Macizo de los Vosgos: qué hacer, qué ver…

En pleno corazón de un patrimonio natural excepcional, el Macizo de los Vosgos es el destino indispensable del paisaje del Este de Francia. Unos enclaves soberbios para una escapada deportiva y llena de actividades, para una estancia muy satisfactoria.

Las visitas ineludibles en el Macizo de los Vosgos


El lago de Gérardmer

Este sublime lago de origen glaciar, situado a 666 m de altitud, es el mayor lago natural del Macizo de los Vosgos. Con una superficie de 115 hectáreas, su profundidad puede alcanzar los 38 m. Está dotado de un sendero señalizado de 6 km de longitud. Hay numerosas actividades deportivas acuáticas y el baño está supervisado de junio a septiembre (sólo en la playa de Union Nautique).

La línea azul de los Vosgos

Bien conocida por los franceses, la Línea Azul de los Vosgos que debe su nombre a Jules Ferry, representa la frontera entre Alsacia y parte de Lorena, tras ser conquistadas por los alemanes en 1871. De los 18.000 km de senderos señalizados en el Macizo de los Vosgos, la "Ligne Bleue" ofrece 3 rutas de senderismo de larga distancia de 7 a 9 días cada una, con varias posibilidades de bucle de 2 a 5 días cada una. Además de estos senderos para senderitas experimentados, hay 38 trayectos de un día para caminantes de todos los niveles.

El Lago Blanco

Este lago de gran altitud en los Vosgos se encuentra en el municipio de Orbey. Su nombre proviene del color de la arena muy clara que cubre el fondo. Situado a 1.055 metros de altitud en el fondo de un circo glaciar natural, está rodeado de enormes rocas (la más famosa de ellas con forma de fortaleza llamada "Castillo de Hans") y un bosque de abetos. Una estatua de la Virgen María encaramada en el Castillo de Hans domina el lago.

El Castillo de Haut-Koenigsbourg

Visible desde lejos, la silueta característica de este castillo medieval del siglo XII, totalmente restaurado, reina sobre el paisaje alsaciano desde hace casi 900 años. Desde lo alto de sus 757 metros de altitud, en el corazón del bosque de los Vosgos, domina la ruta del vino, ofreciendo un panorama impresionante de la llanura alsaciana, los valles y los Ballons de los Vosgos, la Selva Negra y los Alpes (cuando hace buen tiempo...). El interior del Castillo de Haut-Koenigsbourg te transportará a la Edad Media. Torres, baluartes, torreón, rastrillo y puente levadizo, todo está ahí...

El observatorio de Merelle

Hay que estar en forma y no sufrir de vértigo para iniciar esta magnífica (y bastante física) caminata desde el lago de Gérardmer. Desde la torre, a la que sólo pueden subir 4 personas a la vez, se tiene una vista muy bonita del lago. El descenso de vuelta también merece la pena, con las cascadas de fondo.

Las actividades ineludibles en el Macizo de los Vosgos


Paseos por el Parque natural de los Ballons des Vosges

Los amantes de la naturaleza y de los grandes espacios se sentirán a gusto en este inmenso territorio creado en 1989 por iniciativa de las dos regiones Este de Francia y Borgoña Franco-Condado. Incluye 198 municipios repartidos en cuatro departamentos: Vosgos, Haut-Rhin, Territorio de Belfort y Haute-Saône. Abarca 2.921 km², desde el valle de Sainte-Marie-aux-Mines hasta las puertas de Belfort y Luxeuil-les-Bains. El Parque Natural Regional de los Ballons des Vosges, protagonista de la preservación del patrimonio, contribuye también al dinamismo económico de esta región de media altitud.

Para los apasionados del esquí de fondo, dirección Ventron

A las puertas de Alsacia, en el corazón de los Vosgos, descubre Ventron, una pequeña estación familiar en un entorno verde y natural, situada a 640 m de altitud. La estación de esquí de "Ermitage Frère Joseph", situada a 4 km del centro de la ciudad, ofrece más de 120 km de pistas señalizadas por el Club Vosgien... un paraíso para los grandes aficionados. Desde paseos familiares (La Cascade du Cuisinier y La station de ski Ermitage Frère Joseph) hasta rutas de senderismo de largo recorrido, hay para todos.
Para saber más: 7 consejos para saborear el invierno en los Vosgos

Rejuvenecer en el spa de Ribeauvillé

Entre dos días de descubrimiento del Macizo de los Vosgos y de actividades físicas, podrá hacer una pausa y disfrutar de un momento de relajación en las piscinas del centro de balneoterapia de Ribeauvillé, mientras disfrutas de una vista excepcional de los castillos de los alrededores. Con 2 piscinas interiores y 1 exterior a 34°C, 5 salas de tratamiento, hammam, sauna, jacuzzi y solárium, la zona de balneoterapia ha sido diseñada para dejar entrar toda la luz del exterior a través de enormes ventanales, permitiendo así disfrutar del entorno natural.

Escalada del Spitzkoepfe

Los escaladores experimentados pueden acceder al lugar de escalada natural "Spitzkoepfe" por la carretera de Metzeral. Este sitio de aventura no homologado y no equipado está compuesto únicamente por crestas graníticas y sólo se beneficia de algunos anillos de rapel. Estas crestas, a las que sólo pueden acceder montañeros experimentados, ofrecen una vista aérea del lago Fischboedlé. Precaución: comprueba las condiciones meteorológicas antes de salir.

Parapente sobre el Treh-Markstein

Si la escalada no ha satisfecho tu búsqueda de emociones y vistas impresionantes de los Vosgos, también puedes admirar los lagos y las montañas desde el aire en un vuelo en parapente en los Altos Vosgos de Alsacia. Las escuelas de parapente locales ofrecen diversas posibilidades de salida y proponen vuelos de descubrimiento, vuelos biplaza y cursos de iniciación. Para los amantes de las emociones.

Cómo llegar al Macizo de los Vosgos