Qué hacer en Burdeos y su región

Más allá de sus reputados vinos, Burdeos y su región ofrecen sobre todo un arte de vivir. Podrás elegir entre visitar lugares históricos, asistir a un curso de enología, pasear por la calle Sainte-Catherine, iniciarte al surf o saborear una cesta de ostras de la Bahía de Arcachon... Venga, es hora de que te demos a conocer algunas de nuestras recomendaciones.

Lo que no debes perderte en Burdeos y su región

• El espejo de agua en Burdeos

A Burdeos le gusta mezclar lo clásico y lo contemporáneo. El espejo de agua es un ejemplo entre otros muchos. Situada frente a la plaza de la Bourse, esta superficie de granito cubierta de agua juega con los reflejos acuáticos. ¡Es un lugar mágico, ideal para hacer fotos y enviarlas por instagram!

• La Ciudad del Vino de Burdeos

Este edificio de formas atrevidas alberga un museo muy especial. En 3.000 m2, un recorrido libre a través de 20 espacios temáticos e interactivos permite descubrir el vino en toda su riqueza.

• El CAPC, el Museo de Arte Contemporáneo

¿Cómo conciliar un lugar cargado de historia y un museo de arte contemporáneo? Es lo que consigue el CAPC, instalado en un antiguo almacén de productos coloniales, que expone 1.300 obras de cerca de 200 artistas.

• El Cabo Ferret

Es un istmo boscoso y salvaje con un ambiente elegante y relajado. A un lado, está bordeado por las aguas tranquilas de la Bahía de Arcachon y, al otro, por las olas impetuosas del océano. Sus 11 pueblos ostrícolas tienen nombres evocadores: L’Herbe (la hierba), le Canon (el cañón), La Vigne (la viña), le Four (el horno)...

• Los viñedos del Médoc

El Médoc es la meca de los vinos tintos y con cuerpo, terruño de grandes denominaciones como Margaux, Pauillac o Saint-Julien. La ruta de las bodegas del Médoc es una visita que un amante del vino no debe perderse.

• El estuario de la Gironda y sus típicos “carrelets”

Es el mayor estuario de Francia (75 km de largo y 12 de ancho), lugar donde se juntan el Garona y el Dordoña. Alberga varias islas y en sus orillas hay más de 200 “carrelets”, redes de pesca cuadradas colocadas en un pontón delante de cabañas de madera.

• La Bahía de Arcachon

La Bahía de Arcachon forma un pequeño mar interior y su actividad está orientada a la pesca y a la ostricultura. La burguesa localidad de Arcachon con sus mansiones de finales del siglo XIX se encuentra frente a la salvaje punta del Cabo Ferret. Entre ambas, un rosario de media docena de pequeñas localidades, a descubrir por el mar en pinaza o por carretera.

• La Jurisdicción de Saint-Émilion, declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO

Es una novedad: el paisaje vinícola de Saint-Émilion ha sido incluido en el Patrimonio de la UNESCO por haber preservado intacto su pasado histórico desde el siglo VIII.

• La duna de Pilat

Desde sus 115 metros de altura protege la entrada a la Bahía de Arcachon, entre el océano y el bosque. No te prives del placer de subir hasta su cumbre, la mayor parte por unas escaleras: las vistas son sencillamente sublimes sobre la playa de la Corniche, el banco de Arguin, el Cabo Ferret, las copas de los pinos y el horizonte azul.

• Cognac

La localidad a orillas del río Charente es conocida, claro está, por su viñedo y su licor con un sabor refinado, pero te encantará por la riqueza de su arquitectura de los siglos XVIII y XIX y su mercado cubierto inspirado en el célebre arquitecto Baltard.

Las actividades destacadas en Burdeos y su región

• Descubrir la Ruta de los Vinos de Burdeos

No es una sino seis Rutas del Vino de Burdeos que podrás descubrir, con un total de 38 denominaciones de origen: Médoc (Saint Estèphe, Pauillac, Margaux, ..), Sauternes y Graves (Pessac-Léognan), Saint-Émilion, Blaye (Côtes de Blaye) y Bourg, Entre-deux-mers (Cadillac) y el Libournais (Pomerol, Fronsac).

• Surf en las olas de Lacanau y en los mejores spots de la región

Lacanau es el destino de surf por excelencia, mundialmente conocido entre los profesionales por la calidad de sus olas. Pero hay otros spots fantásticos en los 126 km playas de la Gironda, como Carcans Plage, Le Verdon-sur-Mer, Hourtin, Soulac y el Cabo Ferret (Truc Vert, Grand Crohot...)

• Disfrutar de un crucero con salida desde Blaye

Embarcarse al pie de la ciudadela de Blaye y navegar hacia las islas recónditas de la Gironda y al faro de Patiras, que servía de guía en el estuario… Permite realizar una hermosa escapada.

• Celebrar el vino (con moderación) en Burdeos

Durante la Gran Bienal “Burdeos celebra el vino”, cada dos años en junio (la próxima es en 2020), la fiesta está en su apogeo en los muelles de Burdeos. Aquí es donde se instalan los viticultores para dar a probar sus producciones (mediante la compra de un abono “Pass Dégustation”). Una cita ineludible para los aficionados al vino, a la gastronomía de la tierra y la cultura.

• Superar sus límites en el maratón del Médoc

¡Beber vino y correr a la vez es posible! A lo largo de 42,2 kilómetros, el recorrido pasa por las viñas de Pauillac, Saint-Julien, Saint-Estèphe… El ambiente festivo y se recomienda ir disfrazado.

• Remontar el tiempo visitando la ciudadela de Blaye y sus fortificaciones

Burdeos estaba bien protegida por el “Verrou” (el cerrojo) del Estuario, construido por Vauban: la ciudadela de Blaye, el Fuerte Pâté y Fuerte Médoc. Estas célebres tres fortalezas figuran en el Patrimonio Mundial de la UNESCO.

• Vestirse de gala para una velada en el Gran Teatro de Burdeos

¡Te maravillará! El Gran Teatro es un monumento emblemático de Burdeos. Data del siglo XVIII y la cúpula de la sala de espectáculos recuerda la de la ópera del Castillo de Versalles, con sus tonos azul y dorado.

• Saborear una bandeja de ostras

En Arcachon y alrededor de la Bahía, se impone realizar un alto en una de las numerosas cabañas de ostricultores. Podrás tomar en total sencillez una docena de ostras, carnosas y sabrosas, acompañadas de unas gambas o unos “bulots” (bocinas) y una copa de vino blanco.

• Olvidarse de todo en un spa practicando la vinoterapia

La uva tiene efectos benéficos. Con numerosos polifenoles, las pepitas de uva ayudan en especial a regenerar las células. Déjate tentar por un baño de agua caliente mezclada con extractos de viña y de uva, o unas envolturas a base de levadura de vino. In vino veritas…

• Aprender el arte de combinar el cognac durante un taller de mixología

El cognac sale de su marco tradicional. Sigue las recetas de los viticultores y de los camareros para crear unos cócteles novedosos, mezclándolo con otros ingredientes (zumo de fruta, limón, cardamomo, miel, etc). ¡Un deleite para el paladar!

Cómo llegar a Burdeos 

Ir más
lejos