6 experiencias para llevar la vida de Palace en Meurice

Le Meurice goza de una situación privilegiada, frente al Jardin des Tuileries.
Antigua casa de postas del "Hôtel des Rois" en el siglo XIX, Le Meurice ha pasado por todos los tiempos sin arrugarse, pasando las páginas sin renunciar a su atmósfera de Grand Siècle.

Su última transformación, realizada por Philippe Starck para las zonas comunes y Charles Jouffre para las 160 habitaciones y suites, conserva las referencias del esplendor de Versalles multiplicando al mismo tiempo el número con registros contemporáneos. Sin olvidar los guiños a ilustres huéspedes, empezando por el más surrealista de ellos, Salvador Dalí.

1. Creerse un favorito en el Grand Salon Pompadour

Desde lo alto de su marco, el favorito de Luis XV marca el tono de este histórico salón, decorado en 1907. En este marco de madera blanca y dorada, resurge el grandioso pasado del "Hôtel des Rois". La reina madre de Jordania apreciaba tanto el lugar que en la década de 1970 se hacía servir el té todas las tardes. Hoy en día es una sala de recepción ¡Fastuosa!

2. Rendir homenaje al más surrealista de los marqueses en el restaurante Le Dali

El marqués más emblemático del Meurice es del siglo XX: ¡Salvador Dalí! Le Meurice fue su pied-à-terre parisino durante 30 años y el restaurante del mismo nombre rinde homenaje al más surrealista de los marqueses. Una gran tela en el techo resalta las citas esotéricas, sillones con respaldos impresos de dibujos, el lugar, tamizado a la perfección, es a la vez extraño y cálido. El menú, medio clásico y medio lúdico, ¡es igual de fantástico que su sándwich club con langosta azul o su hamburguesa Pop Art!

3) Jugar a ser el padrino en el bar 228

El bar del Meurice siempre ha tenido seguidores famosos, entre ellos Robert de Niro, que interpreta al joven padrino en la película de Coppola. Casualmente, el barman principal también es de origen italiano, y uno de sus cócteles favoritos es ¡le Sicilien! En cuanto a los cómodos sillones de cuero tabaco, dan al lugar un aspecto muy británico ¡a pesar de los frescos que representan las fiestas campestres del siglo XVIII en Fontainebleau!

4. Cenar como un rey en el restaurante de Alain Ducasse

Un homenaje al salón de la Paix del castillo de Versalles, la decoración del restaurante Le Meurice Alain Ducasse, compuesta por paneles dorados, pilastras de mármol y arañas de cristal, es sencillamente magnífica ¡Como la cocina gastronómica de dos estrellas! Por la noche, los reflejos de los antiguos espejos refuerzan el encanto de este escenario del Grand Siècle, ¡ideal para una cena de reyes!

5. Ponerse en la piel de Coco Chanel en el spa

De una agenda a otra, Le Meurice y la Clinique Valmont tienen en común desde hace mucho tiempo huéspedes de renombre, como Coco Chanel. ¿Qué podría ser más natural para cerrar el círculo? Con sus curvas y tonos suaves, el Spa Valmont pour Meurice cuenta entre sus rituales con los últimos tratamientos antienvejecimiento. Podemos aprovechar esta pausa para meditar sobre la frase de Coco Chanel "Nadie es joven después de 40 años, pero se puede ser irresistible a cualquier edad". ¡Que gran verdad después de un tratamiento!

6. Imaginarse una estrella en la suite Belle Étoile

Por mucho que extienda sus 275 m2 de ensueño, es en la enorme terraza de la suite Belle Étoile donde nos dirigimos nada más entrar. La panorámica de 360° de París es impresionante, por un lado, con el jardín de las Tullerías y, por otro, con la plaza Vendôme, la Ópera Garnier y Sacré-Cœur. Un verdadero plató de cine que también se puede reservar para un evento, ¡para ser una estrella de un día o de una noche!

Le Meurice