24 horas en un Palace: Le Château de la Messardière

Desde la cima de su colina, el Château de la Messardière domina Saint-Tropez y la Costa Azul.

Esta residencia histórica, el hotel más grande del 5* en Var y distinguido Palace en 2012, recibe a sus huéspedes de abril a octubre dentro de una exuberante vegetación con vistas al Mediterráneo. Ubicado en un pinar de 10 hectáreas, el hotel ofrece un oasis de tranquilidad a tres minutos de las famosas playas de Pampelonne.

10h: Suave subida hacia el dominio.

Una pequeña y sinuosa carretera sube entre el monte y los olivos dejando el mar como telón de fondo. Nada más traspasar la majestuosa verja nos encontramos con un largo paseo que nos adentra al corazón de la propiedad. En este parque mediterráneo donde pinos, mimosas, cipreses, palmeras y bojes destilan su sutil fragancia, para el mayor regocijo de los pájaros. ¿Lo sabía? Refugio oficial LPO (Liga para la Protección de las Aves) el Château de la Messardière es el único hotel de Francia que se beneficia de esta denominación.

11h: ¡mi bonito castillo!

Torres y cúpulas, bóvedas y columnas... El Château de la Messardière es una auténtica casa del siglo XIX, restaurada y ampliada con buen gusto en 1989. El edificio ha conservado el encanto de antaño y sobre todo sus fachadas ocres provenzales que contrastan con el azul del cielo.

12h: Habitación con vistas

Nos sentimos inmediatamente en armonía. Ubicadas en el castillo o esparcidas por toda la finca, las 57 suites y las 60 habitaciones son refugios de tranquilidad. Cada uno tiene una terraza o un jardín privado. Tantos momentos mágicos en perspectiva, y qué mejor para empezar el día, un desayuno con vistas acompañado del canto de las cigarras.

13h: Comida a cielo abierto.

¿Por qué privarte? Con un sol presente 300 días al año, el Var invita a almorzar en su terraza. A un paso de la espléndida piscina espejo que se abre sobre la bahía de Saint-Tropez, la felicidad está tanto en el plato como en el panorama del bien llamado "A Ciel Ouvert".

15h: Bajo la mirada

Al este, Cannes y su Croisette, Niza y su paseo marítimo, Mónaco y su casino. Al oeste, Aix-en-Provence, las "calanques" de Cassis y Marsella. Y luego en el interior, el Haut-Var, las Gorges du Verdon, la Abadía de Thoronet... Todos los días, un nuevo descubrimiento y un paseo por los alrededores. Pero, también se puede quedar horas para contemplar, en un lugar privilegiado, el Golfo de Saint-Tropez, los viñedos de Ramatuelle y las playas de Pampelonne, allí, justo a nuestros pies.

17h: Imposible resistirse a un baño.

Colchonetas y sombrillas blancas, grandes sofás y sillones invitan irresistiblemente a relajarse junto a la piscina. ¡Y no hay que dudarlo! El baño será divino en esta gran piscina de 24m por 12m con agua a 28° toda la temporada. Desde el solarium, una vista aérea del gran azul del Mediterráneo y la impresión de volar. Para continuar el descanso, la playa privada de Tropezina Beach, abajo, ofrece sus 5 kilómetros de arena dorada.

19h: Preludio de una dulce velada en el bar Soleil d'Eau

Un bar como una obra de arte... y no solo porque la terraza se abre en 180° sobre la piscina y el Mediterráneo. También hay que admirar la magnífica roseta de cristal que realza el mostrador y apreciar este lugar, relajante y bañado por una luz tan hermosa: la del sol durante el día y la de los delicados elementos de alabastro retroiluminados por la noche. El ambiente perfecto para disfrutar del calor de un día de verano.

21h: Cena con los efluvios de las acacias.

Artes decorativas, Art Nouveau, inspiraciones venecianas y florentinas, diseño contemporáneo... L'Acacia, el restaurante gastronómico del Château de la Messardière, ha esmerado su decoración. En la cocina, el chef Bilal Amrani ha convertido ligereza y autenticidad en sus palabras claves. Refinamiento supremo, utiliza para algunas de sus recetas la miel producida por las abejas del dominio y el aceite de oliva proveniente de la cosecha local.

10h: En el spa para terminar bellamente

Tiene sus clientes habituales y comprendemos rápidamente por qué. El spa del Château de la Messardière, bañado de luz natural y abierto a un hermoso jardín italiano, ofrece nada más entrar una sensación de bienestar. Una zona de relajación con piscina, gimnasio y cabinas de tratamiento y masaje. Valmont, Cinq Monde y Kos son las marcas asociadas, lo que significa que estamos en buenas manos.