de febrero, el dominio Château Palmer se convirtió en el campo de juego natural de la artista Nathalie Rodach. Inspirándose en la noción de savia bruta, que forma la gran corriente ascendente que fluye a través de los tejidos conductores de las plantas, la artista plástica desplegó un kilómetro de pigmento rojo en el viñedo, trazando venas que convergen hacia la bodega de la finca.

Savia efímera

El pasado mes de febrero, el dominio Château Palmer se convirtió en el campo de juego natural de la artista Nathalie Rodach. Inspirándose en la noción de savia bruta, que forma la gran corriente ascendente que fluye a través de los tejidos conductores de las plantas, la artista plástica desplegó un kilómetro de pigmento rojo en el viñedo, trazando venas que convergen hacia la bodega de la finca.

Capturar lo esquivo

La performance artística se filmó en tres escalas diferentes: con un dron para una visión general, una cámara al hombro para una visión a nivel del suelo y vistas macroscópicas. Mostrando que cuanto más cerca se está de él, menos perceptibles son los rastros, la artista intenta expresar "el futuro esquivo". Estos vídeos fueron presentados en la galería Arrêt sur l'Image de Burdeos, acompañados de una gran instalación de 180 dibujos a la sanguina.

200 años de historia

Cuando el teniente coronel Charles Palmer compró la propiedad en 1814, ya era conocida por la altísima calidad de sus vinos, degustados en la corte de Versalles. Durante casi 30 años, trabajó para aumentar el aura de este lugar que lleva ahora su nombre. Los hermanos Pereire, nuevos propietarios, construyeron un castillo neorenacentista en 1856.

Un nuevo cambio de manos tras la crisis de los años 30: cuatro dinastías están implicadas en el reconocimiento internacional de su vino. Sus descendientes confiarán la gestión del Château Palmer a Thomas Duroux con la misión de "seguir desarrollando la propiedad con un espíritu más sostenible y atento al mundo que la rodea".

Situado en la orilla izquierda del viñedo de Burdeos, muy cerca de la desembocadura del Gironda, el Château Palmer se beneficia de un terruño excepcional y de una variedad de uva bastante inusual en el Médoc. Merlot y Cabernet Sauvignon cohabitan en proporciones iguales, cubriendo cada uno el 47% de la finca. Se añade un toque de Petit Verdot para una combinación sin igual.

La excelencia siempre

Tercer Grand Cru Classé según la clasificación oficial de los vinos de Burdeos de 1855, Château Palmer es reconocido como uno de los iconos de la denominación de origen Margaux, con añadas que se han convertido en legendarias. Lejos de estar satisfecha con esta reputación, la bodega persigue la búsqueda de la excelencia: es una de las pioneras de la agricultura biodinámica desde 2008. Seis años más tarde, toda la finca fue convertida a la agricultura biodinámica.