"El país de Grasse, es la Meca de la perfumería"

Marc-Antoine Corticchiato fundó su empresa, Parfum d'Empire, en 2002. Si su laboratorio está en París, este amante de las plantas vuelve la mirada hacia el sur. En dirección a la ciudad de Grasse en la Costa Azul, de donde obtiene sus materias primas naturales, y Córcega, su isla natal. Dos de sus recientes creaciones, Corsica Furiosa y Tabac tabou, fueron elegidas como "mejor fragancia" en 2015 y 2016 en los Premios Fifi, los oscars de la industria. Un encuentro.

Los conocimientos técnicos relacionados con el perfume en el país de Grasse acaban de ser incluidos en la lista del patrimonio cultural inmaterial de la humanidad de la UNESCO. ¡Qué consagración!
Marc-Antoine Corticchiato: "¡Es un reconocimiento bien merecido! En Grasse hay casas solariegas que poseen un saber hacer único en el cultivo de plantas aromáticas, su transformación y la creación de perfumes. Reinvindicar esta experiencia y hacer que se reconozca es una gran fuente de orgullo para todos los que participan en la perpetuación de esta reputación mundial sin parangón".

¿Hay todavía flores producidas localmente en Grasse?
M-A. C.: "Sí, por supuesto. Los jóvenes agricultores han reactivado el cultivo de las famosas flores de Grasse: rosa centifolia, jazmín, violeta, lirio, lis, tuberosa, azahar. Pero es cierto que la mayor parte de la producción proviene de otros lugares. Hoy en día, las casas de Grasse poseen o cultivan miles de hectáreas de campos en todo el mundo, en India, Marruecos, Egipto, Indonesia o Madagascar. La mayoría de las veces, las plantas se transforman in situ. Excepto las que soportan el transporte como incienso o resinas de mirra, semillas, flores secas".

Creas tus perfumes en tu laboratorio parisino. ¿Cuál es el lugar de Grasse en su actividad?
M-A. C.: "Un lugar esencial. Grasse cuenta con las mejores casas del mundo para la obtención de materias primas naturales. Con catálogos de increíble riqueza. Para fabricar perfumes, necesitamos productos que no sólo sean de la más alta calidad, sino también constantes y reproducibles. Las casas Grasse tienen este saber hacer. ¡La tierra de Grasse es la meca de la perfumería!"

¿Sus perfumes se producen exclusivamente a partir de materias primas naturales?
M-A. C.: "No, en absoluto. Desde finales del siglo XIX, la llamada perfumería moderna desarrollada por François Coty de Ajaccio, Córcega, consiste en mezclar extractos vegetales o animales y moléculas sintéticas. Estas últimas pueden existir en la naturaleza como mentol o vainilla -hablamos entonces de moléculas de "naturaleza idéntica"- o ser inventadas por los químicos para crear nuevas fragancias. Todos los creadores usan moléculas sintéticas para agrandar el órgano del perfume a su disposición".

¿Cómo creas tus perfumes?
M-A. C. "Crear un perfume es contar una historia, que tiene como escenario la piel. En el origen de mis creaciones, a menudo hay una experiencia de vida, algo personal. Pienso en una nota olfativa, intelectual, que intento transcribir en una hoja de papel. Comienzo con algunas materias primas simples, que darán al alma, el esqueleto del perfume, su acuerdo principal. Luego mezclo docenas más. Un poco como un compositor de música, que tiene en mente una sinfonía que está tratando de escribir en partituras. Luego introduzco mi fórmula en un ordenador y se toma una muestra en el laboratorio".

A partir de esta fórmula inicial, ¿hay que hacer muchas pruebas?
M-A. C. "¡Cientos! Después de cada sesión olfativa, se modifica la fórmula. Entonces hueles. Entonces comparamos. Y lo hacemos una y otra vez. La creación de una fragancia requiere mucha reflexión previa. Y una gran cantidad de pruebas, en frascos, sobre la piel, solo, con otros, para llegar a la fragancia final. Según los especialistas del cerebro, los que usan la nariz a diario, es decir, los enólogos y perfumistas, desarrollan capacidades cerebrales muy específicas".

¿Los perfumistas terminan desconectándose de las plantas?
M-A. C. "¡Algunos, sí, pero yo no! Antes de fundar Parfum d'Empire en 2002, trabajé durante mucho tiempo en un laboratorio de investigación centrado en el análisis de plantas de perfume y sus métodos de extracción. Y también abordé el camino de la aromaterapia. Tengo este conocimiento íntimo de la planta natural. Desde que era niño, el olor de las plantas ha sido lo que me intriga, lo que me gusta, lo que me hace vibrar".


Para saber más:

Ir a Grasse en la Costa Azul