24 horas en un Palace: Mandarin Oriental Paris

Es en la calle Saint-Honoré, en un edificio histórico de los años 30, a dos pasos de la plaza Vendôme y de lo más chic de la capital, donde Mandarin Oriental Paris acoge a sus huéspedes desde 2011. En el centro de este Palace, un gran jardín paisajista, dulce refugio en el corazón de la alta costura.

10h: Vuelo de mariposas en el vestíbulo

En el Mandarin Oriental Paris, las abejas recorren la terraza de la azotea y una nube de 138 mariposas de cristal Swarovski atrapan la luz y la mirada de los anfitriones tan pronto como llegan. Bienvenido al Palacio que tiene tantas habitaciones y suites como los preciosos insectos alados y grandes camelias de su jardín interior, cuya flor encarna elegancia, armonía y... la perfecta belleza.

11h: Habitación con vistas

Tomamos posesión del lugar... y del espacio. Las habitaciones del Palace se distinguen por su tamaño, 40 m2 de media, y las suites son aún más cómodas, hasta 350 m2 para el Royal Mandarin. Una mirada a través de la ventana sobre el patio interior o la famosa rue Saint-Honoré y ... ¡París es nuestro!

12h: ¡Paris es una fiesta!

¿Lo sabía? Colette, la primera tienda conceptual de París, abrió hace poco más de 10 años en el 213, rue Saint-Honoré. En esta arteria, una de las más prestigiosas de la capital, donde todos los grandes nombres del lujo y la alta costura han establecido su residencia, Mandarin Oriental Paris ha desplegado su gama de servicios excepcionales en el 251, detrás de una fachada sobria Art Déco.

13h: Una pausa para comer en el Camélia

Un restaurante como un jardín con árboles e islotes íntimos como cabañas de lujo donde Thierry Marx ofrece una cocina sencilla, en sintonía con los tiempos. Nos conformamos con la comida y prometemos volver para una merienda golosa. ¡La hora del té es famosa en Mandarin Oriental! Cuando hace buen tiempo, Le Camélia se abre hacia el gran jardín interior y sirve al aire libre. Vaya, apetece un rayo de sol...

15h: Armonía en aguas dulces

Nos enamoramos de esta piscina de líneas claras y de 14 m de largo ¿Idea genial? Las proyecciones de sombras chinescas en las paredes que nos hunden en un mundo de ensueño. Terminamos relajándonos en las grandes alcobas con vidrios de colores, ¡estamos tan bien!

17h: experiencia holística en el spa

¡Casi nos podríamos perder en este spa de 900 m2 y dos pisos! ¿Por dónde empezar? Tal vez contemplar el mosaico del suelo de vidrio blanco y carmín tachonado de mariposas en hojas de plata o estas paredes donde crecen flores estilizadas como un origami gigante. Luego, ubicado en una de las 7 suites, seguir el viaje de los sentidos optando por los tratamientos "Signature" Mandarin Oriental, inspirados en la filosofía oriental o la marca francesa Guerlain.

19h: inmersión intíma en el Bar 8

Antes o después de la cena, apreciamos la atmósfera íntima de este bar, donde cada detalle cuenta: las paredes oscuras con incrustaciones de joyas de cristal firmados Lalique como delicadas gotas de lluvia, su degradado verde, evocando el jardín y los bosques después de la lluvia, las mesas de café salpicadas de semillas luminosas cuya intensidad varía y luego, en el centro, un imponente bloque de mármol detrás del cual se prepara el cóctel de la casa.

20h: cena personalizada

Le Sur Mesure es el nombre del restaurante gourmet, inmaculado y con doble estrella Michelin, del Mandarin Oriental, donde Thierry Marx trabaja con formas y colores magistrales, texturas y temperaturas. Una cocina tecnoemocional servida en un ambiente de blancura, verdadera obra de arte.¡Chic, realmente chic!

9h: ¿Apatece un pastelito?

No se puede de salir del hotel sin una visita de pastelería. ¡No olvide que está en la rue Saint-Honoré, Honoré el patrón de los panaderos y pasteleros! Las delicias de este mostrador gourmet se pueden disfrutar en el desayuno desde las 7 de la mañana. Y, por supuesto, están listas para llevar. Los amantes de la moda amarán las bolsas, de ediciones limitadas.