El Palace Four Seasons Georges V entra en la leyenda

De estilo Art decó, construido en 1928, el Four Seasons Hotel George V Paris ofrece -a dos pasos de los Campos Elíseos- 244 habitaciones y suites, una impresionante colección de arte y un total de cinco estrellas Michelin repartidas en sus tres restaurantes gastronómicos. Algo inédito en Europa.

La famosa Cour de Marbre alberga, cuando el tiempo lo permite, a unos cincuenta comensales que pueden elegir entre las cartas del restaurante George o de L’ Orangier. Abre de manera contínua de 12h a 22h30, lo que le convierte en el lugar ideal para tomar algo a cualquier hora.

El restaurante Le Cinq se desvela al final de la célebre galería histórica, aguardando detrás de las majestuosas puertas de hierro forjado. Con tres estrellas Michelin, el restaurante dispone de un suntuoso comedor decorado con tonos claros y dorados. Cual perfumista o costurero, el chef Christian Le Squer modela y ensambla los productos para sublimar y obtener los sabores mejor acabados.

Pocos meses después de su apertura, en junio de 2016, el restaurante L’Orangier recibió su primera estrella Michelin. Las creaciones del chef David Bizet se admiran antes de probarlas.

El restaurante George propone una experiencia gastronómica convivial, un viaje entre la Riviera francesa y el norte de Italia ideado en un entorno chic diseñado por el arquitecto de interiores Yves Rochon. En los fogones desde septiembre de 2016 se encuentra el chef Simone Zanoni, responsable de que el restaurante haya obtenido en 2017 su primera estrella Michelin.

Decorados con tapices flamencos y mobiliario del siglo XIX, La Galerie es el corazón y el alma del hotel. Cada tarde, un pianista contribuye con su música a crear un ambiente apacible en esta gran casa parisina.

Concebida en 1928, al mismo tiempo que el hotel, la cava del Palace alberga -a 14 metros bajo tierra- más de 50.000 botellas de entre las cuales encontramos verdaderos tesoros. En las catas, la luz de la vela del somelier desvela los secretos de tres grandes referencias.

Concebida en 1928, al mismo tiempo que el hotel, la cava del Palace alberga -a 14 metros bajo tierra- más de 50.000 botellas de entre las cuales encontramos verdaderos tesoros. En las catas, la luz de la vela del somelier desvela los secretos de tres grandes referencias.

El hotel concibe sus suites como auténticos apartamentos parisinos donde los ventanales iluminan una decoración que mezcla clasicismo y modernidad. Los comedores de las suites pueden acoger hasta ocho comensales en un ambiente sereno y relajado.

Algunas suites disponen de una terraza ajardinada de 60 metros cuadrados y otras dan directamente a la Cour de Marbre y a sus famosas instalaciones florales. La vista panorámica de París, con la Torre Eiffel al fondo, de la suite Penthouse te dejará sin aliento.

Algunas suites disponen de una terraza ajardinada de 60 metros cuadrados y otras dan directamente a la Cour de Marbre y a sus famosas instalaciones florales. La vista panorámica de París, con la Torre Eiffel al fondo, de la suite Penthouse te dejará sin aliento.