5 experiencias irresistibles en París para declarar tu amor con éxito

En París, todos los días pueden convertirse en el gran día. Gracias a todas las buenas vibraciones de los millones de enamorados que han declarado su amor en la capital, la estancia en pareja se asegura inolvidable. Así es como mezclar grandes clásicos y sorpresas inéditas para declararte con éxito y convertir un fin de semana romántico en un momento único. ¡Sigue nuestros 5 consejos!

Prometerse el amor eterno en el Pont de Arts

Voir cette publication sur Instagram

Tying a "love lock" on to the Pont des Arts (so called "Lover's bridge") before throwing the key into the River Seine beneath is something every lovers want to do when in the City Of Love. However, that is not possible anymore as, in 2014, part of the bridge's railings collapsed under the 45 tons of locks weight! Since then, metal grilles on the side of the Pont des Arts, which dates from 1804, have been replaced by see through glass panels were you can't lock anything. Now, lovers are "locking their love" everywhere they can so you will see bouquet of locks in a lot of places all over Paris... Last year, 165 sets of love padlocks recovered from the Pont des Arts went up for auction with bids ranging from hundreds of euros up to 17,000 euros

Une publication partagée par Instatour.Paris (@oh.oui_photography) le

Para crear de entrada un efecto "Oh là la", empezamos por un gran clásico, el Puente de las Artes. ¿Por qué privarse de una etapa ineludible que ha demostrado funcionar miles de veces? De acuerdo, no será la primera o el primero en escuchar las promesas de amor eterno delante de la barandilla. Pero las vistas sobre el Sena y los monumentos de París son increíbles y todo este amor acumulado desde hace lustros sólo puede dar buena suerte. También funciona muy bien en cualquiera de los puentes sobre el Sena, en especial el puente Alexandre III y el Pont Neuf, o más intimo, en una esclusa del Canal Saint-Martin.

Derretirse con los dulces de los mejores pasteleros parisinos

Si la mejor forma de resistir a la tentación es ceder, no tenemos remordimientos en caer en la tentación de los exclusivos pasteles imaginados por los pasteleros parisinos en San Valentin.

Para una merienda en un hotel de lujo, prueba las creaciones de Cédric Grolet, pastelero del hotel Le Meurice, junto a otros dulces maravillosos en la pastelería de Le Meurice por Cédric Grolet.

Exaltarse en el Museo de la Vida Romántica

No te creas, el romanticismo, el verdadero, no es algo cursi. Si eres alguien apasionado, dirígete al Museo de la Vida Romántica en el distrito 9 de París, donde podrás inspirarte del tormento amoroso de los artistas del siglo XIX que no hacían las cosas a medias a la hora de declararse. ¡Qué calor! Para calmar las cosas, nos instalamos tranquilamente en el encantador jardín del palacete y tomamos una poción de amor...

Regalar un ramo de flores de temporada

En estas latitudes, olvidamos las rosas en invierno y cambiamos los códigos (¿somos verdaderos ecologistas o no?). En febrero, regalamos eléboros (que crecen incluso en la nieve) o grandes ramos de mimosas que llenan el ambiente con su perfume e iluminan los días más fríos. Aprovechamos para recordar el ritmo de la naturaleza y de las estaciones: la cantinela del especialista en botánica con una conciencia ecorresponsable tiene todas las posibilidades de lograr que él o ella se derrita. Ramos a la venta en cualquier buen florista: ¡abundan en las calles de París!

Tocar el séptimo cielo frente a la Torre Eiffel

Tomar altura (140 metros exactamente) y disfrutar de una de las mejores vistas de París en el Windo Sky Bar del hotel Hyatt Regency Porte Maillot para grabar a fuego el instante con tu media naranja resulta infalible. Con la Torre Eiffel en el horizonte, París que resplandece, el “pop” del tapón de la botella Champagne, la ligereza de las burbujas (con moderación, eso sí)... Imposible echar a perder tu declaración en estas condiciones.

Cita en París