Feliz como un corredor del Tour de Francia en los Campos Elíseos

¡Qué mejor lugar para el sprint final del Tour de Francia que la avenida más hermosa del mundo! El 28 de julio, como todos los años desde 1975, la última etapa de esta famosísima carrera ciclista culminará en los Campos Elíseos de París.

¡Te lo contamos como si estuvieras allí! Y sin embargo, con 3.400 kilómetros en las piernas y unas 403.000 pedaladas en solo tres semanas, participar en el Tour de Francia no es tarea fácil.

El próximo 28 de julio, para enfrentarse a la llegada de la 21ª y última etapa de la grande boucle, Entre Rambouillet y París, el pelotón deberá intensificar la energía. Antes de desfilar por la capital, los corredores habrán sudado la gota gorda para escalar los 30 puertos de montaña de esta edición 2019, habrán saltado de su sillín para dar el último impulso para después apretar los dientes al iniciar el vertiginoso descenso.

Los Campos Elíseos en todo su esplendor

De Champagne a Provenza, de los Pirineos a los Alpes, de Alsacia a Occitania, concentrados en su rendimiento, los corredores apenas habrán podido disfrutar de los fotogénicos paisajes de Francia, filmados por 100 canales de televisión.

¡Pero al final, el esfuerzo merece la recompensa! Los Campos Elíseos en todo su esplendor, sobrevolados por las estelas azules, blancas y rojas de la famosa patrulla acrobática de Francia. ¡Un momento insuperable! Solo vivido por la selección francesa de fútbol, campeona de la Copa del mundo en 2018.

Para subir al podio al final de la avenida más hermosa del mundo, con el sol poniéndose tras el Arco del Triunfo y el Gran Arco de la Défense como telón de fondo, el ganador del Tour, y todos los demás corredores con él, tendrá que cumplir con el ritual parisino, instaurado en 1975 y que consiste en recorrer ocho veces los Campos Elíseos, los 1.910 metros de leyenda que separan el obelisco de la Plaza de la Concordia de la estrella de la Plaza Charles de Gaulle.

Paso por delante de la pirámide del Louvre que festeja su 30º aniversario

Visto desde el aire, el espectáculo del pelotón enrollándose como una larga y colorida cinta alrededor del Arco de Triunfo es algo mágico. Desde las aceras, a lo largo del recorrido de este sprint final que transcurre en bucle por la avenida de los Campos Elíseos, las Tullerías, la Plaza de las Pirámides y la rue de Rivoli, el entusiasmo del público enciende el ánimo de los corredores.

Este año, además, pasarán por delante de la pirámide del Louvre que festeja su 30º aniversario. ¿Podrán echarle un vistazo? No es seguro. Casi tumbados sobre sus manillares, es tradición que en esta última etapa pedaleen a un ritmo loco, ignorando tanto los adoquines como los monumentos y los prestigiosos rótulos que los rodean. Louis Vuitton, Guerlain, Ladurée y también, desde hace poco, las Galeries Lafayette en el número 60 de la avenida, forman parte, entre otros, del increíble decorado de esta llegada a los Campos Elíseos.

Entre el público o a través de tu pantalla de TV, serás tú quien disfrute de toda esta belleza, feliz como un espectador del Tour de Francia.

Llegar a los Campos Elíseos